Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El placer de descubrir de Richard P. Feyman – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 25 de abril, 2017


Título original: The pleasure of finding things out.
© 1999: Perseus Books Publishing
Traducción de Javier García Sanz
Editorial: Editorial Crítica.

El que ahora tiene usted en sus manos constituye una selección de los mejores ensayos y entrevistas de Richard P. Feyman, que es a la vez una suerte de puerta de acceso al mundo personal, social y profesional de este premio Nobel de física, reconocido no sólo por la originalidad y número de sus contribuciones científicas sino también por la claridad y desenfado con que se movió y comunicó por el conjunto de la ciencia contemporánea, en el que fue universalmente admirado y querido.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Todo lo que leíamos se traducía de la mejor forma que podíamos en algo real y así es como aprendí a trabajar: trato de hacerme una imagen de cualquier cosa que leo, de lo que realmente quiero decir.
  • Yo no tendría mucho que ver con esto, pero me asusté cuando me di cuenta de cuál sería el arma, y comprendí que, puesto que podía ser posible, debía ser posible. Por todo lo que yo sabía, si nosotros podíamos construirla, ellos también podrían, y por lo tanto era muy importante tratar de cooperar. La razón original para poner en marcha el proyecto, que era que los alemanes constituían un peligro, me involucró en un proceso que trataba de desarrollar este primer sistema en Princenton y luego en Los Álamos: que trata de hacer que la bomba funcionase.
  • Así comprendí un nuevo principio: que yo no soy responsable de lo que otras personas piensen que puedo hacer, que no tengo que hacerlo bien porque ellos piensen que no voy a hacerlo bien.
  • No veo qué importancia puede tener que alguien en la Academia sueca decida que este trabajo es lo bastante bueno como para recibir un premio. Yo ya he tenido mi premio. El premio está en el placer de descubrir, en la excitación del descubrimiento, en observar que otras personas lo utilizan (mi trabajo): esas son cosas reales, los honores no son reales para mí. Los honores me fastidian, los honores son las charreteras, los uniformes. No puedo soportalo, me duele.
  • En física todo parece más simple cuando uno descubre cosas nuevas.
  • Yo no creo que una persona pueda apreciar por completo, ni siquiera que pueda apreciar mucho de estos aspectos concretos del mundo y del carácter profundamente universal de las leyes y de las relaciones entre las cosas, sin tener una comprensión de las matemáticas.
  • Después de muchos, muchísimos años de tratar de enseñar y tratar todo tipo de métodos diferentes, realmente no sé cómo hacerlo.
  • Debido al éxito de la ciencia, existe, pienso yo, un tipo de pseudociencia.
  • Las ciencias sociales son un ejemplo de una ciencia que no es ciencia. No hacen (cosas) de forma científica, sólo siguen las formas. No han llegado a ninguna parte todavía.
  • La gente me dice: “¿Está usted buscando las leyes últimas de la física?”. No, no estoy haciendo eso, simplemente estoy tratando de descubrir más sobre el mundo; y si resulta que hay una simple ley última que explique todo, así sea, eso sería muy bonito de descubrir.
  • Yo puedo vivir con duda e incertidumbre y sin saber. Pienso que es mucho más interesante vivir sin saber que tener respuestas que pudieran ser falsas. Yo tengo respuestas aproximadas y creencias posibles y grados diferentes de certeza sobre cosas diferentes, pero no estoy absolutamente seguro de nada y hay muchas cosas de las que no sé nada, tales como si significa algo preguntar por qué estamos aquí, y qué podría significar la pregunta.
  • ¿Qué sucedió con el prejuicio que existía hace dos años en el sentido de que la programación paralela es difícil? Resulta que lo que era difícil, casi imposible, es tomar un programa ordinario e imaginar automáticamente la forma de utilizar la computación paralela en dicho programa. En lugar de ello, hay que empezar de cero con el problema, considerando que tenemos la posibilidad de cálculo paralelo, y reescribir por completo el programa con una nueva (comprensión de) lo que hay dentro de la máquina. No es posible utilizar efectivamente los viejos programas. Deben reescribirse.
  • Hoy no tenemos ninguna maquinaria con partes móviles cuya dimensión sea extraordinariamente pequeña, en la escala de átomos o cientos de átomos incluso, pero tampoco hay ninguna limitación física en dicha dirección. No hay ninguna razón por la que, cuando depositamos el silicio, incluso hoy, las piezas no puedan fromar pequeñas islas de modo que sean móviles. Podemos hacer maquinaria que es extraordinariamente pequeña.
  • Los alemanes tenían a Hitler, y la posibilidad de desarrollar una bomba atómica era obvia, y la posibilidad de que la desarrollasen antes de que lo hiciéramos nosotros era temible.
  • Toda la eicnai se interrumpió durante la guerra, excepto lo poco que se hizo en Los Álamos. No tenía mucho de ciencia; era un montón de ingeniería.
  • El problema de gastarle una broma a una persona tan inteligente como Mr. Teller es que, en cuanto ve que algo va mal, ¡el tiempo que necesita para comprender lo que ha pasado exactamente es tan corto que apenas puedes disfrutarlo!
  • Pra mí era realmente notable que el problema acerca de si debía o no darse información sobre el funcionamiento de la bomba en la planta de Oak Ridge tuviera que decidirse, y pudiera decidirse, en cinco minutos. Por eso yo tengo mucho respeto por estos tipos, los militares, porque yo no puedo decidir nunca nada importante por mucho tiempo que me tome.
  • Si ustedes han trabajado alguna vez con computadores comprenderán la enfermedad: es el placer de ver todo lo que uno puede hacer.
  • Siemrpe he sido torpe en una cosa, nunca he sabido con quién estaba hablando. Sólo me preocupaba la física: si la idea parecía pésima, yo decía que era pésima; si parecía buena, yo decía que parecía buena. Una simple proposición, yo siempre he vivido así. Está bien, es agradable, si uno puede hacerlo. Tengo suerte de poder hacerlo.
  • Tengo una enfermedad, y es que trato de reventar cualquier cosa que sea secreta.
  • No vienen instrucciones con el poder, y la cuestión de aplicar o no la ciencia se reduce esencialmente al problema de organizar las aplicaciones de una forma que no haga mucho daño y haga el máximo bien posible. Es frecuente que quienes se dedican a la ciencia digan que esa no es su responsabilidad, porque la aplicación es precisamente el poder hacer las cosas, y es independiente de lo que uno haga con ello. Desde luego, es verdad en cierto sentido que probablemente es bueno crear para el género humano el poder de controlar esto, pese a las dificultades que tiene cuando trata de imaginar cómo controlar el poder para hacerse el bien en lugar del mal.
  • Yo creo que con toda seguridad la próxima ciencia que se encontrará en dificultades morales con sus aplicaciones es la biología, los problemas del desarrollo del conocimiento biológico serán fantásticos.
  • Si la energía en un futuro lejano puede ser suministrada libre y fácilmente por la física, entonces es una mera cuestión de química reunir los átomos de tal forma que produzcan alimentos, a partir de la energía que los átomos han conservado, de modo que uno puede producir tanto alimento como productos residuales haya de los seres humanos; y hay así una conservación de la materia y no hay problema de alimentación.
  • Todavía no se ha encontrado nada en biología que indique la inevitabilidad de la muerte. Esto me sugiere que no es en absoluto inevitable, y que sólo es cuestión de tiempo antes de que los biólogos descubran qué es lo que nos causa el problema y se cure esa terrible enfermedad universal o temporalidad del cuerpo humano.
  • La gente (quiero decir la persona media) son lamentablemente, penosamente, absolutamente ignorantes de la ciencia del mundo en el que viven, y pueden seguir así.
  • Hay una infinita cantidad de disparates, lo que, dicho de otra forma, significa que el entorno es activa y fuertemente acientífico. Todavía se habla de telepatía, aunque cada vez menos. Por todas partes hay curaciones por la fe.
  • Otra cosa que me molesta son las cosas que pueden discutir los teólogos en los tiempos modernos sin sentirse avergonzados.
  • Debemos dejar sitio para la duda o no hay progreso ni hay aprendizaje. No hay aprendizaje sin plantear una pregunta, y una pregunta requiere uda. La gente busca certeza. Pero no hay certeza. Uno sólo cree que sabe, como cuestión de hecho. Es posible vivir y no saber.
  • La libertad de dudar, que es absolutamente esencial para el desarrollo de las ciencias, nació de una lucha frente a la autoridad constituida de la época que tenía una solución para cada problema: la iglesia.
  • Todos nos sentimos tristes cuando miramos el mundo y vemos qué poco hemos conseguido comparado con lo que pensamos que son las capacidades de los seres humanos.
  • Me gustaría tratar de inculcarles, mientras estoy hablando sobre estas cosas a pequeña escala, la importancia que tiene mejorar el microscopio electrónico en un factor cien. Debería ser posible ver los átomos uno por uno.
  • Se suele reconocer que el artículo de Feyman dio inicio al campo de la nanotecnología, y ahora existen competiciones regulares para un “premio Feyman de nanotecnología”.
  • Creo que, cuando considera problemas no científicos, un científico es tan torpe como el vecino de al lado; y cuando habla sobre un tema no científico, suena tan ingenuo como cualquiera que no esté instruido en el tema.
  • Proverbio de la religión budista: “A todo hombre se le da la llave de las puertas del cielo; la misma llave abre las puertas del infierno”.
  • Todos los átomos que hay en el cerebro están siendo reemplazados. De modo que, ¿qué es esta mente, qué son estos átomos con consciencia?
  • Hemos descubierto que para progresar tiene una importancia trascendental el reconocer la ignorancia y dejar lugar a la duda.
  • El conocimiento científico es un corpus de enunciados de grados de certeza variable: algunos más inseguros, algunos casi seguros, ninguno absolutamente cierto.
  • Con educación universal, ¿podrían todos los hombres ser Voltaire? El mal puede enseñarse al menos tan eficazmente como el bien. La educación es una gran fuerza, pero lo es para el bien o para el mal.
  • Si tenemos en cuenta todas las cosas, no sólo lo que sabían los antiguso, sino todo lo que hoy sabemos y que ellos no sabían, entonces creo que debemos admitir francamente que no sabemos.
  • Estamos en los primerísimos comienzos de la raza humana. No es irrazonable que tropecemos con problemas. Nuestra responsabilidad es hacer lo que podamos, aprender lo que podamos, mejorar las soluciones y transmitirlas. Nuestra responsabilidad es dejar las manos libres a los hombres del futuro.
  • Nuestra responsabilidad como científicos, sabedores del gran progreso y el gran valor de una filosofía satisfactoria de la ignorancia, está en proclamar el valor de esta libertad, enseñar que la duda no debe ser temida, sino bienvenida y discutida, y exigir esta libertad como nuestro deber para con todas las generaciones venideras.
  • Quizá el hecho de que Richard Feyman fuera ese científico haya supuesto que la pregunta de por qué falló la Challenger no haya quedado enterrada en un eterno misterio.
  • Cuando se construye un puente para soportar una cierta carga sin que las vigas se rompan, agrieten o se deformen permanentemente, debe diseñarse de mdo que los materiales utilizados soporten realmente tres veces esta carga. Este “factor de seguridad” admite excesos imprevistos de carga, o cargas extra desconocidas, o una debilidad en los materiales que podrían tener fallos inesperados, etc. Si en estas condiciones se somete el nuevo puente a la carga esperada y aparece una grieta en una viga, esto indica un fallo del diseño. No había factor de seguridad en absoluto.
  • Cuando se usa un modelo matemático, debe prestarse una cuidadosa atención a las incertidumbres del modelo.
  • Me gustaría decir una palabra o dos sobre las palabras y las definiciones, porque es necesario aprender las palabras. Eso no es ciencia; lo que no quiere decir que sólo porque no sea ciencia no tengamos que enseñar las palabras.
  • No es ciencia saber cómo se pasa de grados centígrados a Fahrenheit. Es necesario, pero no es exactamente ciencia.
  • Descubrí una forma de comprobar si uno ha enseñado una idea o si sólo ha enseñado una definición. Compruénbelo de esta forma: ustedes dicen: “Sin utilizar la nueva palabra que acaban de aprender, traten de expresar de otra manera lo que acaban de aprender en su propio lenguaje”.
  • Mi padre continuaba diciendo que dondequiera que existe cualquier fuente de algo que pueda servir de alimento para que siga la vida, siempre hay alguna forma de vida que encuentra un modo de utilizar dicha fuente; y que cada trozo de material residual es comido por algo.
  • Por cada fragmento de crecimiento debe haber exactamente la misma cantidad de descomposición.
  • Yo veía el bosque como un proceso de reciclaje constante de materiales.
  • Eso es la ciencia: el resultado del descubrimiento de que vale la pena volver a comprobar por nueva experiencia directa, y no confiar necesariamente en la experiencia del pasado.
  • Otra de las cualidades de la ciencia es que enseña el valor del pensamiento racional, así como la importancia de la libertad de pensamiento; los resultados positivos vienen de poner en duda que las lecciones sean todas verdaderas.
  • Cuando alguien dice que la ciencia enseña tal y tal cosa, está utilizando la palabra incorrectamente. La ciencia no lo enseña; es la experiencia la que lo enseña.
  • Yo no creo en la idea que haya unas pocas personas especiales capaces de entender las matemáticas, y que el resto del mundo es normal. Las matemáticas son un descubrimiento humano, y no son más complicadas de lo que los seres humanos pueden entender.
  • La lección que uno aprender cuando se hace mayor en física es que lo que podemops hacer es una fracción muy pequeña de lo que hay. Nuestras teorías son realmente muy limitadas.
  • Siempre estoy decepcionado con mis estudiantes. Yo no soy un profesor que sepa lo que está haciendo.
  • He aprendido a vivir sin saber. Pienso que mi vida es más plena porque soy consciente de que no sé lo que estoy haciendo.
  • La mayoría de la gente cree en cosas tan fantásticas que he decidido investigar por qué lo hace. Estoy abrumado. Primero empecé a investigar varias ideas del misticismo y las experiencias místicas.
  • Hemos aprendido de la experiencia que la verdad se impondrá.
  • Esta larga historia de aprender a no engañarnos es, lamento decirlo, algo que no hemos incluido específicamente en ninguna asignatura concreta que yo conozca.
  • Si ustedes se están representando a sí mismos como científicos, entonces deberían explicar al profano lo que están haciendo; y si no quieren apoyarle en estas circunstancias, esa es su decisión.
  • Si ustedes están dispuestos a poner a prueba una teoría, o si quieren explicar alguna idea, deberían siempre decidir publicarla cualquier que fuese el resultado. Si sólo publicamos resultados de un cierto tipo, podemos hacer que el argumento parezca bueno.
  • Eso es algo que aprendí: que si tienes alguna razón muy fuerte para hacer algo y empiezas a trabajar en ello, debes reconsiderarlo todo de vez en cuando y ver si siguen existiendo los motivos originales.
  • Nadie ha visto todavia un quark; y es mala suerte, porque podrían representar el bloque constituyente fundamental para todos los demás átomos y moléculas complicados que constituyen el universo.
  • Las aplicaciones no lo son todo en el mundo. También es interesante comprender de qué está hecho el mundo.
  • La separación de lo verdadero de lo falso mediante el experimento o la experiencia, ese principio y el cuerpo de conocimiento resultante que es coherente con dicho principio, eso es la ciencia.
  • Para la ciencia necesitamos también, además del experimento, muchos intentos de generalización por parte del intelecto humano.
  • Los principios deben ser lo más amplios posible, deben ser lo más generales posible y seguir estando en completo acuerdo con el experimento: ese es el reto.
  • El hombre tiene un carácter débil y probar y ver es mucho más difícil de lo que ustedes piensan.
  • El no prestar atención al pasado sólo es buena idea cuando uno dispone de otra fuente de información independiente y ha decidido seguirla. Pero uno tiene que pensar bien en quién va a seguir si pretende (ignorar) la sabiduría de las personas que han considerado esto y reflexionado sobre ello, y han llegado de forma no científica a una conclusión. Ellos tienen tanto derecho a tener razón como el que uno tiene en los tiempos modernos; a llegar igualmente de forma no científica a una conclusión.
  • En esta época de especialización, los hombres que dominan un campo son a menudo incompetentes para discutir otro. Por esta razón, cada vez son menos frecuentes los debates públicos sobre las relaciones entre aspectos diversos de la actividad humana.
  • Aunque no tengo estadísticas, creo que muchos científicos (de hecho, creo que mucho más de la mitad de los científicos) dejan de creer realmente en el Dios de sus padre; es decir, no creen en un Dios en el sentido convencional.
  • A pesar de que he dicho que más de la mitad de los científicos no creen en Dios, hay muchos científicos que sí creen en la ciencia y en Dios de un modo perfectamente compatible.
  • En la ciencia es imperativo dudar; para avanzar en la ciencia es absolutamente necesaria la incertidumbre como una parte fundamental de tu naturaleza interior. Debemos seguir siendo humildes y admitir que no sabemos. Nada es cierto o está probado más allá de toda duda. Uno investiga por curiosidad, porque hay algo desconocido, no porque conozca la respuesta. Y a medida que uno obtiene más información en las ciencias, no es que esté descubriendo la verdad, sino que está descubriendo que esto o aquello es más o menos probable.
  • Todos los conceptos de la ciencia se encuentran en alguna zona intermedia de una escala graduada, pero en ninguno de los extremos, la falsedad absoluta o la verdad absoluta.
  • Es un hecho que, cuando tomamos decisiones en nuestra vida, no sabemos en absoluto que las estamos tomando correctamente; sólo pensamos que lo estamos haciendo lo mejor que podemos; y eso es lo que deberíamos hacer.
  • Aunque hay científicos que creen en Dios, no creo que piensen en él de la misma forma que lo hacen las personas religiosas.
  • Las ideas comunistas son la antítesis de lo científico, en el sentido de que en el comunismo se dan respuestas a todas las preguntas (preguntas políticas tanto como morales) sin ninguna discusión y ninguna duda. El punto de vista es exactamente lo contrario; es decir, todas las cuestiones deben ser puestas en duda y discutidas; debemos discutir todo: observar las cosas, comprobarlas, y por lo tanto cambiarlas.
  • Incluso con valores morales aceptados, los seres humanos son muy débiles; hay que recordarles los valores morales para que puedan seguir a sus conciencias.
  • En mi opinión, no es posible que la religión encuentre un conjunto de ideas metafísicas que garanticen que no se va a entrar en conflicto con una ciencia en continuo avance y en continuo cambio, una ciencia que se adentra en lo desconocido.
  • Es imposible encontrar una respuesta que algún día no se descubra que es falsa.
  • Yo no creo que surja un conflicto real con la ciencia en el aspecto ético, porque creo que las cuestions morales están fuera del dominio científico.
  • La civilización occidental, a mi modo de ver, se mantiene sobre dos grandes herencias. Una es el espíritu científico de aventura: la aventura en lo desconocido. La otra es la ética cristiana: la acción basada en el amor, la hermandad de todos los hombres, el valor del individuo, la humildad del espíritu. Estas dos herencias son lógicamente y completamente compatibles. Pero la lógica no lo es todo; uno necesita su propio corazón para seguir una idea.
  • ¿Es la Iglesia moderna un lugar para dar consuelo a un hombre que duda de Dios; más aún, a uno que no cree en Dios?
  • ¿Cómo podemos obtener inspiración para mantener estos dos pilares de la civilización occidental de modo que puedan permanecer juntos con pleno vigor, sin temerse el uno al otro? ¿No es éste el problema central de nuestro tiempo?

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Anuncios

Una respuesta to “El placer de descubrir de Richard P. Feyman – Apuntes Breves”

  1. […] El placer de descubrir de Richard P. Feyman. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: