Raul Barral Tamayo's Blog

Frases Llenas

La conquista de la voluntad de Enrique Rojas

Posted by Raul Barral Tamayo en jueves, 26 de agosto, 2021


© Enrique Rojas Marcos, 1998.
Editorial: Ediciones Temas de Hoy.

La voluntad es la piedra angular del éxito en la vida y uno de los más excelentes rasgos de la personalidad: hace al hombre valioso y le permite lograr sus objetivos. Pero la voluntad necesita ser educada; no se alcanza porque sí, sino tras luchar por cosas pequeñas, una y otra vez.

La mejor manera de fortalecerla es a través del orden, la constancia y la disciplina, con alegría. Las dos notas que la potencian son la motivación y la ilusión. La voluntad es una joya que tiene venta en cualquier mercado. Una persona que la posee llega en la vida más lejos que una persona inteligente, porque consigue lo que se propone.

El doctor Enrique Rojas estudia con rigor los diversos ángulos de la voluntad y sugiere las mejores vías para su educación. Todo ello descansa sobre un principio: hacer atractiva la exigencia.

Enrique Rojas, catedrático de Psiquiatría en Madrid y director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas, pertenece a la generación de médicos humanistas que tanta tradición ha tenido en España y en el resto de Europa. Premio Conde de Cartagena de la Real Academia de Medicina de Madrid por sus trabajos sobre la depresión, y Médico Humanista del Año en España (1995). Sus libros de investigación se han centrado en dos temas: las depresiones y la ansiedad. Sus ensayos han abordado la sexualidad, las crisis conyugales y la voluntad.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Para mí la voluntad es casi tan importante como la inteligencia.
  • La voluntad es el cauce por donde se afirman los objetivos, los propósitos y las mejores esperanzas, y sus dos ingredientes más importantes para ponerla en marcha son la motivación y la ilusión.
  • Toda educación de la voluntad tiene un fondo ascético, por eso está estructurada a base de esfuerzos no muy grandes, pero tenaces y pacientes, que se van sumando un día tras otro. No sólo se consigue tener voluntad superando los problemas momentáneos, sino que la clave está en la constancia, en no abandonarse.
  • la voluntad consiste, ante todo, en un acto intencional, de inclinarse o dirigirse hacia algo, y en él interviene un factor importante: la decisión.
  • Tres ingredientes asociados que configuran la voluntad en un todo:
    1. Tendencia. Anhelo, aspiración, preferencia por algo. Constituye en una primera fase, que puede verse interrumpida por circunstancias del entorno.
    2. Determinación. Distinción, análisis, evaluación de la meta pretendida, aclaración y esclarecimiento de lo que uno quiere.
    3. Acción. Comporta una puesta en marcha de uno mismo en busca de aquello que se quiere.
    4. La tendencia, descubre; la determinación concreta, y mediante la acción aquello se hace operativo. Por eso, la voluntad consiste en preferir; lo esencial radica en escoger una posibilidad entre varias.
  • El deseo se manifiesta en el plano emocional y el querer en el de la voluntad; el primero se da en el adolescente con mucha frecuencia y no se traduce ni conduce a nada o casi nada; el segundo se produce, sobre todo, en el hombre maduro y se materializa. Voluntad es determinación.
  • La voluntad más dispuesta es la más motivada, la que se ve empujada hacia algo atractivo, sugerente, que incita a luchar por perseguir esa meta lejana, pero alcanzable.
  • El hombre no puede vivir sin ilusiones.
  • Lo ideal es que la motivación vaya acompañada de una lección de alguien que sea portador de ese algo que motiva; o sea, debemos tener un modelo de identidad, una persona a quien imitar, porque nos resulta atrayente, sugestiva, con fuerza y nos llama la atención por ese algo, punto de partida hacia nuestro cambio.
  • Todo ser humano se mide y se aprecia por sus determinaciones.
  • Comenzar supone mucho, pero perseverar es todo.
  • La identificación es uno de los aspectos más importantes del desarrollo de la personalidad. Los niños y los adolescentes imitan y quieren parecerse a esas personas que admiran. La raíz es la admiración. Tras la admiración hay un proceso de aprendizaje que va a tener matices y vertientes complejas.
  • Los resortes principales que permiten alcanzar los objetivos propuestos se inspiran, por un lado, en la motivación y por otro, en el esfuerzo.
  • Las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra.
  • Lo primero que necesitamos para ir domando la voluntad es ser capaces de renunciar a la satisfacción que nos produce lo urgente; lo que pide paso sin más. Lo inmediato puede superarse y rebasarse cuando existen otros planes, a los que nos hemos adherido y que han sido incluidos dentro de nuestro proyecto de vida, el cual no se improvisa, sino que se diseña.
  • La voluntad es determinación, firmeza en los propósitos, solidez en los objetivos y ánimo frente a las dificultades.
  • Quien tiene educada la voluntad es más libre y puede llevar su vida hacia donde quiera.
  • Si hay lucha y esfuerzo, se puede ir hacia lo mejor; si hay dejadez, desidia, abandono y poco espíritu de combate, todo se va deslizando hacia una versión pobre, carente de aspiraciones, de forma que surge lo peor de uno mismo.
  • Si el amor y la razón son dos grandes argumentos de la vida del hombre, la voluntad es el puente entre ellos.
  • Una persona con una inteligencia media, pero con una voluntad férrea, ordenada y constante, con disciplina y autoexigencia, llega al destino trazado, aunque sea con poca brillantez.
  • Alguien con voluntad,  si persevera, puede conseguir que sus sueños se hagan realidad.
  • Una cosa es tener claro lo que uno debe hacer, lo más conveniente, y otra, muy distinta, aplicarnos en esa vertiente.
  • No hay que buscar el éxito resonante e inmediato, sino la victoria en las pequeñas batallas, en escaramuzas, que cada vez nos fortalecen más en la lucha.
  • Toda la publicidad se apoya en lo contrario: estimular el deseo y crear necesidades inmediatas al telespectador, al ciudadano.
  • El proyecto personal tiene siempre un fondo inagotable. Nuestro desarrollo es interminable.
  • El hombre con poca voluntad está amenazado, porque, poco a poco, se vuelve más frágil y cualquier cosa, por pequeña que sea, le hace desviarse de lo trazado.
  • Lo cotidiano nunca esbanal, ni insignificante, ni algo gratuito, sino que en ello se encuentran las claves de muchas vidas ejemplares.
  • La televisión tiende a matar la voluntad, la aniquila, la arrasa. ¿Por qué? No exige ningún esfuerzo, sólo hay que apretar un botón y dejarse llevar sin más. Su influencia es nefasta.
  • En la persona con muy poca voluntad, estos análisis son escamoteados, pues la dureza negativa de su resultado está a la vuelta de la esquina; estos individuos prefieren pasar de largo y seguir tirando, pero sin someterse a un constante análisis interior.
  • La ascética y todo lo que ella implica no están de moda, como tampoco la voluntad. Vamos contracorriente. Hoy vivimos una época de permisividad, en la que todo vale, cualquier comportamiento se puede dar por bueno, con tal de que a uno le parezca bien o le apetezca.
  • El hombre está siempre haciéndose, no es un sujeto modelado, estático, que al cabo de unos años alcanza ya su plenitud.
  • Los principales elementos para educar la voluntad son: 1) la motivación; 2) el orden; 3) la constancia; 4) una mezcla de alegría e ilusión.
  • En la psicología actual y en la psicopatología, la voluntad es una de las grandes ausentes, como lo fue la conciencia en el conductismo. Simplemente no se habla de ella, y en su lugar ha ido emergiendo en los últimos años la postura inversa: la permisividad.
  • Aquello en lo que creemos nos sostiene, actúa como tierra firme sobre la que pisamos. El que no tiene esquemas claros en su mente, está desorientado y no sabe ni lo que quiere ni hacia dónde va.
  • Cuando alguien se va acostumbrando a aplazar las tareas previstas, no se da cuenta que por ese camino acabará debilitando su voluntad, y que cada vez se verá más incapaz de sobreponerse a los momentos difíciles y de cansancio.
  • entrada original: https://raulbarraltamayo.wordpress.com/2021/08/26/la-conquista-de-la-voluntad-de-enrique-rojas/
  • Lo mejor es ir haciendo pequeños ejercicios, insistir en ellos y continuar, sabiendo que los pequeños avances de ahora serán ampliados en el futuro si hay perseverancia.
  • Pocos objetivos, bien delimitados, sin querer abarcar demasiado. Así se inicia el camino hacia las determinaciones detalladas.
  • Cuando nos interesamos es que estamos ahí, con las cosas. Y vivir es estar entre las cosas que nos rodean y solicitan, en nuestra circunstancia.
  • La alegría está más ligada al dar que al recibir.
  • Un orden rígido, estricto, inflexible, convierte al que lo practica en neurótico, ya que le impide funcionar de forma relajada, fluida, sana. Es entonces cuando nos hallamos ante el perfeccionismo; una manera enfermiza de vivir el orden.
  • Pieper habla del enfermizo afán de seguridad como un rasgo casi neurótico, pues la vida también está dotada de incompletud y de provisionalidad que pueden surgir en cualquier momento, y no hay que perderlas de vista.
  • Para poner en práctica diariamente la constancia hay que saber lo que se quiere.
  • Vencerse en lo pequeño y dar batallas en objetivos en apariencia insignificantes son los rasgos de cualquier valor que se precie. Insistencia, reiteración, empeño, tenacidad.
  • La tozudez, el ser pertinaz y estar motivado fuertemente supera con frecuencia al talento y a la capacidad intelectual.
  • La grandeza de lo ordinario nos espera siempre y uno debe aplicarse en ella. Las pequeñas hazañas cotidianas nos preparan para las grandes gestas.
  • Sólo la voluntad nos determina. Todo comienza por el deseo, pero para llevarse a buen término es necesario que éste se transforme en algo que se quiere. Desear es apetecer algo que se ve, pero que depende de las sensaciones del exterior. Querer es verse motivado a hacer algo anteponiendo la voluntad, pues sabemos que eso nos da plenitud, nos mejora, eleva la conducta hacia planos superiores.
  • La motivación es siempre la representación anticipada de la meta, lo que nos conduce a la acción.
  • Sólo quien sabe esperar es capaz de utilizar la voluntad sin recoger frutos inmediatos.
  • El orden es sedativo, nos produce paz y serenidad, nos facilita lo que tenemos por delante y que es prioritario.
  • El que tiene voluntad es verdaderamente libre, consigue lo que se propone.
  • El hombre inferior vive aferrado a lo inmediato, mientras que el hombre superior se proyecta hacia delante, sacrificando la satisfacción pronta e inminente.
  • No hay rutina cuando se procura poner amor en lo que se hace.
  • Según el Derecho Romano, las claves para llevar una existencia positiva eran tres: vivir honestamente, no dañar a nadie y dar a cada uno lo suyo.
  • Comprender es aliviar.
  • Para que la convivencia sea posible debe haber respeto y estimación recíprocos.
  • El diálogo constituye una de las facetas centrales de la convivencia.
  • La vida está en los detalles.
  • Inteligencia es capacidad de síntesis; saber distiguir lo importante de lo anecdótico; aprender a ensayar soluciones nuevas y situaciones difíciles, inesperadas o conflictivas.
  • Al que tiene educada su voluntad le resultará más fácil soportar bien los conflictos, los riesgos y los tropiezos de la convivencia. Conoce sus complicaciones y no se desalienta cuando arrecian los escollos.
  • El sentimiento más noble que puede habitar en el ser humano es el amor.
  • Si añadimos el consumismo y el relativismo al hedonismo y a la permisividad, tenemos ante nosotros un hombre esclavo, aturdido, cada vez más débil, sin principios ni fundamento.
  • Un niño que no tiene educada la voluntad será un adulto indefenso.
  • El cansancio de la vida es mucho más grave que el psicológico y sus síntomas o rasgos son: el desaliento, el pesimismo, la melancolía y un cierto sentimiento de impotencia ante la vida. Emerge, lentamente, una especie de agobio extraño, decepcionante, una mezcla de estar herido y roto a la vez, por esa lucha permanente contra los reveses, sinsabores y frustraciones que cualquier vida trae consigo.
  • Lo que late en el fondo de la voluntad es la pasión por llegar a donde uno se había propuesto.
  • Una buena capacidad mental que no se cultiva queda anulada.
  • El relativismo es consecuencia directa de la permisividad.
  • Hombre trivial u hombre light: formado básicamente de estos cuatro elementos: hedonismo, permisividad, consumismo y relativismo. Un individuo así tiene mal pronóstico, pues está rebajado casi al nivel de objeto y transita por la vida con una existencia sin valores.
  • Cuando hay puntos de referencia claros, coherentes y humanos a la vez, inspirados en las grandes creencias de los siglos, pero de acuerdo con los tiempos que corren y sin perder su solidez, el hombre puede proponerse cualquier empresa. Se debe atrever a todo, porque lo va a conseguir.
  • El tiempo cura todas las heridas cuando existe el amor.
  • Lo que falta en el mundo actual es amor; pero auténtico, verdadero, no el erotismo que los medios de comunicación nos quieren presentar.
  • La antesala del resentimiento es la envidia. En el resentimiento hay, además, un afán reivindicativo, un impulso especial con tendencia a la revancha, a la venganza.
  • Resentimiento = sentirse dolido y no olvidar.
  • El sufrimiento se necesita para madurar personalmente. Y diría más: es imprescindible. Pero en el neurótico es un estado permanente, su vida se desarrolla alrededor del sufrimiento.
  • La envidia es tristeza y pesadumbre ante el bien ajeno.
  • La actitud más habitual del resentido es la de estar contenido, sujeto, tenso, siempre al acecho.
  • El fracaso es un elemento esencial para la maduración de la personalidad, si se sabe aceptar de forma adecuada.
  • Por lo general, se aprende más con los fracasos que con los triunfos. O, por lo menos, tan importantes son los unos como los otros.
  • La patria del hombre son sus ilusiones. La vida debe ser siempre anticipación y porvenir. Cada uno de nosotros es un proyecto concreto que hay que lanzar y relanzar continuamente. Porque el hombre es, sobre todo, lo que va a ser su futuro.
  • La vida de cada hombre es una lucha constante entre uno mismo y la realidad.
  • Apatía significa etimológicamente falta de afectividad o lo que es lo mismo, una resonancia sentimental casi nula, como si alguien careciera de sentimientos. La apatía se define como una indiferencia absoluta y que paraliza todo el campo de la afectividad. Está caracterizada por la desidia, el abandono, la pasividad, la frialdad; en una palabra, la insensibilidad para captar todo lo humano … Todo se mueve hacia la inercia, el aburrimiento y la ambigüedad.
  • No estar motivado es un estado psicológico comparable a estar deprimido.
  • La astenia puede ser definida como un cansancio anterior al esfuerzo. Cuando hablamos de una persona asténica, nos referimos a alguien que se levanta sin energía, sin vigor, que está extenuada.
  • Igual que la soberbia suele nacer de una imagen falsa de uno mismo, la falta de voluntad se ha ido alimentando a base de no creer en las propias posibilidades y abandonarse ante el primer revés.
  • Quien tiene una voluntad frágil no decide por sí mismo, sino que hay algo o alguien que decide por él.
  • El caprichoso debe iniciar el réquiem por vencerse en lo pequeño, por dominarse en las cosas de cada día; sino cambia, no hará en la vida nada que merezca la pena, pues irá tirando, que es la peor manera de funcionar.
  • Avanzar poco a poco, atravesando baches y dificultades, aunque momentáneamente esté lejos de la meta o la cumbre.
  • El hombre actual queda fascinado por la comodidad, que ha llegado a ser un nuevo ideal.
  • Diez reglas de oro para educar la voluntad:
    1. La voluntad necesita un aprendizaje gradual, que se consigue con la repetición de actos en donde uno se vence, lucha y cae, y vuelve a empezar. A esto se llama en psicología hábito. Hay que adquirir hábitos positivos mediante la repetición de conductas, de forma deportiva y alegre. En las primeras etapas, cuestan mucho trabajo, puesto que la voluntad está aún en estado primario, sin dominar.
    2. Para tener voluntad hay que empezar por negarse o vencerse en los gustos, los estímulos y las inclinaciones inmediatas. Toda educación de la voluntad tiene un trasfondo ascético, sobre todo cuando se empieza.
    3. Cualquier aprendizaje se adquiere con más facilidad a medida que la motivación es mayor.
    4. Tener objetivos claros, precisos, bien delimitados y estables.
    5. Toda educación de la voluntad tiene un fondo ascético, especialmente en sus comienzos.
    6. A medida que se tiene más voluntad, uno se gobierna mejor a sí mismo, no dejándose llevar por el estímulo inmediato.
    7. Una persona con voluntad alcanza las metas que se había propuesto con constancia.
    8. Es importante llegar a una buena proporción entre los objetivos y los instrumentos que utilicemos para obtenerlos.
    9. Una buena y suficiente educación de la voluntad es un indicador de madurez de la personalidad.
    10. La educación de la voluntad no tiene fin.
  • La felicidad no consiste en vivir bien y tener un excelente nivel de vida, sino en saber vivir.
  • Nietzsche: “No te pregunto de qué eres libre, te pregunto para qué eres libre”.
  • La sociedad tal y como está ahora, no favorece en casi nada la potenciación de la voluntad. Y mucho más difícil resulta esta potenciación con la influencia de la televisión, frente a la cual no cabe tener más que un moderado pesimismo.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta para “La conquista de la voluntad de Enrique Rojas”

  1. […] La conquista de la voluntad de Enrique Rojas. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: