Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Anarcosindicalismo de Rudolf Rocker – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 25 de octubre, 2016


Rudolf Rocker, 1947.
Tercer edición: Mayo 2009
Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, 2009.

El anarquismo es una corriente intelectual bien definida en la vida de nuestro tiempo, cuyos partidarios propugnan la abolición de los monopolios económicos y de todas las instituciones coercitivas, tanto políticas como sociales, dentro de la sociedad.

En vez del presente orden económico capitalista, los anarquistas desean el establecimiento de una libre asociación de todas las fuerzas productivas, fundada en el trabajo cooperativo, cuyo único móvil sea la satisfacción de las necesidades de cada miembro de la sociedad, descartando en lo futuro todo interés especial de las minorías privilegiadas en la unidad social.

En lugar de las actuales organizaciones del Estado, con su inerte mecanismo de instituciones políticas y burocráticas los anarquistas aspiran a que se organice una federación de comunidades libres, que se unan unas a otras por intereses sociales y económicos comunes y que solventen todos sus asuntos por mutuo acuerdo y libre contrato.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Los anarquistas desean el establecimiento de una libre asociación de todas las fuerzas productivas, fundada en el trabajo cooperativo, cuyo único móvil sea la satisfacción de las necesidades de cada miembro de la sociedad, descartando en lo futuro todo interés especial de las minorías privilegiadas en la unidad social.
  • Los anarquistas aspiran a que se organice una federación de comunidades libres, que se unan a otras por intereses sociales y económicos comunes y que solventen todos sus asuntos por mutuo acuerdo y libre contrato.
  • Allí donde la industria lo es todo y el hombre no es nada, comienza el reino de un despiadado despotismo económico, cuya obra no es menos desastrosa que la d e cualquier despotismo político.
  • Un sistema que con todos los actos de su vida sacrifica, en efecto, el bienestar de vastas zonas de población y de nacioens enteras a la egoísta apetencia de poder y de intereses económicos de unas reducidas minorías, está necesariamente condenado a disolver todos los lazos ya promover una guerra incesante de cada uno contra todos.
  • Así como la teología hace que las religiones proclamen que Dios lo es todo y el hombre nada, así también esa moderna teocracia política pretende que el Estado lo es todo y el ciudadano para nada cuente.
  • Cuanto más libre, independiente y emprendedor sea el individuo en una sociedad, tanto mejor para ésta.
  • El anarquismo tuvo un campeón viril, de robusta energía revolucionaria, en M. Bakunin, que tomó pie en las enseñanzas de Proudhon, pero que las extendió al terreno económico.
  • Bakunin: “No soy comunisa porque el comunismo concentra y hace absorber todas las potencias de la sociedad en el Estado”.
  • L. Tolstoi partiendo de la cristiandad primitiva y fundándose en los principios éticos formulados en los Evangelios a concebir la idea de una sociedad sin instituciones rectoras.
  • Es común a todos los anarquistas el deseo de librar a la sociedad de las instituciones coercitivas que se interponen en el camino del desarrollo de una humanidad libre.
  • El anarquismo tiene de común con el liberalismo la idea de que la prosperidad y la felicidad del individuo deben ser la norma de todas las cuestiones sociales. Y ofrece la coincidencia con los grandes exponentes del pensamiento liberal, de que las funciones fubernamentales deben reducirse al mínimo.
  • Si Jefferson reviste y envuelve el concepto básico del liberalismo en las siguientes palabras: “El mejor gobierno es el que gobierna menos”, los anarquistas dicen con Thoreau: “El mejor gobierno es el que no gobierna en absoluto”.
  • El anarquismo representa el punto de vista de que la guerra contra el capitalismo debe ser al mismo tiempo una guerra contra todas las instituciones de poder político.
  • La Historia demuestra que la explotación económica ha ido siempre de la mano de la opresión política y social.
  • El Estado no puede ser más que lo que es: defensor de la explotación de las masas y de los privilegios sociales, creador de clases privilegiadas, castas y nuevos monopolios.
  • No es para los anarquistas la libertad un concepto filosófico abstracto, sino la posibilidad concreta que tiene toda criatura humana de desarrollar plenamente las potencias, capacidad y talento de que le dotara la naturaleza, y convertirlos en realidad social.
  • El moderno movimiento obrerista debe su existencia a la gran revolución industrial que se fue operando desde la segunda mitad del siglo XVIII en Inglaterra.
  • “Un buen jornal por una buena jornada de labor”, tal era el lema de aquellas primera unions.
  • La Internacional se convirtió en la gran maestra del movimiento socialista obrero y hacía que el mundo capitalista se afrontase con el mundo interncional del trabajo, cada vez más ligado, en su conjunto, por firmes lazos de solidaridad proletaria.
  • Bajo la dictadura sólo subsiste la estéril voluntad que parte de arriba, que no consiente la actividad creadora y que proclama como ley suprema para todos la ciega sumisión.
  • Es absolutamente inconcebible nada semejante a una dictadura de clase (del proletariado), pues siempre supondrá la dictadura ejercida por un partido determinado que se atribuye la facultad de hablar en nombre de una clase, de la misma manera que la burguesía trataba de justificar todo procedimiento despótico en nombre del pueblo.
  • Opinan los anarcosindicalistas que los partidos políticos, aunque ostenten nombres socialistas, no son adecuados para cumplir ninguna de dichas tareas.
  • Para los anarcosindicalistas, el sindicato no es simplemente un fenómeno de transición, tan efímero como la sociedad capitalista, sino que entraña el germen de la economía socialista del mañana, y es la escuela primaria del socialismo en general.
  • Las mismas revoluciones no pueden hacer otra cosa sino desarrollar y sazonar la simiente que ya existía y que germinaba en la conciencia humana; no pueden crear por sí mismas ese germen, ni plasmar un mundo nuevo de la nada.
  • La educación socialita no significa para los anarcosindicalistas triviales campañas de propaganda ni la llamada “política del momento”, sino el esfuerzo para que los obreros vean con más claridad las relaciones intrínsecas de los problemas sociales entre sí, y el desarrollo de su capacidad administradora, con objeto de prepararles para su misión de reformadores de la vida económica, y darles la seguridad moral necesaria para realizar su obra.
  • Rusia se encuentra hoy más lejos del socialismo que ningún otro país. La dictadura no conduce a la liberación económica y social de las masas laboriosas, sino a la supresión de las más triviales libertades y al d esarrollo de un despotismo ilimitado que no respeta derecho alguno y pisotea todos los sentimientos de la dignidad humana.
  • Los anarcosindicalista han dicho siempre con insistencia, que el acercamiento al socialismo sólo es posible cuando los trabajadores han creado el organismo adecuado para el mismo y, sobre todo, cuando tienen una preparación previa, debida a una educación genuinamente socialista y a la acción directa.
  • El problema que se nos plantea en la actualidad es éste: la liberación del hombre de esa maldición de la explotación económica y de la esclavitud social.
  • La era de las revoluciones política pasó a la historia, y dondequiera que se produzcan, no alteran en lo más mínimo los fundamentos del orden social capitalista.
  • El capitalismo privado se va convirtiendo más y más en capitalismo de monopolio.
  • En la lucha económica moderna entre el capital y el trabajo, la gran huelga, que abarca la totalidad de importantes industrias, desempeñará cada día un papel más amplio.
  • La esterilidad de la participación de los trabajadores en los parlamentos, que se ve cada día más claramente en todos los países, obliga a volverse a nuevo métodos para la defensa eficaz de sus intereses y su eventual liberación del yugo de la esclavitud del salario.
  • Otra forma importante de lucha, de acción directa, es el boycott. Puede ser empleado por los obreros tanto en su calidad de productores como de consumidores.
  • Entre las armas del repertorio anarcosindicalita, el sabottage es la más temida por los patronos y las más condenada como “ilegal”. En realidad se trata de un método económico de guerrilla, tan antiguo como el mismo método de explotación y de opresión política.
  • El sabotaje consiste en que los trabajadores opongan los mayores obstáculos posibles a la marcha del trabajo normal.
  • El sabotaje de los trabajadores siempre se dirige contra los patronos, nunca contra el consumidor. El sabotear a los consumidores es privilegio ancestral de los patronos.
  • La huelga social se encamina a recargar sobre el patrono sus responsabilidades para con el público. Tienen primordialmente en vista la protección de los consumidores, de los que son mayoría los mismos obreros.
  • Los anarcosindicalistas se percatan de que las guerras únicamente se libran en provecho de las clases dirigentes; por consiguiente, estiman que es legítimo t odo medio encaminado a evitar la matanza organizada de pueblos.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta to “Anarcosindicalismo de Rudolf Rocker – Apuntes Breves”

  1. […] El misterio de la voluntad perdida de José Antonio Marina – Apuntes Breves Anarcosindicalismo de Rudolf Rocker – Apuntes Breves […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: