Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Homo Deus. Breve historia del mañana de Yuval Noah Harari – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 23 de enero, 2018


Título original: Homo Deus. A Brief History of Tomorrow.
© 2015, Yuval Noah Harari
Editorial: Debate.

¿Qué nos depara el futuro?

Yuval Noah Harari, autor bestseller de Sapiens. De animales a dioses, augura un mundo no tan lejano en el cual nos veremos enfrentados a una nueva serie de retos.

Homo Deus explora los proyectos, los sueños y las pesadillas que irán moldeando el siglo XXI, desde superar la muerte hasta la creación de la inteligencia artificial.

Cuando tu smartphone te conozca mejor de lo que te conoces a ti mismo, ¿seguirás escogiendo tu trabajo, a tu pareja y a tu presidente?

Cuando la inteligencia artificial nos desmarque del mercado laboral, ¿encontrarán los millones de desempleados algún tipo de significado en las drogas o los juegos virtuales?

Cuando los cuerpos y cerebros sean productos de diseño, ¿cederá la selección natural el paso al diseño inteligente?

Esto es el futuro de la evolución. Esto es Homo Deus.

Yuval Noah Harari (1976) es profesor de historia en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Se especializó en historia medieval y militar, pero tras doctorarse en la Universidad de Oxford, pasó al campo más amplio de la historia del mundo y los procesos macrohistóricos.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • La hambruna, la peste y la guerra coparon siempre los primeros puestos de la lista. Generación tras generación, los seres humanos rezaron a todos los dioses, ángeles y santos …, pero siguieron muriendo por millones a causa del hambre, las epidemias y la violencia.
  • En las últimas décadas hemos conseguido controlar la hambruna, la peste y la guerra. Desde luego, estos problemas no se han resuelto por completo, pero han dejado de ser fuerzas de la naturaleza incomprensibles e incontrolables para transformarse en retos manejables.
  • Cuando escapan a nuestro control, sospechamos que alguien debe de haberla fastidiado, organizamos una comisión de investigación y nos prometemos que la siguiente vez lo haremos mejor.
  • ¿Cómo se siente uno cuando no ha comido durante días y días y no tiene ni idea de cuándo conseguirá el siguiente bocado? En la actualidad, la mayor parte de la gente nunca ha vivido este tormento insoportable. Nuestros antepasados lo conocieron demasiado bien.
  • En la mayor parte del planeta, aunque una persona pierda el trabajo y todas sus posesiones, es improbable que muera de hambre.
  • Aunque centenares de millones de personas siguen pasando hambre casi a diario, en la mayoría de los países pocas mueren en realidad de hambre.
  • Por primera vez en su historia documentada, China está ahora libre de hambrunas.
  • Se espera que la mitad de la humanidad sea obesa en 2030.
  • La gente vivía en la antigua Atenas o en la Florencia medieval sabiendo que podían enfermar y morir la semana siguiente, o que en cualquier momento podía desatarse una epidemia que acabara con toda su familia en un abrir y cerrar de ojos.
  • Hasta la era moderna, los humanos achacaban las enfermedades al mal aire, a demonios malévolos y a dioses enfurecidos, y no sospechaban de la existencia de bacterias ni virus.
  • Las epidemias continuaron matando a decenas de millones de personas hasta bien entrado el siglo XX.
  • Es probable que en el futuro haya epidemias importantes pero sólo si la propia humanidad las crea, al servicio de alguna ideología despiadada.
  • En esencia, el terrorismo es un espectáculo. Los terroristas organizan un espectáculo de violencia pavoroso, que capta nuestra imaginación y hace que nos sintamos como si retrocediéramos hasta el caos medieval.
  • Es probable que los próximos objetivos de la humanidad sean la inmortalidad, la felicidad y la divinidad.
  • Los humanos siempre mueren debido a algún fallo técnico. No hay nada metafísico en esto. Y cada problema técnico tiene una solución técnica.
  • La muerte se ha convertido en una razón casi automática para pleitos e investigaciones. “¿Cómo es que han muerto? Alguien, en algún lugar, metió la pata”.
  • Los que somos mortales ponemos en riesgo nuestra vida casi a diario, porque sabemos que, de todos modos, esta terminará. Pero si uno cree que puede vivir eternamente, estaría loco para jugarse la eternidad de ese modo.
  • El físico Max Planck dijo que la ciencia avanza funeral a funeral. Quería decir que únicamente cuando una generación expira, tienen las nuevas teorías una oportunidad de erradicar las antiguas.
  • Las personas de setenta años no eran consideradas bichos raros en siglos anteriores. Galileo Galilei murió a los setenta y siete años; Isaac Newton, a los ochenta y cuatro, y Miguel Ángel vivió hasta la avanzada edad de ochenta y ocho años.
  • La medicina moderna no ha prolongado la duración natural de nuestra vida en un solo año. Su gran logro ha sido salvarnos de la muerte prematura y permitirnos gozar de los años que nos corresponden.
  • Gran parte de nuestra creatividad artística, nuestro compromiso político y nuestra devoción religiosa se alimenta del miedo a la muerte.
  • Las escuelas se fundaron para producir ciudadanos hábiles y obedientes que sirvieran lealmente a la nación.
  • Cuando Epicuro definió la felicidad como el bien supremo, advirtió a sus discípulos que para ser feliz hay que trabajar con ahínco. Los logros materiales por sí solos no nos satisfarán durante mucho tiempo.
  • A pesar de la mayor prosperidad, confort y seguridad, la tasa de suicidios en el mundo desarrollado sea también mucho más elevada que en las sociedades tradicionales.
  • El sucesor de Bentham, John Stuart Mill, explicaba que la felicidad no es otra cosa que placer y ausencia de dolor, y que más allá del placer y del dolor no hay bien ni mal.
  • Nunca reaccionamos a acontecimientos del mundo exterior, sino solo a sensaciones de nuestro propio cuerpo.
  • Las sensaciones placenteras desaparecen rápidamente, y más pronto o más tarde se transforman en sensaciones desagradables.
  • Durante incontables generaciones, nuestro sistema bioquímico se adaptó a aumentar nuestras probabilidades de supervivencia y reproducción, no nuestra felicidad.
  • Al buscar la dicha y la inmortalidad, los humanos tratan en realidad de ascender a dioses.
  • El ascenso de humanos a dioses puede seguir cualquiera de estos tres caminos: ingeniería biológica, ingeniería ciborg e ingeniería de seres no orgánicos.
  • No hay una línea clara que separe curar de mejorar. La medicina casi siempre empieza salvando a las personas de caer por debajo de la normal, pero las mismas herramientas y conocimientos pueden usarse entonces para sobrepasar la normal.
  • La curación esla justificación inicial para cualquier mejora.
  • Quienes viven en palacios siempre han tenido proyectos diferentes de quienes viven en chozas, y es improbable que esto cambien en el siglo XXI.
  • La idea de plantar un jardín con césped en la entrada de residencias privadas y edificios públicos nació en los castillos de los aristócratas franceses e ingleses en la Edad Media tardía. En la época moderna temprana, esta costumbre arraigó profundamente y se convirtió en la característica de la nobleza. El pulcro prado de la entrada de los castillos era un símbolo de estatus que nadie podía falsificar.
  • Las mismas tecnologías que pueden transformar a los humanos en dioses podrían hacer también que acabaran siendo irrelevantes.
  • Homo sapiens hace todo lo que puede para olvidarlo, pero es un animal.
  • La relación entre los humanos y los animales es el mejor modelo que tenemos para las futuras relaciones entre los superhumanos y los humanos.
  • El mundo está poblado principalmente por humanos y sus animales domesticados. En la actualidad, más del 90% de los grandes animales del mundo (los que pesan más unos pocos kilogramos) son o bien humanos o bien animales domesticados.
  • Los animales domesticados han heredado de sus antepasados salvajes muchas necesidades físicas, emocionales y sociales que son supérfluas en las granjas humanas.
  • Las emociones son algoritmos bioquímicos vitales para la supervivencia y la reproducción de todos los mamíferos.
  • Los mamíferos no pueden vivir solo de comida. También necesitan vínculos emocionales.
  • La teología, la mitología y la liturgia de religiones tales como el judaísmo, el hinduismo y el cristianismo giraban al principio alrededor de las relaciones entre humanos, plantas domésticas y animales de granja.
  • Con ayuda de vacunas, medicamentos, hormonas, plaguicidas, sistemas centralizados de aire acondicionado y comederos automáticos, hoy en día es posible apiñar decenas de miles de cerdos, vacas y gallinas en ordenadas hileras de jaulas estrechas, y producir carne, leche y huevos con una eficiencia nunca vista anteriormente.
  • No existe una sola evidencia científica de que, en contraste con los cerdos, los sapiens posean alma.
  • Si uno entiende de verdad la teoría de la evolución, comprende que el alma no existe.
  • La selección natural puede producir un ojo humano, porque el ojo tiene partes. Pero el alma no tiene partes.
  • La ciencia sabe muy poco acerca de la mente y la conciencia.
  • La historia de la ciencia está repleta de conceptos y teorías que se abandonaron.
  • Nuestra jerga psicológica está todavía llena de conceptos prestados de la ingeniería mecánica.
  • El ejército recluta a jóvenes en el momento justo en el que su impulso sexual es más fuerte. El ejército limita las oportunidades de los soldados de mantener relaciones sexuales y de liberar toda esta presión reprimida, que, en consecuencia, se acumula en su interior.
  • Ya hace miles de años que los filósofos advirtieron que no hay manera de demostrar de forma concluyente que nadie que no seamos nosotros mismos posee una mente.
  • El peso de la evidencia indica que los humanos no son únicos en poseer los sustratos neurológicos que generan conciencia.
  • Homo sapiens es la única especie en la Tierra capaz de cooperar de manera flexible en gran número.
  • Las revoluciones las hacen pequeñas redes de agitadores y no las masas.
  • En 1917, cuando las clases superior y media rusas sumaban al menos tres millones de personas, el Partido Comunista tenía solo 23.000 miembros. Los comunistas se hicieron con el control del inmenso Imperio ruso porque se organizacion bien.
  • Los sapiens no se comportan según una fría lógica matemática, sino según una cálida lógica social. Nos rigen las emociones.
  • Las personas en gran número se comportan de una manera fundamentalmente diferente a cuando se encuentran en pequeño número.
  • Puesto que un millón de personas no puede tomar decisiones de forma colectiva, en cada grupo podría surgir una pequeña élite dominante.
  • El valor del dinero no es lo único que peude evaporarse cuando la gente deja de creer en ello. Lo mismo puede ocurrir con leyes, dioses e incluso imperios enteros.
  • Quizá algún día los descubrimientos en neurobiología nos permitan explicar el comunismo y las cruzadas en términos estrictamente bioquímicos, pero estamos muy lejos de este momento.
  • Aunque las escrituras engañen a la g ente acerca de la verdadera naturaleza de la realidad, pueden no obstante conservar su autoridad durante miles de años.
  • Esta es la razón por la que el divorcio es tan traumático para ellos. Un niño de cinco años no puede comprender que ocurra algo importante por razones que no tengan que ver con él.
  • La ficción no es mala. Es vital. Sin relatos aceptados de manera generalizada sobre cosas como el dinero, los estados y las empresas, ninguna sociedad humana compleja pueda funcionar.
  • Con demasiada frecuencia, la gente confunde la religión con superstición, espiritualidad, creencia en poderes sobrenaturales o creencia en dioses. La religión no es ninguna de esas cosas.
  • La religión la crean los humanos y no los dioses, y se define por su función social y no por la existencia de deidades. La religión es cualquier historia de amplio espectro que confiere legitimidad superhumana a leyes, normas y valores.
  • Todas las sociedades dicen a sus miembros que tienen que creer en alguna ley moral superhumana, y que infringir dicha ley acarreará una catástrofe.
  • En el budimos zen se dice que “Si te encuentras a Buda por el camino, mátalo”, lo que significa que si mientras caminas por la senda espiritual te encuentras con las ideas rígidas y las rígidas leyes del budismo institucionalizado, también debes liberarte de ellas.
  • Para las religiones, la espiritualidad es una amenaza peligrosa. Las religiones se esfuerzan típicamente por refrenar las búsquedas espirituales de sus seguidores.
  • La ciencia siempre necesita ayuda religiosa en la creación de instituciones humanas viables. No existe método científico alguno para determinar cómo deberían comportarse los humanos.
  • Los relatos religiosos casi siempre incluyen tres partes: 1. Juicios éticos. 2. Afirmaciones fácticas. 3. Mezcla de juicios éticos y afirmaciones fácticas, cuyo resultado son directrices.
  • En 1441, Lorenzo Valla, sacerdote católico y pionero lingüista, publicí un estudio científico que demostraba que la Donación de Constantino estaba falsificada. Hoy en día, todos los historiadores están de acuerdo en que fue falsificada en la corte papal en algún momento del siglo VIII.
  • En la época de Colón, Copérnico y Newton, Europa tenía la mayor concentración de fanáticos religiosos del mundo, y el nivel más bajo de tolerancia. Si hubiéramos viajado a El Cairo o a EStambul hacia 1600, habríamos encontrado allí una metrópolis multicultural y tolerante. No obstante, la revolución científica empezó en Londre y en París y no en El Cairo ni en Estambul.
  • Los humanos estamos de acuerdo en renunciar al sentido a cambio del poder.
  • A cambio de renunciar al poder, los humanos premodernos creían que su vida ganaba en sentido.
  • El crédito es la manifestación económica de la confianza.
  • La Unión Soviética, con sus megalómanos Planes Quinquenales, estaba tan obsesionada con el crecimiento como el más despiadado magnate y ladrón norteamericano.
  • En un mundo capitalista, las vidas de los pobres solo mejoran cuando la economía crece. De ahí la improbabilidad de que respalden ninguna medida para reducir las futuras amenazas ecológicas que se base en desacelerar el crecimiento económico actual.
  • El pacto moderno nos prometió un poder sin precedentes, y la promesa se ha cumplido.
  • La educación humanista moderna cree en enseñar a los alumnos a pensar por sí mismos. Es bueno saber qué opinaban Aristóteles, Salomón o santo Tomás de la política, el arte y la economía, pero, pues que el origen supremo el sentido y la autoridad reside en nosotros mismos, es mucho más importante saber qué es lo que uno opina acerca de estas cuestiones.
  • Los científicos no pueden emitir juicios éticos. No hay cantidad de datos ni hechicería matemática que pueda demostrar que asesinar está mal. Pero las sociedades humanas no pueden sobrevivir sin estos juicios de valor.
  • El humanismo ve la vida como un proceso gradual de cambio interior, que lleva de la ignorancia al esclarecimiento por medio de experiencias.
  • La finalidad de la vida humanista es desarrollar completamente nuestro conocimiento a través de una gran variedad de experiencias intelectuales, emocionales y físicas.
  • Mis opiniones políticas actuales, lo que me gusta y lo que no me gusta, y mis aficiones y ambiciones no reflejan mi auténtico yo. Reflejan más bien la educación que he recibido y mi entorno social. Dependen de mi clase social y están moldeados por mi vecindario y mi escuela. Tanto a los ricos como a los pobres se les somete a un lavado de cerebro desde el momento en que nacen. A los ricos se les enseña a obviar a los pobres, mientras que a los pobres se les enseña a obviar sus verdaderos intereses.
  • La experiencia de la guerra empuja a la humanidad a nuevos logros. La guerra da rienda suelta a la selección natural. Extermina a los débiles y recompensa a los violentos y a los ambiciosos.
  • Según los humanistas evolutivos, quienquiera que argumente que todas las experiencias humanas son igual de valiosas es un imbécil o un cobarde. Tal vulgaridad y timidez solo conducirá a la degeneración y a la extinción de la humanidad.
  • Al animar a la gente a considerarse individuos aislados, el liberalismo la separa de los demás miembros de la clase y le impide unirse contra el sistema que la oprime. El liberalismo perpetúa la desigualdad, y condena a las masas a la pobreza y a la élite a la alienación.
  • Lenin: “El comunismo es el poder los soviets más la electrificación de todo el país”.
  • La Iglesia estableció las primeras empresas económicas europeas: los monasterios, que durante mil año encabezaron la economía europea e introdujeron métodos agrícolas y administrativos avanzados.
  • Las religiones tradicionales no tienen nada que decir sobre la ingeniería genética o la inteligencia artificial, y la mayoría de los sacerdotes, rabinos y mufíes no entienden los últimos descubrimientos en biología e informática.
  • El libre albedrío existe únicamente en los relatos imaginarios que los humanos hemos inventado. De la misma manera que la evolución no puede armonizar con almas eternas, tampoco puede tragarse la idea del libre albedrío.
  • Yo no elijo mis deseos. Solo los siento, y actúo en consecuencia.
  • Si los organismos en verdad carecen de libre albedrío, ello implica que podemos manipular e incluso controlar sus deseos mediante el uso de drogas, ingeniería genética y estimulación directa del cerebro.
  • El yo único y auténtico es tan real como el alma cristiana eterna, Santa Claus y el conejo de Pascua.
  • Cuando el yo narrador recuerda la visita al médico, diez segundos de placer al final de la visita borrarán muchos minutos de ansiedad y dolor.
  • Si se quiere hacer que la gente crea en entidades imaginarias tales como dioses y naciones, hay que hacer que sacrifiquen algo valioso. Cuanto más doloroso es el sacrificio, más se convence la gente de la existencia del receptor imaginario. Si los mitos nacionales italianos o la propaganda comunista son mentira, entonces me veré obligado a admitir que la muerte de mi hijo o mi propia parálisis no han tenido sentido alguno. Pocas personas tiene estómago para admitir algo así.
  • El dilema más importante en la economía del siglo XXI bien pudiera ser qué hacer con toda la gente superflua.
  • A medida que los algoritmos expulsen a los humanos del mercado laboral, la riqueza podría acabar concentrada en manos de la minúscula élite que posea los todopoderosos algoritmos, generando así una desigualdad social y política sin precedentes.
  • Esta “clase inútil” no solo estará desempleada: será inempleable.
  • El problema no es crear nuevos empleos. El problema crucial es crear nuevos empleos en los que los humanos rindan mejor que los algoritmos.
  • Muchas culturas creían que lo que las personas ven y hacen en sus sueños no es menos importante que lo que ven y hacen cuando están despiertas.
  • La religión emergente más interesante es el dataísmo, que no venera ni a dioses ni al hombre: adora los datos.
  • Se ha estimado que la Bolsa necesita solo quince minutos de comercio para determinar la influencia de un titula del The New York Times sobre los precios de la mayoría de las acciones.
  • El capitalismo ganó la Guerra Fría porque el procesamiento de datos distribuido funciona mejor que el procesamiento de datos centralizado, al menos en períodos de cambios tecnológicos acelerados.
  • En los inicios del siglo XXI, la política está desprovista de visiones grandiosas. El gobierno se ha convertido en mera administración. Gestiona el país, pero ya no lo dirige.
  • Algunas personas creen que, al fin y al cabo, alguien está al cargo. No políticos demócratas ni déspotas autócratas, sino una pequeña camarilla de multimillonarios que gobiernan secretamente el mundo. Pero estas teorías conspiratorias nunca funcionan, porque subestiman la complejidad del sistema.
  • Si el hombre más rico del mundo quisiera ganar otros 1.000 millones de dólares, podría fácilmente amañar el sistema para conseguir su objetivo. Por el contrario, si quisiera reducir la desigualdad global o detener el calentamiento global, ni siquiera él podría hacerlo, porque el sistema es demasiado complejo.
  • La gente rara vez consigue inventar un valor completamente nuevo. La última vez que esto ocurrió fue en el siglo XVIII, cuando la revolución humanista predicó los emocionantes ideales de la libertad, la igualdad y la fraternidad.
  • Si adoptamos una visión realmente amplia de la vida, todos los demás problemas y cuestiones resultan eclipsados por tres procesos interconectados:
    1. La ciencia converge en un dogma universal, que afirma que los organismos son algoritmos y que la vida es procesamiento de datos.
    2. La inteligencia se desconecta de la conciencia.
    3. Algoritmos no conscientes pero inteligentísimos pronto podrían conocernos mejor que nosotros mismos.
  • Estos tres procesos plantean tres interrogantes clave, que espero que permanezcan en la mente del lector mucho después de que haya terminado de leer este libro:
    1. ¿Son en verdad los organismos solo algoritmos y es en verdad la vida solo procesamiento de datos?
    2. ¿Qué es más valiosos: la inteligencia o la conciencia?
    3. ¿Qué le ocurrirá a la sociedad, a la política y a la vida cotidiana cuando algoritmos no conscientes pero muy inteligentes nos conozcan mejor que nosotros mismos?

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Anuncios

3 comentarios to “Homo Deus. Breve historia del mañana de Yuval Noah Harari – Apuntes Breves”

  1. […] Artículo: Homo Deus. Breve historia del mañana de Yuval Noah Harari – Apuntes Breves […]

  2. […] Homo Deus. Breve historia del mañana de Yuval Noah Harari. […]

  3. […] Homo Deus. Breve historia del mañana de Yuval Noah Harari. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: