Raul Barral Tamayo's Blog

Frases Llenas

  • Calendario

    mayo 2019
    L M X J V S D
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Estadísticas

    • 1.143.080 páginas vistas
  • Archivos

  • Últimos Posts Más Vistos

  • Top Últimos Clicks

    • Ninguna

El amor: la gran oportunidad de Enrique Rojas – Apuntes

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 21 de mayo, 2019


© Enrique Rojas, 2011.
Editorial: Ediciones Temas de Hoy.

¿Qué es el amor? ¿Cuál es la esencia del enamoramiento? ¿Cómo hacer bien la elección de la persona adecuada? ¿Cómo conseguir un amor sólido, fuerte y duradero? ¿Cuáles son los pilares del amor en una pareja? ¿Qué pautas debemos seguir para resolver los conflictos conyugales?

En una época marcada por la ruptura de las parejas y la fragilidad del compromiso, el doctor Enrique Rojas propone en El amor: la gran oportunidad una visión profunda y completa del amor, ofrece ténicas para superar las crisis que inevitablemente se producen en todo matrimonio, instruye a los jóvenes en el arte de la convivencia y brinda una serie de consejos para los que van a casarse.

El amor es la necesidad de salir de uno mismo y encontrar a otra persona para caminar juntos a lo largo de la existencia. No es suficiente con estar enamorado para que el amor funcione y perdure. El amor verdadero consiste más en dar que en recibir. El amor es el fundamento primero y último del ser humano.

Enrique Rojas, Catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • El amor hay que cuidarlo día a día; si no, se pierde, se diluye, se evapora.
  • El amor es la necesidad de salir de uno mismo y encontrar a otra persona para caminar juntos a lo largo de la existencia.
  • Necesitamos aclararnos, tener las ideas nítidas y saber distinguir entre sexo y amor, entre desear y querer, entre sentirse atraído y necesitar a una persona. Las imprecisiones están a l aorden del día y estas confusiones tienen como resultado que mucha gente esté perdida, sin tener los pies sobre la tierra y sin saber a qué atenerse.
  • Comprender tarde es no comprender.
  • Amar a alguien implica el deseo de unirse con esa persona.
  • No se puede amar lo que no se conoce.
  • C. S. Lewis nos explica en su libro Los cuatro amores las distintas modalidades de amor que pueden darse: el afecto, la amistad, el eros y la caridad.
  • La meta de este texto es demostrar que muchos amores de pareja fracasan porque no se ha entendido bien la riqueza y diversidad de los elementos que lo componen.
  • Si el amor es el primer argumento de la vida, hay que conocerlo, antes de exaltarlo de forma excesiva y acrítica.
  • Poca gente sabe, conoce, practica, cultiva y trabaja el verdadero amor.
  • Estar informado es importante e implica conocer lo que está sucediendo en nuestro entorno, pero lo realmente decisivo es la formación, que es mucho más que lo anterior y significa, entre otras cosas, tener criterio, saber a qué atenerse, comprender los signos de los tiempos, saber nadar en medio del oleaje de los sucesos que se van produciendo y no perdernos en la selva espesa de todo lo que llega y nos arrolla con su ritmo sorpresivo.
  • El amor es un arte que se aprende con el paso del tiempo. Requiere conocimiento y esfuerzo. Necesita tanto de la pasión como de la paciencia. Exige formación y oficio.
  • Nuestro primer contacto con la realidad es afectivo. El corazón va por delante de la cabeza. Por eso hay que reivindicar la inteligencia emocional.
  • El amor es el fundamento primero y último del ser humano.
  • Esta sociedad de principio de siglo XXI sabe muy poco del amor; por eso vemos cada día tanta gente perdida en los afectos. Estamos rodeados de analfabetos sentimentales.
  • la belleza interior es un cierto estado de plenitud, una personalidad bien proporcionada, una estética privada.
  • Estas dos variables son condiciones sine qua non para enamorarse: admiración y atracción. Una se alimenta de la otra.
  • El enamoramiento va dando paso a la pertenencia: tú eres mi vida, tú eres mi amor y necesito estar a tu lado. En esta fase se va produciendo la exaltación de la exclusividad: no quiero compartirte con nadie.
  • El amor es el deseo de hacer eterno lo que es transitorio.
  • No me enamoro de una persona real, sino imaginada en positivo.
  • Enamorarse es crear una mitología privada con alguien.
  • Elegir es seleccionar un cierto tipo humano, un perfil aproximado. Este será percibido en la cuatro principales notas que debe tener: físico, psicológico, cultural y espiritual.
  • Me parece un tremendo error obviar esta dimensión espiritual, pues a la larga uno de los cementos de unión más firmes de la pareja será el hecho de tener y vivir unas ideas y creencias comunes, con sencillez, coherencia y valentía. Al estar en una sociedad excesivamente secularizada, puede resultar difícil hablar de estos temas, pero es necesario hacerlo.
  • El amor inteligente está hecho de corazón, cabeza y cultura: sentimientos, razones y espiritualidad.
  • Cuando el amor llega puede ser ciego, pero cuando se va es muy lúcido.
  • Cuidar los detalles pequeños hace duradero el amor.
  • Al principio, cuando el amor llega, conmociona la vida, la dilata, la desordena y la enfrenta consigo misma. Más tarde, la organiza y la asienta, dándole solidez y firmeza, construyendo un edificio común cuya arquitectura está bien estructurada.
  • Consejos:
    • No divinizar el amor.
    • No hacer de la otra persona un absoluto.
    • Es un error grave pensar que con estar enamorado es suficiente para que el amor funcione y dure.
    • La visa conyugal necesita aprendizajes sucesivos.
    • Hay que se consciente de que se pueden dar algunas crisis de la pareja.
    • Saber que el amor maduro es un logro que tarda en llegar y significa la unión de dos personas, manteniendo cada uno su propia individualidad.
    • El amor verdadero consiste más en dar que en recibir.
  • El amor se suele exaltar en las canciones de siempre y eso suele contagiarse al espíritu de la gente joven, que se emborracha del término y lo convierte en algo mágico, maravilloso, excelente. Y eso es un error. Porque es cierto que el amor tiene mucho de divino, pero también incide a fondo en lo humano.
  • Hay que evitar una valoración excesiva de la persona que hemos escogido. En los primeros tiempos del enamoramiento, es normal que suceda así, pero cuando van pasando los meses, es menester ver al otro como realmente es, captando sus virtudes y sus defectos.
  • Hay que evitar perder la cabeza por esa persona en el sentido imaginario, pues si ese punto de vista no se corrige después de un cierto tiempo, la relación entrará antes o después en una vivencia difícil, dolorosa, con conflictos pequeños y medianos a la vuelta de la esquina.
  • El amor es como un fuego: hay que alimentarlo día a día a base de cosas pequeñas.
  • Qué fácil es enamorarse y qué complicado permanecer enamorado.
  • El hecho de cuidar los detalles pequeños va convirtiendo al amor en algo fuerte, sólido, firme, bien conjugado.
  • Lo cotidiano no es nunca banal, ni insignificante, ni puede descuidarse.
  • Un hombre sensato se pregunta: “¿Qué puedo hacer para que mi mujer esté contenta? ¿Qué cosas menudas le puedo ofrecer en positivo para que se sienta bien? ¿Qué es lo que ella espera de mí en un momento como este?”.
  • Tres preguntas básicas para dejar bien claro cómo se encuentra la relación entre ambos:
    • Cuáles son las principales áreas de conflicto entre vosotros, clasificadas de mayor a menor importancia.
    • Qué le quitarías a tu forma de ser y qué le añadirías para que mejorara la relación entre vosotros dos.
    • Qué le quitarías y qué le añadirías a tu cónyuge.
  • Las personas que son poco maduras en los sentimientos creen que todo irá saliendo más o menos bien y que no habrá problemas y que las cosas se resuelven solas … Pero hay que saber que se tarda años en conseguir la compenetración de la pareja.
  • Para estar bien con alguien hace falta estar primero bien con uno mismo.
  • A lo largo de cualquier relación conyugal puede tener lugar alguna crisis de pareja, incluso en matrimonios estables y positivos. Esto sucede simple, lisa y llanamente por la enorme complejidad de la convivencia cercana.
  • No debemos olvidar que lo más alto no puede sostenerse sin lo más bajo.
  • Dos personas se convierten en una y, no obstante, siguen siendo dos. No anular al otro y hacerlo como uno quiere que sea, sino respetar su libertad y su personalidad.
  • El amor es siempre dinámico, está en movimiento.
  • La psicoterapia es el arte de hacer cambiar las conductas neuróticas y negativas por otras más acordes con los factores desencadenantes y hacerlas más positivas.
  • Hay una idea errónea que consiste en pensar que dar es renunciar, privarse de algo. No es así. Cuando yo doy algo que sale de mí, percibo mi fuerza, mi riqueza, el dominio que tengo sobre mi persona, y me doy cuenta de que soy capaz de priorizar a la otra persona, de ponerla por delante de mí.
  • Hay más felicidad en dar que en recibir.
  • No ha sido al principio un hombre cariñoso, pero yo lo he ido haciendo así. Se lo decía: “Quiero que me beses, que me digas cosas agradables, que cuando estés en casa estés pendiente de los niños y también de mí”.
  • Dentro del enamoramiento, la fase final consiste en decirle a esa persona: no entiendo la vida sin ti. Eres parte fundamental de mi proyecto. Admiración, fijación de la atención, necesidad de estar con ella y, por supuesto, exclusividad.
  • Los sentimientos son estado de ánimo, positivos o negativos, que nos acercan o nos alejan del objeto o la persona que aparece delante de nosotros.
  • Los sentimientos son motores de la conducta. Una vida puede estar centrada en el amor en sus distintas variedades o en el odio.
  • Cualquier amor pasará por momento difíciles y de desaliento. Hay que ser conscientes de esto con rotundidad. Incluso el mejor amor, si no es cuidado con esmero, irá disminuyendo en cantidad y calidad.
  • La convivencia es el arte de comprender y de ceder.
  • Evitar hablar de cosas personales con dureza, tomando derroteros no queridos y diciéndose frases duras y palabras descalificadoras.
  • Esta tetralogía (hedonismo-consumismo-permisividad-relativismo) da como resultado un ser humano sin referente ni remitente: que no sabe de dónde viene ni adónde va.
  • El amor necesita de la voluntad para corregirse y pulir los fallos y defectos que se presenten en la convivencia.
  • El amor es la gran oportunidad para mirar a la excelencia.
  • Cuando todo va bien en el enamoramiento, se tiene la impresión de que a esa persona se la conoce de toda la vida.
  • La cosas no salen bien porque sí, sino porque se está detrás de ellas, trabajando sus distintos matices y vertientes. La motivación refuerza la voluntad.
  • Amar es complacer, regalar, satisfacer a la otra persona y también, pedir, solicitar, demandar.
  • Si la voluntad no actúa, la afectividad conyugal se puede ir transformando en una asociación de egoísmos, en donde cada uno va a lo suyo y las vidas se van haciendo paralelas.
  • El amor no es solo un sentimiento, sino que debe ser también una decisión. Amar a otra persona de verdad no puede quedarse en el puro afecto, sin más, sino que debe ser una decisión, un juicio y una promesa. La decisión es la determinación de cuidar con esmero e se amor elegido. El amor es un juicio que nos ayuda a distinguir lo positivo de lo negativo, y a valorar las circunstancias para proteger ese amor. Y también el amor es una promesa, que consiste en el esfuerzo fuerte y suave por asegurar que esa relación irá hacia delante.
  • Uno debe empezar el cambio en la pareja por uno mismo.
  • El perdón tiene una enorme inteligencia. Los que llevan mucho tiempo casados y funcionan bien saben que el perdón es un ingrediente básico de su unión. Perdonar es expresarlo de palabra y luchar por olvidar. Lo primero es inmediato; lo segundo necesita tiempo. El perdón es lo opuesto a la venganza. Saber perdonar es algo muy beneficioso para la salud mental de una persona.
  • No hay que llevar una contabilidad exhaustiva de fallos, errores, comentarios negativos, anécdotas desafortunadas, ni estar pendiente de la conducta del otro de forma milimétrica, ya que eso reduce la espontaneidad y origina tensión y ansiedad.
  • Amar con el corazón y con la cabeza, con los sentimientos y las razones. Amor afectivo y reflexivo a la vez. Esa es la meta, el reto, el desafío.
  • Amar es comprometerse. El amor es algo grande porque es comprometido. Amar es hacerse cargo, cuidar, atender, prometer, garantizar, avalar.
  • La fidelidad en el amor es un concepto, que implica esfuerzo por combatir el cansancio, las dificultades, la rutina.
  • En la sociedad actual está muy al alcance de la mano cualquier fórmula de ruptura: separación, divorcio, cambio de pareja … y eso lleva a que a veces  ni se plantee la lucha por mantener y sacar adelante ese amor, ni se intente poner lo mejor de uno mismo para tratar de recomponerlo; frente a eso, se escoge el camino más fácil. Este es un error que está trayendo unas terribles consecuencias.
  • EStamos en la era de la inmediatez: todo tiene que solucionarse de forma rápida, apresurada, pronta, por lo que se produce mucha precipitación; las cosas se hacen a la ligera y a la larga uno se da cuenta de los errores cometidos, cuando ya es tarde.
  • Todo amor inevitablemente es una experiencia dulce y amarga, transparente y opaca, sencilla en muchos momentos y compleja en otros, con fases en las que todo marcha fluido y otras en las que la relación se atasca. El amor verdadero tiene luces y sombras, como la vida misma.
  • Saber que el amor es algo dinámico significa verlo como un ser vivo, que puede mejorar, estancarse o retroceder.
  • Si el amor tiene dedicación y renuncia, va por buen camino.
  • El ser humano no puede vivir sin amor.
  • Una de las características de una sociedad civilizada y moderna, como indicador de que las cosas van bien, es la capacidad de amar.
  • El amor que nace es siempre en sus comienzos un sentimiento, que puede llegar a distintos grados de emoción o de pasión, según la intensidad que alcance.
  • El hombre quiere ser valorado; la mujer, comprendida.
  • La lealtad es honradez; la fidelidad es compromiso. La lealtad apunta más a la persona que es incapaz de cometer falsedades, de engañar con sus palabras o con sus actos, porque tiene unas convicciones fuertes. Mientras que la fidelidad se aplica a un comportamiento basado en la confianza, hecho de amor y deber. Uno es leal a su proyecto personal y fiel a su cónyuge.
  • La felicidad en minúscula en estar contento con lo que uno tiene y con lo que es.
  • Es un hombre de fondo bueno, positivo, pero muy alexitímico (que tiene gran dificultad para expresar sentimientos); esto en la vida conyugal es algo muy duro y hace que la persona que comparte con él la vida sufra mucho.
  • Las creencias comunes bien compartidas le dan solidez a la pareja. Es nada más y nada menos que tener una visión a largo plazo de lo que es la pareja.
  • Las piezas clave para matenerse enamorado son la admiración y el respto: seguir valorando al otro por su coherencia y trayectoria, y no perder nunca el trato positivo, digno y de calidad.
  • El amor abraza todos los aspectos de la persona.
  • Un amor desorientado va a tener graves consecuencias y repercusiones que empeorarán con el paso de los años.
  • Todo es perdonable si hay voluntad de pasar página y volver a empezar de nuevo.
  • El problema es quedarse instalado en el rencor, lo que se tradece en sentirse dolido y no olvidar.
  • En el odio se produce el deseo de destruir al otro y hacerle todo el daño posible de palabra y de obra.
  • ¿Qué quiere decir perdonar? Ser capaz de ir olvidando lo sucedido y considerar al otro como digno de compasión, aunque lo sucedido sea muy duro. Sin un profundo sentido espiritual no es posible el perdón.
  • La venganza y el odio envenenan la vida. Porque el resentimiento es una intoxicación que puede llegar a convertirse en algo obsesivo, donde lo negativo del pasado se vuelve duro, pesado, devastador, y produce un incendio de desuites que piden abrirse paso y destruir a la persona que nos hizo tanto mal.
  • La capacidad para olvidar y perdona es propia de personas maduras y llenas de amor.
  • Una persona psicológicamente sana es aquella que vive en el presente, ha luchado contra viento y marea para superar las heridas del pasado y vive empapada de porvenir.
  • El que está atado a los recuerdos negativos del pasado y no es capaz de alejar de sí el daño sufrido se va a ir convirtiendo en lo que en la psiquiatría clásica se llamaba un neurótico.
  • El perdón no consiste en hacer una especie de borrón y cuenta nueva, como si no hubiera pasado nada. No es eso. El perdón auténtico consiste en renunciar a la venganza y al odio por un fin superior.
  • El perdón en la vida conyugal es la gran salida; así se deshacen los nudos. La misericordia es superior a la justicia.
  • La lista de agravios es ese inventario de fallos, errores, faltas y desaciertos, pequeños y grandes, que se han ido dando durante la convivencia y que en momentos malos quiere salir, se ponen de pie y piden paso. Su efecto es muy destructivo. Su acción resulta demoledora. He comprobado en mi experiencia personal que, si no se le pone freno, puede acabar con la vida conyugal.
  • En las parejas que funcionan bien se discute muy poco. Saben que es un camino malo, dañino, maligno, pernicioso y agotador. Han aprendido que de las fuertes discusiones no surge la verdad ni se produce un acercamiento entre las personas; por eso saben que callar en momento difíciles es un gran acierto y requiere un buen autocontrol.
  • Aprender a no discutir es un logro muy beneficioso para la pareja.
  • El más equilibrado de la pareja debe ser el que antes corte la polémica y dirija la conversación hacia otros temas.
  • Ante una contrariedad, problema o conflicto, la primera actitud debe ser la reflexión serena, pues evita reacciones precipitadas, ansiedad, impulsos descontrolados o pérdidas de autocontrol.
  • El respto tiene tres áreas: la palabra, los gestos y las acciones.
  • Lo importante es que el que sea más generoso pida perdón enseguida, sin esperar que pase el tiempo; después conviene realizar gestos positivos, tratar de olvidarlo enseguida y no tenerlo más en cuenta.
  • Son muchas cosas las que podemos enumerar en este apartado: tener tacto y mano izquierda para decir las cosas que uno no ve bien del otro; tener el don de la oportunidad, saber decir las cosas con suavidad; no ser demasiado directos ni exhibir una claridad excesiva en los hechos que se comentan del otro; aprender cada uno a reírse de sí mismo y con el otro; evitar la disputa cuando existan criterios distintos.
  • Tener diferentes opiniones es algo normal, positivo y que es muy raro que u miembro de la pareja esté de acuerdo con el otro al cien por cien.
  • Hay parejas en las que cualquier cosa que sucede resulta grave. De ese modo, los sucesos se agrandan y se sacan de contexto, pues experimentan la vida de forma trágica. Así la convivencia se hace imposible, insoportable, molesta, insufrible.
  • El sentido del humor es patrimonio de los inteligentes.
  • Uno de los errores más comunes en la pareja es hablar a menudo de separación.
  • En casos difíciles es muy conveniente buscar a un árbitro, alguien cercano, que sea conocido y aceptado por los dos y que ponga orden en esa polémica buscando un acercamiento.
  • Decálogo para la convivencia conyugal:
    1. Estar siempre dispuesto a dar y recibir amor.
    2. Tener muy en cuenta que en la vida conyugal lo importante es lo pequeño, lo menudo.
    3. Luchar por no ser tan hipersensible en la convivencia.
    4. Evitar discusiones innecesarias.
    5. Hay que tener capacidad de reacción y superar los desencuentros negativos para no dejar que la situación empeore.
    6. Cuidar el lenguaje verbal y no verbal atendiendo al respeto, comprensión y delicadeza.
    7. Procurar que no salga la lista de agravios.
    8. Tener el don de la oportunidad para plantear cuestiones más o menos conflictivas o tomar decisiones de cierta importancia.
    9. El amor consiste en un intercambio de recompensas actuales y futuras que requieren un aprendizaje.
    10. Para lograr una adecuada estabilidad de la pajrea es necesario adquirir habilidades para la comunicación.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta para “El amor: la gran oportunidad de Enrique Rojas – Apuntes”

  1. […] #19) El amor: la gran oportunidad de Enrique Rojas. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: