Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

La cultura de las series de Concepción Cascajosa Virino – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 6 de julio, 2017


© Concepción Cascajosa Virino
Editorial: Laertes.

Las series de televisión se han convertido en uno de los productos culturales más relevantes de la contemporaneidad, hasta el punto de que hoy prácticamente todos tenemos una o varias series de cabecera.

Títulos como Los Soprano, The Wire, Breaking Bad, Mad Men, Homeland o Juego de tronos son objeto de análisis filosóficos, artículos de opinión en periódicos, temas de tesis doctorales y hasta referencias en los discursos políticos. Pero ¿cómo y por qué se ha producido esta emergencia de las series de televisión dentro del espacio cultural?

Este ensayo pretende dar respuesta a esta cuestión realizando un recorrido por los diferentes aspectos de la cultura de las series, explicando cómo los cambios experimentados por la televisión contemporánea han modificado la manera de producirlas y consumirlas.

En lo que se denomina la nueva edad de oro de la televisión, los creadores de series son nombres populares y sus creaciones, comparadas en términos favorables con el cine y hasta con la literatura, protagonistas de festivales. Y, aunque sobre todo se habla y escribe sobre series norteamericanas, poco a poco esta reivindicación va llegando a Europa y particularmente a España.

El propósito del libro, en suma, es prestar atención al esfuerzo de las series por la conquista de su legitimidad, con la premisa de que esta indagación nos revelará aspectos sobre la manera en la que construyen jerarquías culturales en el actual periodo de transformación social.

Concepción Cascajosa Virino. Profesora titular de Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid, donde forma parte del grupo de investigación TECMERIN. Asimismo, es vicedecana del Doble Grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual y dirige el Máster en Guion en Cine y TV con ALMA Guionistas.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Adam Kirsh, poeta: “La televisión fue tan mala durante tanto tiempo que no debe sorprender que la llegada de la buena televisión haya causado a la cultura perder un poco la cabeza”.
  • Una de las premisas de este texto es valorar cómo el visionado y comentario de las series de televisión ha logrado relevancia crítica a base de convertirse en un marcador social.
  • Se puede decir que ahora las series cotizan al alza en la bolsa del capital simbólico, y otros medios, como el cine, lo hacen a la baja.
  • El visionado de algunas series de televisión se convirtió en casi obligatorio para poder estar “en la conversación”.
  • Hasta el momento no hay constancia de que Haruki Murakami o Philip Roth hayan ofrecido sus servicios o ninguna productora de televisión y las experiencias en el medio de escritores de primera línea son limitadas.
  • Roddy Doyle, novelista: “Creo que si Dickens estuviera vivo hoy, hubiera estado trabajando para la BBC hasta que la HBO le ofreció mucho más dinero”.
  • Kevin Spacey: “Es evidente que el éxito del modelo de Netflix comercializando toda la temporada de House of Cards a la vez ha demostrado una cosa, que el público quiere el control”.
  • Mientras que los cuarteles generales de todas las cadenas están en la capital económica del país, esto es Nueva York, las divisiones de programación de entretenimiento están en Los Ángeles, separados por sucesicos husos horarios y también por otra mentalidad.
  • Las series no son en ningún caso el principal contenido televisivo, ni siquiera el más rentable si se tienen en cuenta la atracción de la publicidad por los deportes, los programas matutinos, los t alk-show y la tele-realidad.
  • Es la vinculación de las productoras con las cadenas lo que convierte a las series en su motor económico.
  • La erosión de audiencia también significa que los éxitos masivos son cada vez más escasos.
  • Las series ayudan a popularizar el canal entre los abonados ptenciales y servir así como atractivo complemento al señuelo de las promociones para captarles como clientes y, luego, son un elemento de continuidad en parrillas conformadas por películas, documentales y eventos deportivos, favoreciendo la fidelidad a su programación.
  • HBO fue la cadena de televisión que encabezó el proceso de transformación de la ficción televisiva en un producto legitimado culturalmente, y no únicamente en Estados Unidos, sino en todo el mundo.
  • HBO estuvo guiada por un sentido de la innovación, inspirada por la programación de prestigio de las televisiones europeas, pero sin la lógica experimental que en algunas ocasiones se le ha atribuido con cierta ingenuidad.
  • Las siglas HBO significan “Home Box Office”, lo que se puede traducir como “Taquilla Doméstica”. Eso es lo q ue prometía a sus abonados tras su fundación en 1972.
  • El principal criterio de exclusividad para HBO ha sido siempre reducir el número de horas de estreno y después repetir el programa incensantemente a lo largo de la semana para lograr el mayor número de espectadores de forma acumulada.
  • Para las series de HBO la inclusión de sexo era un elemento sine qua non que primaba sobre la presunta autonomía de sus creadores. En lugar de censura tradicional, en HBO hay sexo por decreto.
  • A pesar dr todos los vaivenes experimentados en los últimos años, la mayor parte del público sigue viendo las series mientras son emitidas en su pase original, que se mantiene como primera ventana de exhibición de igual forma que las películas más populares y de mayor prestigio sigue llegando por primera vez a los espectadores a través de las salas de cine.
  • Netflix nació en 1997 como un servicio de videoclub que, enfrentado a la decadencia del modelo tradicional encarnado por Blockbuster, creció con un modelo de negocio basado en la tarifa plana, el envío a domicilio de las películas y, posteriormente, el visionado a través de streaming favorecido por la integración entre ordenador y televisor.
  • Que Netflix sea el mejro amigo para las productoras de series, no significa que no sea a la vez su peor enemigo, ya que resta valor a la explotación en formato doméstico, prefiere la exclusividad y no permite las repeticiones en otros canales y emisoras.
  • Netflix maneja una enorme cantidad de datos de sus usuarios de forma instantánea y barata frente a los tradicionales sistemas de medición de audiencias, datos que sus ejecutivos no están dispuestos a compatir.
  • La opacidad de la infromación permite a Netflix manipular a su antojo la percepción pública de sus programas, cumpliendo el más loco sueño de cualquier gabinete de comunicación: un mundo donde los datos de audiencia del día después no van a desbaratar sus calculadas campañas de promoción.
  • Si HBO y Showtime producen series sofisticadas, es porque sus abonados lo son, o pretenden serlo a modo de marcador social.
  • Siempre ha habido genios y creaciones magistrales, pero en una edad dorada la acumulación es tal que en su conjunto pueden entenderse como una entidad orgánica que es mucho más que la suma de sus partes.
  • No hay tecnología de éxito que no venga a cubrir una función social y la de al televisión vino a ser una extensión de las ya establecidas por formas previas de entretenimiento y los medios de comunicación masivos como la prensa y la radio.
  • Si la televisión fue al comienzo un medio de élites, fue a pesar de las cadenas, cuyo negocio no era la venta de aparatos sino ofrecer la atención de los espectadores a los patrocinadores.
  • La televisión en Estados Unidos se desarrolló con Nueva York como centro neurálgico, ya que era allí donde estaban los cuarteles generales de las grandes cadenas de radio de las que derivaban las de televisión.
  • Hasta que en la temporada 1950-51 la empresa AC Nielsen no empezó a computar los índices de audiencia, la noción de éxito se circunscribió a lo que se viene a denominar como “opinión publicada”.
  • La ambición de cualquier escritor de televisión talentoso y con dotes organizativas es aspirar a la posición de productor, primero, y de productor ejecutivo después.
  • ¿Pero de verdad estamos estudiando tanto, estamos descubriendo tanto, o simplemente estamos dando con un material que nos incita a convertirnos en ensayistas? Eso lo sufro y me ha t ocado echar para atrás bastantes tesis sobre series de televisión porque no iban a ningún lado, eran más un ejercicio de bloguero con “altos estudios”, pero que veías que no había nada más allá de la pasión y de la afición.
  • Ninguna serie seria ha alcanzado una posición más destacada en el ámbito intelectual que The Wire (Bajo escucha). Su creador David Simon, fue durante muchos años reportero del The Baltimor Sun, pero la ficción permitió pder aspirar a aumentar la estatura intelectual de su trabajo.
  • Podemos aventurarnos a afirmar que la televisión británica es la más prestigiosa de Europa, entre otros motivos, porque Reino Unido es el país donde la labor institucional para legitimar la televisión ha sido más intensa, a través de la revista de la BBC Radio Times, la más popular del país, y también con las continuas publicaciones del British Film Institute, la más reciente la serie editorial “TV Classics”.
  • Colin Collender (uno de los ejecutivos clave en el perído de expansión de HBO) hacía explícito lo que cualquier observador atento podría apreciar: la televisión norteamericana ha alcanzado sus mayores cuotas de calidad cuando se ha europeizado en aspectos como la duración de capítulos, tratamiento visual cinematográfico y consideración hacia la autoría.
  • Lo habitual es que, en cualquier sistema lo suficientemente consolidado como para producir ficción propia, la popularidad de este contenido local sea mayor que el de las series internacionales debido a que reflejan un imaginario más cercano al espectador.
  • Resulta habitual escuchar a creadores y guionistas de series afirmar que España es una anomalía. En general, se entiende que quieren decir que las series de televisión se hacen de una manera distinta que en otro países, con el estándar industrial de capítulos de setenta minutos como principal exponente.
  • En 1993 el cómico Emilio Aragón, el realizador Daniel Écija y el empresario José María Irisarri, todos ellos apenas treintañeros, fundaron la productor a Globomedia, que pronto se asoció con la consultora de medios GECA, especializada en el estudio de audiencias y la asesoría de comunicación.
  • En buena medida, la medición de la audiencia es causa de otra anomalía del sistema de televisión en España: la primacía de la competencia (el share, porcentaje sobre la audiencia que está viendo la televisión).
  • El prime time en España comienza cuando ya está a punto de terminar en el resto del mundo, pasadas las diez y media.
  • Tres constataciones que, al altura de la contemporaneidad, se muestran como problemas básicas de la ficción española: ausencia de una tradición, falta de peso específico de los autores y desconexión con la realidad.
  • Los vicios de la televisión son los mismos de la sociedad española. El espíritu del corsario parece pervivir en algunos modos de trabajar de la industria española.
  • Carlos López, guionista: “Hay un chiste entre guionistas sobre que House, que era de una generalista, probablemente aquí se habría vendido, pero en el proceso de desarrollo habría dejado las drogas, habría dejado de cojerar, tendría hijos y por supuesto sería un buen médico. Y llegaría al público un médido con mal carácter, pero que en el fondo es bueno y que tendría siempre un momento para su familia”.
  • Carlos López: “La necesidad de triunfar en el prime time obliga a que haya miedo a perder segmentos de audiencia y se trabaja mucho con el miedo a perder espectadores en lugar de trabajar buscándolos, lo cual es una desgracia”.
  • Una manifestación clara de esta autocensura ha sido un hecho llamativo en relación a donde se desarrollan las series: lugares sin nombre, grandes ciudades sin identificar, como si decir que una serie se situara en Madrid o en Valencia fuera a llevar a alguien a cambiar de canal por no sentirse “representado”. Es justo lo contrario a lo que ocurre en la ficción europea y especialmente en la británica, donde las narraciones echan raíces en ciudades y pueblos con nombre propio.
  • El enorme éxito industrial de la ficción española ha sido uno de sus principales impedimentos para innovar.
  • Alberto Rey, crítico de El Mundo: “La televisión española de ficción tiene muchos vicios. Uno de ellos es haber ganado mucho dinero con productos muy “formulaicos”.  Y cuando esos productos se han agotado, echarle la culpa a todos menos a la televisión”.
  • Pablo del Amo, delegado de Ficción de Atresmedia Televisión: “Lo que nos llega a veces es más conservador que la cadena propia. La gente se hace la idea de la cadena o de los productos que tiene e intenta vendernos algo que cree que va con nosotros. Es normal y lógico, y es lo que hay que hacer. Pero a nosotros nos gustaría innovar, no hay nada que me guste más que recibir un proyecto original, fresco y realmente inovador. Y si ocurre lo vamos a pelear”.
  • Javier Olivares, showrunner: “El gran pecado de los medios en el ámbito de las series es que siempre se nos quiere comparar con HBO o se habla solo de ellas, cuando para mí las mejores series que he visto son danesas, inglesas, irlandesas …”.
  • La televisión pública finlandesa o cualquier tipo de televisión europea es un modelo más importable a España que HBO.
  • Miguel Ángel Bernardeau, creador de Cuéntame cómo pasó: “Creo que el problema está más  en los ejecutivos de las cadneas que en la producción independiente, en el sentido que que es difícil que un ejecutivo de una cadena apueste por una idea diferente”.
  • Cuando una película es mala, un espectador suele acusar al director de sus errores. En el ámbito de las series, los guionistas suelen ser los principales señalados.
  • En tiempos la leyenda era que las instalaciones de TVE eran poco menos que un lugar inexpugnable, donde los tesoros de la televisión, pegados por cierto con dinero de todos, eran encerrados bajo múltiples llaves.En la última década eso empezó a cambiar, y ahora es relativamente fácil acceder al fondo de TVE.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: