Raul Barral Tamayo's Blog

Frases Llenas

  • Calendario

    noviembre 2017
    L M X J V S D
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • Estadísticas

    • 1.145.078 páginas vistas
  • Archivos

  • Últimos Posts Más Vistos

  • Top Últimos Clicks

    • Ninguna

Controle su destino de Anthony Robbins – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 28 de noviembre, 2017


Título original: Awaken the giant within.
© 1991, Anthony Robbins
© 1992, José Manuel Pomares, por la traducción
Editorial: De Bolsillo.

¿Se deja arrastrar por circunstancias que parecen estar fuera de su control? Esa carencia de autodominio es consecuencia de múltiples factores: hábitos negativos, escaso conocimiento de los propios valores personales, dificultades en las relaciones con los demás … Todo ello causa esa angustiosa sensación de estar manejado por los otros, por “lo” otro.

En Controle su destino, Anthony Robbins propone una serie de pautas sencillas de seguir que nos ayudan a descubrir nuestras creencias más profundas, nuestras preguntas fundamentales. Propone, en suma, un viaje de autodescubrimiento cuya estación terminal es la más plena y satisfactoria realización de uno mismo.

Anthony Robbins. Empresario, conferenciante y asesor, ha dado cursos de mejora personal en empresas como IBM, ATT o American Express, instituciones gubernamentales estadounidenses y a equipos deportivos como Los Angeles Dodgers o el de la Copa América de vela.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Benjamin Disraeli: “Un hombre consecuente cree en el destino, uno caprichoso cree en la suerte”.
  • La mayoría de la gente no tiene ni la menor idea de la gigantesca capacidad que somos capaces de desarrollar de forma inmediata cuando enfocamos todos nuestros recursos para dominar un solo aspecto de nuestras vidas.
  • Estoy convencido de que la mayoría de la gente fracasa en la vida, sencillamente, porque pone mucho interés en cosas menores.
  • Creo verdaderamente que en todos nosotros hay un gigante dormido. Quizá sea un talento por el arte o por la música. Puede tratarse de una forma especial de relacionarse con las personas a las que amamos.
  • Hace muchos años, decidí que la forma más importante de emplear mi vida sería invertir en algo que durara incluso después de que ésta se hubiera acabado.
  • En este libro hay ideas y estrategias que le ayudarán a producir cambios específicos, mensurables y duraderos, tanto en sí mismo como en otros.
  • Si eleva sus metas pero no se ve realmente capaz de alcanzarlas, ya se ha saboteado a sí mismo. Ni siquiera lo intentará. Nuestra creencias son como órdenes incuestionadas, que nos dicen cómo son las cosas, qué es posible y qué imposible, qué podemos hacer y qué no podemos hacer. Configuran cada una de nuestras acciones, e incluso los pensamientos y sentimientos que experimentamos.
  • Cambiar nuestras sistemas de creencias es fundamental para producir cambios verdaderos y duraderos en nuestras vidas.
  • Tenemos que desarrollar un sentido de la certidumbre de que podemos y queremos alcanzar las nuevas metas, antes de que podamos hacerlo realmente.
  • La mejor estrategia consiste en encontrar un modelo, alguien que ya haya alcanzado los resultados que desea usted conseguir, para luego utilizar los conocimientos de esas personas.
  • La mayoría de la gente sobreestima lo que es capaz de conseguir en un año, y subetima lo que puede conseguir en una década.
  • Si no establece una línea básica de criterios para lo que está dispuesto a aceptar en su vida, descubrirá lo fácil que resulta deslizarse hacia comportamientos y actitudes o hacia una calidad de vida que se hallan muy por debajo de lo que se merece.
  • Goethe: “En lo referente a todos los actos de iniciativa y creación, hay una verdad elemental, y es el momento en que uno se compromete definitivamente; luego, la providencia también se mueve”.
  • Tomar una verdadera decisión significa comprometerse en alcanzar un resultado, y luego descartar cualquier otra posibilidad que no sea ésa.
  • Anthony Robbins: “Es en los momentos de decisión cuando se configura el destino”.
  • Las tres decisiones que controlan su destino son:
    1. Sus decisiones acerca de en qué enfocar la atención.
    2. Sus decisiones acerca de lo que significan las cosas para usted.
    3. Sus decisiones acerca de qué hacer para llegar a los resultados que desea alcanzar.
  • Su cerebro ya ha construido un sistema interno para tomar decisiones, se ha ido implantando a lo largo de los años mediante fuerzas tan diversas como los padres, los compañeros, los maestros, la televisión, los anuncios y la cultura en general.
  • Este sistema abarca cinco componentes:
    1. Sus creencias esenciales y sus normas inconscientes.
    2. Sus valores vitales.
    3. Sus referencias.
    4. Las preguntas habituales que se plantea a sí mismo.
    5. Los estados emocionales que experimenta en cada momento.
  • Al cambiar cualquiera de estos cinco elementos, ya se trate de una creencia esencial, un valor, una referencia, una pregunta o un estado emocional, puede producir inmediatamente un cambio poderoso y mensurable en su vida.
  • Thomas Edison: “No me siento desanimado, porque todo intento erróneo descartado es otro paso hacia delante”.
  • En la vida no hay fracasos. Sólo hay resultados. Si no consiguió los resultados que deseaba, aprenda de esta experiencia, de modo que en el futuro disponga de referencias acerca de cómo tomar mejores decisiones.
  • Una de las decisiones más importantes que puede tomar para asegurarse su felicidad a largo plazo es la de usar todo aquello que la vida le ofrezca en cada momento.
  • Ningún individuo u organización que haya alcanzado el éxito lo ha conseguido con un enfoque a corto plazo.
  • Decidir comprometerse con los resultados a largo plazo, antes que con las componendas a corto plazo, es la decisión más importante que pueda tomar en su vida.
  • Los estudios han demostrado que las personas que alcanzan más éxito son aquellas que toman sus decisiones con rapidez, porque tienen claro cuáles son sus valores y qué desean realmente para sus vidas.
  • Una de las reglas críticas que he hecho para mí mismo es: no abandonar nunca el escenario de una decisión sin haber emprendido antes una acción específica hacia su realización.
  • Son sus decisiones, y no sus circunstancias, lo que determina su propio destino.
  • Una decisión verdaderamente comprometida es la fuerza que cambia su vida. Se trata de un poder que tiene usted a su disposición en cualquier momento, siempre y cuando decida utilizarlo.
  • Sir Thomas Brown: “Los hombres viven por intervalos de razón, bajo la soberanía del humor y la pasión”.
  • Detrás de todo comportamiento humano hay siempre una sola fuerza impulsora. Esa fuerza afecta a cada una de las facetas de nuestras vidas, desde las relaciones y las finanzas, hasta nuestros cuerpos y cerebros.
  • Todo aquello que hacemos usted y yo, lo hacemos o bien por una necesidad de evitar el dolor, o por un deseo de obtener un placer.
  • Séneca: “Un hombre que sufre antes de que sea necesario, sufre más de lo necesario”.
  • Para la mayoría de la gente, el temor a la pérdida es mucho mayor que el deseo de ganar.
  • La lección más importante que podemos aprender en la vida es qué crea el sufrimiento para nosotros, y qué nos produce placer. Esa lección es diferente para cada uno de nosotros y, en consecuencia, también lo son nuestros comportamientos.
  • Con frecuencia creamos asociaciones falsas en nuestros sistemas nerviosos en cuanto a qué creará dolor o placer en nuestras vidas.
  • Si vinculamos un fuerte dolor con cualquier comportamiento o pauta emocional, evitaremos caer en ellos a cualquier precio.
  • Marco Aurelio: “Si te sientes angustiado por cualquier causa externa, el dolor no se debe a la cosa en sí, sino a tu propia estimación sobre ella; así pues, tienes el poder de eliminarlo en cualquier momento”.
  • Aquello a lo que usted vincula el dolor y el placer es lo que configura su destino.
  • Aunque nos gustaría negarlo, lo cierto es que nuestro comportamiento se ve impulsado por reacciones instintivas al dolor y al placer, y no por los cálculos del intelecto.
  • Todos nosotros estamos dispuestos a hacer más por evitar el dolor que por obtener placer.
  • La misión de Madison Avenue consiste en influir sobre aquello a lo que vinculamos el dolor y el placer.
  • El problema consiste en que, a la hora de tomar una decisión acerca de qué hacer para crear dolor o placer, la mayoría de nosotros se basa en el corto plazo, en lugar de en el largo plazo.
  • ¿Por qué la gente persiste en una relación insatisfactoria y no está dispuesta a trabajar para encontrar soluciones o a darla por terminada y seguir su camino? Porque sabe que el cambio conduce hacia lo desconocido, y la mayoría de la gente cree que lo desconocido será mucho más doloroso de lo que ya está experimentando.
  • Si queremos mantener unas relaciones íntimas, tenemos que superar nuestros miedos al rechazo y la vulnerabilidad.
  • Tenemos que asegurarnos de vivir nuestras vidas en el presente y de responder a las cosas que sean reales y no a los temores de lo que fue o de lo que podría ser algún día.
  • No son las circunstancias de nuestras vidas las que nos configuran, sino nuestras creencias acerca de lo que significan esas circunstancias.
  • Necesitamos recordar que la mayoría de nuestras creencias son generalizaciones sobre nuestro pasado, basadas en nuestras interpretaciones de experiencias dolorosas y placenteras.
  • Una vez que adoptamos una creencia, olvidamos que sólo se trata de una interpretación.
  • Raras veces, si es que lo hacemos alguna vez, cuestionamos nuestras creencias mantenidas desde hace tiempo.
  • Los seres humanos tenemos una imponente habilidad para tomar cualquier experiencia de nuestras vidas y crear un significado que nos incapacita o que puede salvar literalmente nuestras vidas.
  • Nuestras creencias tienen la capacidad para hacernos sentir enfermos o sanos en un instante.
  • Una vez aceptadas, nuestras creencias se transforman en órdenes incuestionables para nuestros sistemas nerviosos, y tienen el poder para expandir o destruir las posibilidades de nuestro presente y futuro.
  • La mayoría de la gente trata una creencia como si fuera una cosa, cuando en realidad se trata de un sentimiento de certidumbre sobre algo.
  • La cuestión clave consiste en saber si esa creencia nos fortalece o nos debilita, nos capacita o nos incapacita sobre una base cotidiana.
  • La mayoría de quienes decien una y otra vez “Seamos realistas” está viviendo en realidad en el temor, mortalmente asustada ante la posibilidad de verse defraudada de nuevo.
  • Los grandes líderes raras veces son “realistas”.
  • Uno de los mayores desafíos que pueden plantearse en la vida de una persona es saber cómo interpretar los “fracasos”.
  • Cuando la gente experimenta suficiente fracaso en algo, percibe sus esfuerzos como inútiles y desarrolla el desánimo terminal de la incapacidad adquirida.
  • Una vez adoptada la creencia de que no puede hacerse nada para cambiar algo, sencillamente porque nada de lo que ha hecho hasta ahora ha logrado cambiarlo, empieza a absorber un veneno pernicioso en su sistema.
  • La gente puede tener una experiencia que vaya directamente en contra de su creencia y, sin embargo, reinterpretarla de la forma que desea para que se adapta a su convicción.
  • Las preguntas pueden tener una tremenda capacidad para darnos poder, siempre y cuando las utilicemos para examinar la validez de las creencias que podemos haber aceptado ciegamente.
  • Si cuestiona algo con la suficiente frecuencia, terminará por dudar de ello.
  • Las personas con creencias tienen un nivel de certidumbre tan fuerte que a menudo se cierran a cualquier nueva información.
  • La convicción ferviente no es propiedad exclusiva de los fanáticos. También pertenece a cualquiera que posea un grado lo bastante elevado de compromiso y dedicación a una idea, principio o causa.
  • La convicción tiene el poder para impulsarnos a la acción, de empujarnos a través de toda clase de obstáculos.
  • La gente cree a menudo en algo porque todo el mundo lo cree. En psicología, eso se conoce como prueba social. Cuando la gente no está segura de lo que hacer, mira a los demás en busca de guía.
  • El dolor es la forma más poderosa para cambiar una creencia.
  • Es vital examinar nuestras creencias y sus consecuencias para asegurarnos de que nos capacitan.
  • Buda: “Somos lo que pensamos. Todo lo que somos surge con nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos, hacemos nuestro mundo”.
  • Según afirmó el filósofo Arthur Schopenhauer toda verdad pasa por tres fases: Primero, se la ridiculiza; segundo, se le plantea una oposición violenta. Finalmente, se la acepta como evidente en sí misma.
  • Sucede a menudo que las personas que más daño hacen a nuestras compañías son recompensadas porque producen resultados a corto plazo.
  • ¿Qué he aprendido hoy? ¿En qué he contribuido o qué he mejorado? ¿De qué he disfrutado?
  • Cambiar el significado de algo cambiará también las decisiones que tome.
  • Los líderes son aquellos individuos que viven con creencias que les dan poder y que enseñan a otros a aprovechar sus capacidades, desplazando las creencias que les han limitado.
  • Una vez que hemos efectuado el cambio, debemos reforzarlo inmediatamente.
  • Hay tres creencias específicas acerca de la responsabilidad que debemos tener para crear un cambio perdurable:
    1. Primero, tenemos que creer: “Algo tiene que cambiar”. No que “debería”, o que “podría” cambiar.
    2. Segundo, no sólo tenemos que creer que las cosas tiene que cambiar, sino que tenemos que creer: “Tengo que cambiarlo”. Tenemos que vernos como la fuente del cambio.
    3. Tercero, tenemos que creer: “Puedo cambiarlo”.
  • Si deja de consentir un comportamiento o emoción en particular durante el tiempo suficiente, si interrumpe durante un período de tiempo lo bastante largo su pauta de utilización del viejo camino, la conexión neural se debilitará y atrofiará.
  • La mayoría de la gente nunca llega a superar un determinado nivel económico porque en lo más profundo de sí mismos asocian el tener demasiado dinero con muchas cosas negativas.
  • Nietzsche: “Aquel que tiene un porqué lo bastante fuerte, puede soportar casi cualquier cómo”.
  • El 20% de cualquier cambio consiste en saber el cómo; pero el 80% restante consiste en saber el por qué.
  • ¿Por qué alguien no cambia cuando siente y sabe que debería hacerlo? Porque asocia más dolor a efectuar el cambio que a no hacerlo.
  • Cualquier pauta de emoción o comportamiento que se vea reforzada continuamente, se convertirá en una respuesta automática y condicionada. Cualquier cosa que no logremos reforzar terminará por disiparse.
  • El reforzamiento consiste en responder a un comportamiento inmediatamente después de que éste se produzca, mientras el castigo y la recompensa pueden producirse bastate después.
  • Uno de los problemas de nuestro sistema judicial es que cuando la gente comete actos criminales, a menudo no se la castiga hasta varios años después. Intelectuamente, pueden ser conscientes de la razón del castigo, pero la pauta de comportamiento que generó ese problema continúa intacta, no se ha visto interrumpida, ni ha visto vinculado ningún dolor a su realización.
  • Ese sentido de la expectativa de la recompensa, junto con la incertidumbre de cuál será el intento en que vea recompensado, hace que el delfín ofrezca de forma consistente su máximo rendimiento. La recompensa nunca está garantizada.
  • Muchas personas aprenden a hacer sólo lo mínimo necesario para recibir la recompensa porque no hay sorpresa.
  • La emoción viene creada por el movimiento. Todo aquello que sentimos es el resultado de cómo usamos nuestros cuerpos.
  • La verdadera clave en la vida consiste en lograr sentirse bien cuando uno no se siente así o cuando ni siquiera se desea sentirse bien.
  • Envejecer no es una cuestión de edad, sino de falta de movimiento. Y la falta de movimiento total es la muerte.
  • La forma de representarnos las cosas en nuestras mentes determinará la forma en que nos sintamos.
  • Parafraseando a Ralph Waldo Emerson, cada uno de nosotros ve en los demás lo que llevamos en nuestro propio corazón.
  • Aldous Huxley: “La experiencia no es lo que sucede a un hombre, sino lo que ese hombre hace con lo que le sucede”.
  • Proverbio del Camerún: “Aquel que se hace preguntas, no puede evitar las respuestas”.
  • Los niños son verdaderos maestros en el arte de hacer preguntas.
  • Para mejorar su vida tiene que cambiar las preguntas que se hace habitualmente.
  • ¿Qué puedo aprender de esta situación? ¿Cómo puedo utilizar esta situación?
  • Las preguntas de poder de la noche. ¿Qué he dado de mí hoy? ¿En qué forma he dado algo hoy? ¿Qué he aprendido hoy? ¿Cómo ha contribuido el día de hoy a aumentar la calidad de mi vida, y cómo puedo utilizarlo como una inversión en mi futuro?
  • Las personas con un vocabulario empobrecido llevan una vida emocional empobrecida.
  • Utilizar palabras cargadas emocionalmente puede transformar mágicamente nuestro propio estado de ánimo y el de los demás.
  • En algunas lenguas nativas americanas no hay una palabra para “mentira”, ese concepto no forma parte de su lenguaje, como tampoco de su modo de pensar y su comportamiento.
  • Las palabras que usamos como cultura empresarial y como individuos tienen un profundo efecto sobre nuestra experiencia de la realidad.
  • El enojo puede ser, en ocasiones, una emoción muy útil. Pero no queremos que nuestras emociones más negativas sean nuestras herramientas predilectas.
  • Henry David Thoreau: “Toda percepción de la verdad es el descubrimiento de una analogía”.
  • Cada vez que escuche a alguien usar una metáfora que imponga límites, intervenga, rompa su pauta y ofrézcale una metáfora nueva. Hágalo así consigo mismo, y también con los demás.
  • Si quiere que su vida funcione de verdad, tiene que hacer que las emociones trabajen para usted.
  • Usted puede sentirse como quiera, en cualquier momento que lo desee.
  • Seis pasos para el dominio emocional:
    1. Identifique lo que está sintiendo realmente.
    2. Reconozca y aprecie sus emociones, sabiend que éstas le apoyan.
    3. Tenga curiosidad por el mensaje que le ofrece esta emoción.
    4. Obtenga confianza en sí mismo.
    5. Anímese y emprenda la acción.
  • El mejor momento para manejar una emoción es aquel en el que empiece a sentirla.
  • Nuestra imaginación puede hacer que las cosas sean diez veces más intensas que cualquier cosa que podamos experimentar en la vida real.
  • La desilusión puede ser una emoción muy destructiva si no la afronta con rapidez. Cualquier cosa que le haga sentirse triste o derrotado como resultado de esperar más de lo que consigue, produce desilusión.
  • Debe desarrollar inmediatamente una sensación de control sobre su propia vida:
    1. De entre todas aquellas cosas que afronta en su vida, decida cuál es prioritaria.
    2. Ahora, anote todas las cosas que para usted sea importante conseguir, y colóquelas en orden de importancia.
    3. Aborde lo primero que aparece en su lista, y continúe emprendiendo la acción hasta que lo haya dominado.
    4. Enfoque la atención sobre aquello que pueda controlar.
  • Habrá alcanzado la alegría el día en que se dé cuenta de que las cosas no mejorarán más que sintiéndose alegre, al margen de lo que suceda a su alrededor.
  • Todas las emociones se hallan dirigidas a través de su cuerpo.
  • Si duerme regularmente entre 8 y 10 horas diarias, probablemente está durmiendo demasiado. Se ha descubierto que lo óptimo para la mayoría de la gente es de 6 a 7 horas.
  • El sistema nervioso necesita moverse para tener energía. Hasta cierto punto, gastar energía le proporciona una mayor sensación de energía.
  • No hay ninguna otra emoción más enriquecedora que yo conozca en la vida que la sensación de que lo que uno es como persona, algo que se ha dicho o hecho, ha aumentado de algún modo la experiencia vital de alguien que le importe, o quizá de alguien a quien ni siquiera conoce.
  • Las diez señales para la acción: incomodidad, temor, herido, enfado, frustración, desilusión, culpa, inadecuación, sobrecargado y abrumado, soledad.
  • Las diez emociones de poder: amor y calidez, aprecio y gratitud, curiosidad, excitación y pasión, determinación, flexibilidad, confianza en sí mismo, alegría, vitalidad, contribución.
  • Carl Sandburg: “Nada sucede si primero no ha habido un sueño”.
  • El único límite al que puede temer en su vida es el tamaño de su imaginación y el nivel de su compromiso para convertirlo en real.
  • ¡No eres perezoso! ¡Sólo tienes objetivos impotentes!
  • La mente humana siempre anda persiguiendo algo, aunque no sea más que la habilidad para reducir o eliminar el dolor, o para evitar cualquier cosa que conduzca a él.
  • Nuestro objetivos nos afectan, sean cuales fueren.
  • Sé que he establecido un objetivo correcto cuando parece imposible de alcanzar, pero, al mismo tiempo, la posibilidad de alcanzarlo me produce una especie de alocado entusiasmo.
  • A veces, resulta fácil perder de vista lo lejos que ya se ha llegado, o lo lejos que aún tiene que llegar en la vida.
  • Una de las formas más sencillas de usar la presión como aliado consiste en utilizar a las personas que respeta para comprometerse ante ellas a alcanzar sus objetivos.
  • En lugar de medir el éxito y el fracaso en la vida por su habilidad para alcanzar un objetivo específico e individualizado, recuerde que la dirección que llevemos es más importante que los resultados individuales.
  • Nadie alcanza jamás un objetivo limitándose a sentirse interesado por conseguirlo. Uno tiene que comprometerse. La mayoría de la gente abandona cuando sólo se encuentra a pocos pasos de la meta. Creo que la vida está poniendo a prueba constantemente nuestro nivel de compromiso.
  • Sucede con demasiada frecuencia que la gente ni siquiera empieza a perseguir un objetivo, por temor al fracaso. O, lo que es peor, empieza a perseguirlo y luego abandona demasiado pronto.
  • El simple acto de decidir cuándo va a alcanzar un objetivo pone en movimiento fuerzas conscientes e inconscientes tendentes a convertirlos en realidad.
  • Escribir un objetivo es el primer paso, y la mayoría de la gente ni siquiera lo hace; el simple hecho de poner las ideas por escrito empieza a hacerlas más reales.
  • A menudo, la gente experimenta muertes emocionales y espirituales mucho antes de que les suceda lo mismo a sus cuerpos.
  • Proverbios, 29, 18: “Allí donde no hay visión, el pueblo perece …”.
  • Nathaniel Emmons: “El hábito es o el mejor de los sirvientes, o el peor de los amos”.
  • El verdadero valor de cualquier estrategia o habilidad nuevas para un individuo, se halla en proporción directa con la frecuencia con que las utilice.
  • Nuestro objetivo no consiste en ignorar los problemas de la vida, sino en situarnos en mejores estados mentales y emocionales desde los que podamos aportar soluciones, al mismo tiempo que actuamos sobre los problemas.
  • John Dryden: “Primero construimos nuestros hábitos, y luego son los hábitos los que nos construyen a nosotros”.
  • El éxito es algo acumulativo. Es el resultado de una serie de pequeños actos de disciplina que nos conducen a pautas habituales de éxito que ya no requieren por nuestra parte un esfuerzo o fuerza de voluntad consistentes.
  • Una de las herramientas más valiosas a la hora de crear un cambio consiste no sólo en interrumpir la vieja pauta, sino en sustituirla por algo nuevo.
  • Jim Rohn, uno de mis maestros, me enseñó que leer algo sustancioso, algo valioso, algo que sea nutritivo, que le enseñe a uno nuevas distinciones cada día, es algo más importante que comer.
  • Los valores que seleccione configurarán todas las decisiones que tome en su vida.
  • George Bernard Shaw: “Los hombres son sabios en proporción no a su experiencia, sino a su capacidad para experimentar”.
  • Si usted y yo queremos cambiar algo en nuestras vidas, se tratará invariablemente de una de entre dos cosas: o bien cómo sentimos, o bien nuestros comportamientos.
  • A los seres humanos les encanta analizar las cosas hasta la muerte.
  • Todas las tomas de decisiones se reducen a clarificar los valores.
  • La única forma de alcanzar la felicidad a largo plazo consiste en vivir en consonancia con nuestros ideales más elevados, en actuar de acuerdo con aquello que creemos se halla relacionada nuestra vida.
  • La mayor tragedia que se produce en la vida de la mayoría de la g ente: muchas personas saben lo que quieren tener, pero no tienen ni la menor idea de lo que quieren ser.
  • Sus valores son la brújula que le guía hacia su destino último.
  • La única razón por la que beben es para tratar de cambiar su estado emocional porque no les gusta cómo se sienten, momento tras momento.
  • Conocer sus propios valores le ayuda a alcanzar mayor claridad acerca de por qué hace lo que hace y cómo puede vivir de forma más sólida, pero conocer los valores de otras personas es igualmente importante.
  • Descubra cuáles son sus valores actuales, y anótelos por orden de importancia.
  • ¿Cuáles tendrían que ser mis valores para alcanzar el destino que deseo y merezco?
  • Aristóteles: “Somos aquello que hacemos repetidamente”.
  • No hay en la vida nada capaz de compararse con la sensación de plenitud que se experimenta al saber que se ha hecho lo que se cree más correcto.
  • La vida es un acontecimiento variable, por lo que debemos organizar nuestras reglas de forma que nos permitan adaptarnos, crecer y disfrutar.
  • Las reglas son un atajo para nuestro cerebro. Nos permiten tomar decisiones inmediatas acerca de lo que significan las cosas y qué deberíamos hacer al respecto.
  • La mayoría de nosotros ha creado numerosas formas de sentirse mal, y sólo conoce muy pocas formas de sentirse realmente bien.
  • ¿Cómo sabemos si una regla nos capacita o nos limita?
    • Se trata de una regla limitadora si es imposible de satisfacer. Si sus criterios son tan complejos, variados o intensos que no puede usted ganar nunca en el juego de la vida.
    • Una regla es limitadora si algo que usted mismo no puede controlar determina el que se satisfaga o no esa regla.
    • Una regla es limitadora cuando sólo le deja unas pocas formas de sentirse bien, y le ofrece en cambio muchas formas de sentirse mal.
  • Nuestra autoestima depende de nuestra habilidad para sentir que estamos a cargo del control de los acontecimientos que se producen a nuestro alrededor.
  • Cada una de las personas que le rodean tiene diferentes reglas y valores, y las de ellas no son ni mejores ni peores que las suyas.
  • En el fondo de toda perturbación emocional que sienta con otro ser humano, siempre encontrará una perturbación de una regla.
  • Las reglas lo determinan todo.
  • Si alguna vez se siente perturbado o enfadado con alguien, recuerde que son sus propias reglas las que le perturban, y no el comportamiento de la otra persona.
  • Dime cuáles son esas reglas. ¿Cómo acostumbras mostrar respeto, amor, cariño, cuidado, preocupación, etc?
  • Creo que tengo muchos amigos porque mis reglas para la amistad son muy fáciles de satisfacer. Lo único que se tiene que hacer es ocuparse de mí y quererme, y yo me ocuparé de usted y le querré, y ya somos amigos.
  • Tenemos una jerarquía de reglas, lo mismo que la tenemos para los valores.
  • Nuestra imaginación es diez veces más potente que nuestra fuerza de voluntad.
  • Antoine de Saint-Exupery: “Sólo con el corazón puede verse correctamente; lo esencial es invisible al ojo humano”.
  • Nada desaparece nunca en el universo; sólo cambia de forma.
  • Cualquier límite que tenga en la vida es probablemente el resultado de unas referencias limitadas. Expansione sus referencias, y expansionará inmediatamente su vida.
  • Arthur C. Clarke: “La única forma de descubrir los límites de lo posible consiste en ir más allá de ellos, hacia lo imposible”.
  • Charles de Gaulle: “Nunca se conseguirá nada grande sin hombres grandes, y los hombres sólo son grandes si están decididos a serlo”.
  • ¿Qué es exactamente la identidad? Es simplemente las creencias que usamos para definir nuestra propia individualidad, lo que nos hace únicos, buenos, malos o indiferentes con respecto a otros individuos. Y nuestro sentido de la certidumbre acercade quiénes somos crea las fronteras y límites dentro de los cuales vivimos.
  • ¿Ha elegido usted conscientemente su identidad?
  • Tener una identidad que se encuentre específicamente vinculada con la edad o con el aspecto que se tiene terminaría por producir dolor porque esas cosas cambian. Si poseemos un sentido más amplio de quiénes somos, nuestra identidad nunca se ve amenazada.
  • Si se da cuenta que su identidad le crea dolor, sepa que aquello que llama su identidad no es más que aquello con lo que usted haya decidido identificarse, y que eso es algo que puede usted cambiar en un momento.
  • Si decidimos pensar, sentir y actuar como la clase de persona que deseamos ser, nos convertiremos en esa persona.
  • Se conjetura que las mujeres continúan segregando hormona del crecimiento hasta edad avanzada, y ésa es una de las razones por las que viven más.
  • Si no conoce los valores y las reglas de la persona con quien comparte una relación, debe prepararse para el dolor.
  • Si quiere hacer durar su relación, no amenace nunca, nunca, nunca, nunca la propia relación. El simple hecho de hacer esa afirmación crea la posibilidad, y también induce un temor desestabilizador en los dos miembros de la pareja.
  • Antonio Porcha: “En un corazón lleno siempre hay espacio para todo, mientras que en un corazón vacío no queda espacio para nada”.
  • El cerebro sólo sabe lo que hacer cuando establece una clara asociación acerca de lo que necesita evitar y hacia lo que necesita moverse.
  • Una forma de crear su propio código de conducta consiste en revisar los códigos de conducta que ya existen.
  • Mencio: “El gran hombre es aquel que no pierde su corazón de niño”.
  • La vida es acumulativa. Sean cuales fueren los resultados que estamos experimentando en nuestras vidas, no son más que la acumulación de una serie de pequeñas decisiones que hemos ido tomando como individuos, como familias, como comunidad, como sociedad y como especie.
  • Una vez que nos hayamos dado cuenta de que la raíz de todos los problemas está en el comportamiento, entonces también sabemos que somos los únicos capaces de cambiarlo.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

9 comentarios para “Controle su destino de Anthony Robbins – Apuntes Breves”

  1. […] Controle su destino de Anthony Robbins. […]

    Me gusta

  2. […] Controle su destino de Anthony Robbins. […]

    Me gusta

  3. […] Controle su destino de Anthony Robbins. […]

    Me gusta

  4. […] Controle su destino de Anthony Robbins. […]

    Me gusta

  5. […] Controle su destino de Anthony Robbins. […]

    Me gusta

  6. […] Controle su destino de Anthony Robbins. […]

    Me gusta

  7. […] Controle su destino de Anthony Robbins. […]

    Me gusta

  8. […] Controle su destino de Anthony Robbins. […]

    Me gusta

  9. […] Controle su destino de Anthony Robbins. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: