Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Sin ánimo de ofender de Jaume Soler y María Mercé Conangla – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 4 de octubre, 2016


© 2013, María Mercé Conangla y Jaume Soler
Editorial: Ediciones Obelisco.

En nuestro mundo existe un mayor calentamiento emocional y global que atmosférico, y es que los seres humanos emitimos a nuestro alrededor todo tipo de contaminantes, siendo la ofensa uno de los más tóxicos.

El sentimiento de ofensa, igual que la vergüenza, la culpabilidad, el resentimiento y el odio, no está escrito en nuestros genes. Todas estas emociones son fruto de nuestra incompetencia emocional, y son toxinas innecesarias que generan sufrimiento, malestar y destrucción.

La ofensa funciona como un filtro mental que rechaza todo lo bueno, lo noble y lo amable; detecta y destaca las huellas de la desconfianza, los indicios de la mezquindad y los restos de la basura emocional que generamos entre todos. Las ofensas son tierra abonada donde crecen el rencor y el resentimiento, contaminan el clima emocional y bloquean nuestra energía creativa.

Este libro trata de la ofensa y del fácil arte de ofender y de sentirse ofendido pero, sobre todo, de cómo ser menos susceptibles a la ofensa y cómo recuperar la paz perdida.

Jaume Soler y María Mercé Conangla son los creadores de Fundació ÀMBIT de Barcelona, que proporciona recursos para el crecimiento personal, el trabajo en valores, la gestión emocional y la formación. Tres de sus proyectos más innovadores son la Universit@rtdelviure, el master de Ecología Emocional y Emotion@rtwork. Ambos autores crearon la Ecología Emocional en 2002.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Martin Luther King: “Nada se olvida más despacio que una ofensa y nada más rápido que un favor”.
  • La ofensa no llega a ninguna parte. Cargar con ella es muy poco inteligente.
  • No es necesario que existe un ofensor consicnete para que alguien se sienta ofendido.
  • Todo el mundo tiene suficiente valor, sólo que no lo está usando.
  • Ashley Montagu: “Aprender a hablar cuesta muchos meses. Aprender a amar puede costar años. Ningún ser humano nae con impulsos hostiles o violentos y nadie se vuelve hostil o violento sin tomarse el tiempo necesario para aprenderlo”.
  • La ofensa es una creación propiamente humana que deriva de la conciencia del ego.
  • Los animales no son violentos, son agresivos.
  • El sentimiento de ofensa, igual que la vergüenza, la culpabilidad, el resentimiento, la violencia y el odio no están genéticamente programdos. Todas estas emociones son fruto de nuestra incompetencia emocional. Éstos son algunos de los precios que estamos pagando por el ejercicio de la razón.
  • Anaís Nin: “No vemos las cosas tal y como son, las vemos tal y como somos nosotros”.
  • En el contenedor de la ofensa colocamos un filtro mental que detecta y deja pasar, tan sólo, aquellas expresiones, conductas, palabras y hechos que confirman el hecho ofensivo. Así, nos vamos cargando con más y más.
  • Actuamos asertivamente. Detectamos y damos nombre a nuestras emociones, y gestionamos el caos emocional que se produce al sentirnos ofendidos de tal forma que evitamos que se contamine nuestro clima emocional interior o exterior.
  • No es factible vivir sin ofender a nadie. No es posible contentar a todos.
  • Refrán popular: “A palabras necias, oidos sordos”.
  • La ofensa sólo debería acotarse cuando se convierte en acción destructiva.
  • Es necesario saber dar y recibir un “no” con la misma naturalidad y aceptación con la que damos y recibimos un “sí”.
  • Víctor Hugo: “Quien me insulta siempreno me ofende jamás”.
  • Toda cuestión tiene dos puntos de vista: el equivocado y el nuestro.
  • Charles Chaplin: “Todos somos aficionados. La vida es tan corta que no da para más”.
  • Una persona que ofende ¿ha sido una persona ofendida? ¿ha sido amada? ¿o ha sido ignorada y maltratada? ¿ha sido educada para saber gestionar su caos emocional o sus responsables han abandonado esta educación al azar? ¿tiene recursos para controlar su confusión?
  • No ofene quien quiere ni tampoco quien puede, porque nadie tiene el poder de ofendernos a no ser que nosotros se lo concedamos.
  • Teresa Saladrigues: “Los débiles son crueles”.
  • Nicolás Maquiavelo: “Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen”.
  • No hay nadie más ruin que alguien resentido por no haber sabido gestionar un favor.
  • Lou Marinoff: “Las personas que buscan motivos para ofenderse siempre los hallarán, pero son ellas quienes tienen un problema. Y su problema es que necesitan ofenderse”.
  • Sartre afirmaba que “el infiernos son los otros”.
  • Erich Fromm: “Si bien estamos viviendo técnicamente en la Era Atómica, la mayoría de los hombres (incluída la mayoría que está en el poder) vive aún emocionalmente en la Edad de Piedra”.
  • J. Krishnamurti: “Nuestra crisis no está en el mundo, está en nuestra conciencia”.
  • La envidia es el reflejo de nuestra propia incapacidad.
  • Hegle: “Para que uno sea poderoso, otro tiene que ser impotente”.
  • Quien tiene miedo a los demás, en el fondo, se teme a sí mismo y se siente inseguro de su capacidad para hacer frente a los imprevistos.
  • La ignorancia es siemprela gran fuente del miedo.
  • Solo si nos enfrentamos a nuestro miedos tenemos la posbilidad de acotarlos razonablemente. En caso contrario, nos destruirán. No se trata de eliminarlos sino de aprender a hacer lo que espreciso a pesar de sentirlos.
  • Víctor Hugo: “Cuando más pequeño es el corazón más odio alberga”.
  • Si alguien se siente ofendido y lo expresa… todo se diluye. En cambio, si la ofensa se esconde, se retiene y no se gestiona, las emociones iniciales van transformándose y deteriorándose.
  • La ira retenida se convierte en rabia y la rabia en rencor. Del rencor al resentimiento sólo hay un breve paso.
  • Cuando sentimos remordimiento es importante analizar qué valores hemos traicionado y qué cambios debemos hacer en nuestra vida para recuperar la coherencia y, con ella, la paz y el sosiego.
  • Dentro de una pe rsona que vive permanentemente ofendida y haciéndose la víctima se esconde la soberbia. Pagadas de sí mismas, estas personas nunca tienen b astante estatus, espacio, reconocimiento, halago o prestigio.
  • La persona humilde no se ofende fácilmente porque es consciente de que, aunque todos somos necesarios, también somos prescindibles y de que no hay nadie perfecto, aunque todos seamos perfectibles.
  • A mayor sentimiento de inferioridad, mayor propensión a la culpa y a la vergüenza.
  • Nunca es posible hallar la solución a un problema mal definido.
  • Cesare Pavese: “El único modo de salvarse del abismo es mirarlo y medirlo y sondarlo y bajar a él”.
  • Algunos estudios afirman que cuando alguien comete una acción despreciable que atenta contra sus valores y su coherencia personal siente un impulso irrefrenable de lavarse las manos.
  • Píndaro: “La resignación es un suicidio diario”.
  • Máxima budista: “Los conflictos externos (entre las personas) casi siempre son producto de los conflictos itnernos (dentro de las personas)”.
  • Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdona una ofensa sabe amar.
  • E. B. White: “Una de las cosas que ocupa más tiempo es tener un enemigo”.
  • El odio es la construcción de máxima destructividad.
  • Alain de Botton: “No deberían turbarnos nuestras dificultades sino tan sólo nuestra incapacidad para hacer que de ellas brote algo bello”.
  • Ralph Waldo Emerson: “El antepasado de todo acto es un pensamiento”.
  • Mark Twain: “Ten cuidado al leer los libros de salud. Podrías morir de un error de imprenta”.
  • No se puede vivir ajeno a la ofensa y a su complejo mundo. Se trata de confiar en nosotros mismos y vacunarnos a fin de estar preparados si la ofensa llega.
  • Estrategias preventivas para hacernos menos susceptibles a la ofensa:
    • Ajustar nuestro sentido de realidad.
    • Aprender a vivir en zonas inciertas.
    • Trabajar la apertura y flexibilidad mental.
    • Fomentar nuestro sentido del humor.
    • Reforzar las cuatro “A”: autoconocimiento, autocontrol, automotivación y autoestima.
    • Vacunarnos para aprender a lidiar con las ofensas exponiéndonos progresivamente a situaciones frustrantes.
    • Arriesgarnos a enfgrentarnos con las dificultades y problemas.
    • Darnos permiso para equivocarnos y ánimos para ser capaces de aprender de los errores.
    • Expresar asertivamente lo que pensamos, sentimos y pedir o luchar por aquello que realmente queremos, necesitamos y deseamos.
    • Aprender a apartarnos de la relaciones que son dañinas.
    • Practicar el arte del silencio.
  • Proverbio chino: “La persona que dice que no se puede hacer no debería interrumpir a la que lo está haciendo”.
  • William James: “Muchas personas creen que están pensando, cuando en realidad están organizando sus prejuicios”.
  • La ventaja de los prejuicios es que dan seguridad.
  • Epicteto: “No nos hacen sufrir las cosas sino las ideas que tenemos de las cosas”.
  • Hull: “Somos hijos del deseo, de la costumbre y de los incentivos”.
  • Es preciso tener un buen nivel de inteligencia emocional para ejercer la ironía de forma no agresiva y benévola.
  • La autoestima es nuestra mejor baza para cruzar el territorio de la ofensa sin salir heridos ni lesionar a los demás.
  • En la raíz de muchas ofensas se encuentra el miedo. El miedo a sufrir, a ser rechazado, a ser ignorado, a ser superado, a ser anulado…
  • Estrategias para gestionar el miedo:
    • Trabajar el autoconocimiento que incrementará la confianza en nuestros recursos.
    • Detectar y dar nombre a nuestros miedos. Tomar conciencia de ellos y de sus efectos en nuestra vida.
    • Aceptar que es normal sentir miedo, que es un mecanismo necesario siempre que no asuma el control.
    • Aprender a tranquilizarnos y a ejercer el autocontrol emocional.
    • Enfrentar el problema, definiéndolo y valorando las posibilidades de acción así como los posibles precios que pagar en cada caso, sin olvidar que no actuar también es una decisión con consecuencias.
    • Ceder el control ante aquello que no depende de nosotros.
    • Trabajar para “aprender a aprender” sin entra en pánico.
  • Evguéni Evtushenko: “Lo que no se expresa se olvida y lo que se olvida puede volver a pasar”.
  • Si nos sentimos heridos u ofendidos por alguien debemos expresarlo auqneu nos sea difícil.
  • Somos responsables de cómo gestionamos nuestras emociones. Ya no vale echar la culpa a los demás.
  • Ernest Hemingway: “El hombre necesita tres años para aprender a hablar y cincuenta para aprender a callar”.
  • La mejor de las intenciones no supera a la acción más humilde.
  • Los siete principios para la gestión emocionalmente ecológica de las ofensas:
    • Principio de autonomía: “Ayúdate a ti mismo y los demás te ayudarán”.
    • Principio de la prevención de dependencias: “No hagas por los demás aquello que ellos puedan hacer por sí mismos”.
    • Principio de la correspondencia o del b umerán: “Todo lo que haces a los demás también te lo haces a ti mismo”.
    • Principio del reconocimiento de la individualidad y la diferencia: “No hagas a los demás lo mismo que quiere para tí, ellos pueden tener gustos distintos”.
    • Principio de la moralidad natural: “No hagas a los demás aquello que no quieres que te hagan a ti”.
    • Principio de la autoaplicación previa: “No puedes dar a los demás aquello que no te das a ti mismo”.
    • Principio de la limpieza relacional: “Tenemos el deber de hacer limpieza de las relaciones ficticias, insanas y que frenan nuestro crecimiento personal”.
  • George Herbert: “Aquel que no peude perdonas a los demás destruye el puente por el que ha de pasar”.
  • Agustí Bartra: “Para perdonar uno debe, en primer lugar comprender”.
  • No puede haber paz interior o exterior sin ausencia de perdón.
  • J. Krishnamurti: “La comprensión si no va seguida de acción tan sólo es comprensión intelectual”.
  • No hemos aprendido a situarnos serenamente ante nuestras incoherencias.
  • Para perdonarnos y reconciliarnos con nosotros mismo debemos aprender a integrar nuestro pasado en nuestro presente, en lugar de quedarnos anclados en él.
  • Alfred Adler: “Es más fácil luchar por nuestros principios que vivir de acuerdo con ellos”.
  • Sigmund Freud: “He sido un hombre afortunado: nada en la vida me ha sido fácil”.
  • Frei Betto: “Llegamos a la Luna pero no a la justicia social; colocamos telescopios capaces de descubrir las intimidades del universo pero no veíamos la necesidad y los derechos del prójimo; clonamos seres vivos, pero no salvamos de la muerte a los niños desnutridos; fotografiamos cuánticamente las partículas subatómicas pero ignoramos la angustia más profunda del corazón humano”.
  • Gabriel García Márquez: “Debemos arrojar a los océanos del tiempo una botella de náufragos siderales, para que el Universo sepa de nosotros lo que no han de contar las cucarachas que nos sobrevivirán; que aquí existió un mundo donde prevaleció el sufrimiento y la injusticia, pero donde conocimos el amor y donde fuimos capaces de imaginar la felicidad”.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta to “Sin ánimo de ofender de Jaume Soler y María Mercé Conangla – Apuntes Breves”

  1. […] Sin ánimo de ofender de Jaume Soler y María Mercé Conangla. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: