Raul Barral Tamayo's Blog

Frases Llenas

Eichmann en Jerusalén de Hannah Arendt

Posted by Raul Barral Tamayo en martes, 7 de septiembre, 2021


Título original: Eichmann in Jerusalem
© 1963, 1964, Hannah Arendt, renovado 1991, 1992
© 1999, Carlos Ribalta, por la traducción
Editorial: Lumen Editorial.

A partir del juicio que en 1961 se llevó a cabo contra Adolf Eichmann, teniente coronel de la SS y uno de los mayores criminales de la historia, Hannah Arendt estudia en este ensayo las causas que propiciaron el Holocausto y el papel equívoco que desempeñaron en tal genocidio los consejos judíos (cuestión que, en su época, fue motivo de una airada controversia), así como la naturaleza y la función de la justicia, aspecto que la lleva a plantear la necesidad de instituir un tribunal internacional capaz de juzgar crímenes contra la humanidad.

Poco a poco, la mirada lúcida y penetrante de Arendt va desentrañando la personalidad del acusado, analiza su contexto social y político y su rigor intachable a la hora de organizar la deportación y el exterminio de las comunidades judías.

Al mismo tiempo, la filósofa alemana estudia la colaboración o la resistencia en la aplicación de la Solución Final por parte de algunas naciones ocupadas y expone problemas cuya trascendencia sigue determinando la escena política de nuestros días.

Más de cincuenta años después de su publicación, Eichmann en Jerusalén sigue siendo uno de los mejores estudios sobre el Holocausto, un ensayo de lectura inaplazable para entender lo que sin duda fue la gran tragedia del siglo XX.

Hannah Arendt (1906-1975), alemana de origen judío, se doctoró en Filosofía por la Universidad de Heidelberg. Emigrada a Estados Unidos, dios clases en las universidades de California, Chicago, Columbia y Princenton. De 1944 a 1946 fue directora de investigaciones para la Conferencia sobre las Relaciones Judías, y de 1949 a 1952, de la Reconstrucción Cultural Judía. Su obra marcó el pensamiento social y político de la segunda mitad del siglo XX.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • El acusado y su defensor, que hablan el alemán, al igual que casi todos los presentes, seguirán las incidencias del juicio en lengua hebrea a través de la traducción simultánea por radio, que es excelente en francés, aceptable en inglés, y desastrosa, a veces incomprensible, en alemán.
  • David Ben Guirón, el primer ministro de Israel, dio la orden que Eichmann fuera raptado en Argentina y trasladado a Jerusalén para ser juzgado por su intervención en “la Solución Final del problema judío”.
  • Ben Guirón, al que con justicia se llama “el arquitecto del Estado de Israel”, fue el invisible director de escena en el juicio de Eichmann. No asistió a sesión alguna, pero en todo momento habló por boca de Gideon Hausner, el fiscal general, quien, en representación del gobierno, hizo cuanto pudo para obedecer al pie de la letra a su jefe.
  • El objeto del juicio fue la actuación de Eichmann, no los sufrimientos de los judíos, no el pueblo alemán, ni tampoco el género humano, ni siquiera el antisemitismo o el racismo.
  • La justicia exige discreción, tolera el dolor pero no la ira, y prohíbe estrictamente el abandono a los dulces placeres de la publicidad.
  • El público debía constituir, según se había planeado, una representación de todas las naciones del mundo, y durante las primeras semanas estuvo integrado principalmente por periodistas llegados a Jerusalén desde los cuatro puntos cardinales. Acudieron para contemplar un espectáculo tan sensacional como el juicio de Nuremberg, con la sola diferencia de que en la presente ocasión “el tema principal sería la tragedia del pueblo judío”.
  • El fiscal Hausner estaba convencido de que tan solo un tribunal judío podía hacer justicia a los judíos, y de que a estos competía juzgar a sus enemigos. De ahí que en Israel hubiera general aversión hacia la idea de que un tribunal internacional acusara a Eichmann, no de haber cometido crímenes “contra el pueblo judío”, sino crímenes contra la humanidad, perpetrados en el cuerpo del pueblo judío.
  • Los ciudadanos de Israel, tanto los que albergan convicciones religiosas como los que no, parecen estar de acuerdo en la conveniencia de que exista una prohibición de los matrimonios mixtos.
  • Phillip Guillon, en Jewish Frontier: “Las razones que se oponen a la celebración de matrimonios civiles radica en que estos serían una causa de divisiones en el pueblo de Israel, y también separarían a los judíos de este país de los judíos de la Diáspora”.
  • El juicio nunca llegó a ser un drama, pero el espectáculo que David Ben Gurión se propuso ofrecer al público sí tuvo lugar, o, para decirlo de otro modo, las “lecciones” que pretendía dar a judíos y gentiles, a israelitas y árabes, al mundo entero, efectivamente se dieron.
  • Ben Guirón: “Queremos que todas las naciones sepan … que deben avergonzarse”.
  • Gracias a Hitler, el antisemitismo está desacreditado, quizá no para siempre, pero sí por el momento.
  • Tras el inicio de la guerra, cuando los contactos diarios entre las organizaciones judías y la burocracia nazi facilitaron que los funcionarios semitas cruzaran el abismo que mediaba entre ayudar a los judíos a escapar y ayudar a los nazis a deportarlos. A esto se debió que los judíos llegaran a la peligrosa situación de no saber distinguir a los amigos de los enemigos.
  • David Rousset, quien había estado recluído en Buchenwald: “El triunfo de las SS exigía que las víctimas torturadas se dejaran conducir a la horca sin protestar, que renunciaran a todo hasta el punto de dejar de afirmar su propia identidad. Y esta exigencia no era gratuita. No se debía a capricho o a simple sadismo. Los hombres de las SS sabían que el sistema que logra destruir a su víctima antes de que suba al patíbulo es el mejor, desde todos los puntos de vista, para mantener a un pueblo en la esclavitud, en total sumisión. Nada hay más terrible que aquellas procesiones avanzando como muñecos hacia la muerte”.
  • Hay destinos mucho peores que la muerte, y las SS tuvieron cuidado de que sus víctimas los tuvieran siempre presentes en su mente.
  • Quizá más que en cualquier otro, el deliberado propósito, imperante en el juicio de Eichmann, de relatar los hechos únicamente desde el punto de vista judío deformó la realidad, incluso la realidad judía.
  • Los periódicos de Damasco y Beirut, de El Cairo y Jordania, no ocultaron sus simpatías hacia Eichmann, y algunos se lamentaron de que no se hubiera podido “dar cima a su tarea”.
  • La república Federal Alemana, pese a que todavía no ha reconocido al Estado de Israel (quizá para evitar que los países árabes reconozcan la Alemania de Ulbricht), ha pagado stecientos treinta y siete millones de dólares a Israel, en concepto de reparaciones, en el curso de los últimos diez años. Estos pagos pronto terminarán, por lo que Israel intenta negociar un préstamo alemán a largo plazo. De ahí que las relaciones entre los dos países, y especialmente las relaciones personales entre Ben Gurión y Adenauer, hayan sido excelentes.
  • Después del mes de mayo de 1960, mes en que Eichmann fue capturado, únicamente cabía la posibilidad de acusar en juicio a los presuntos culpables de asesinato, ya que los demás delitos habían prescrito; el plazo de prescripción del asesinato es de veinte años.
  • El pueblo alemán se mostró indiferente, sin que, al parecer, le importara que el país estuviera infestado de asesinos de masas, ya que ninguno de ellos cometería nuevos asesinatos por su propia iniciativa; sin embargo, si la opinión mundial se empeñaba es que tales personas fueran castigadas, los alemanes estaban dispuestos a complacerla, por lo menos hasta cierto punto.
  • Durante los diez meses que Israel dedicó a preparar el juicio, Alemania tuvo buen cuidado de precaverse de los previsibles resultados, y para ello hizo un nunca visto alarde de celo en la caza y captura de criminales nazis en su territorio. Pero en ningún momento las autoridades alemanas o algún sector importante de la opinión pública propugnó solicitar la extradición de Eichmann, lo cual parece hubiese sido la reacción lógica, ya que todos los estados soberanos suelen defender celosamente su derecho a juzgar a los delincuentes de su ciudadanía.
  • En caso de que Eichmann hubiese sido juzgado en Alemania, el mayor riesgo político que el gobierno hubiera corrido habría sido, sin duda, la posibilidad de que el acusado fuera absuelto por falta de pruebas.
  • La verdad es exactamente lo opuesto a aquella afirmación del doctor Adenauer, según la cual “un porcentaje relativamente pequeño” de alemanes fue adicto al nazismo, y que “la gran mayoría hizo cuanto pudo por ayudar a los conciudadanos judíos”.
  • El juicio de Eichmann, tal como Ben Gurión lo concibió, dando preferencia a los grandes acontecimientos históricos, en detrimento de los detalles jurídicos, conducía a que se pusiera de manifiesto la complicidad de todos los organismos y funcionarios alemanes en la puesta en práctica de la “Solución Final”, es decir, la complicidad de todos los funcionarios de los ministerios, de las fuerzas armadas y su estado mayor, del poder judicial, y del mundo de los negocios y las finanzas.
  • Desde el punto de vista de la acusación, la historia era el objeto alrededor del que giraba el juicio.
  • Adolf Eichmann compareció ante el tribunal del distrito de Jerusalén el día 11 de abril de 1961, acusado de quince delitos, habiendo cometido, “junto con otras personas”, crímenes contra el pueblo judío, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, durante el período del régimen nazi , y, en especial, durante la Segunda Guerra Mundial.
  • Eichmann se declaró “inocente, en el sentido en que se formula acusación”. ¿En qué sentido se creía culpable, pues? Durante el largo interrogatorio del acusado, ni la defensa, ni la acusación, ni ninguno de los tres jueces se preocupó de hacerle tan elemental pregunta.
  • El defensor hubiera preferido que su cliente se hubiera declarado inocente, basándose en que según el ordenamiento jurídico nazi ningún delito había cometido, y en que, en realidad, no el acusaban de haber cometido delitos, sino de haber ejecutado “actos de Estado”, con referencia a los cuales ningún otro Estado que no fuera el de su nacionalidad tenía jurisdicción y también en que estaba obligado a obedecer las órdenes que se le daban.
  • Goebbels, 1943: “Pasaremos a la historia como los más grande estadistas de todos los tiempos, o como los mayores criminales”.
  • Según Eichmann, la acusación de asesinato era injusta: “Ninguna relación tuve con la matanza de judíos. Jamás di muerte a un judío, ni a persona alguna, judía o no. Jamás he matado a un ser humano.Jamás di órdenes de matar a un judío o a una persona no judía. Lo niego rotundamente”.
  • La acusación perdió mucho tiempo en intentar, inútilmente, demostrar que Eichmann había matado, con sus propias manos, por lo menos a una persona (un adolescente judío, en Hungría), y todavía dedicó más tiempo, con mejores resultados, a cierta nota que Franz Rademacher, el perito en asuntos judíos del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, había escrito en un documento referente a Yugoslavia, durante una conversación telefónica, cuya nota decía: “Eichmann propone el fusilamiento”. Estas palabras eran la única prueba existente de “orden de matar”, si es que podía considerarse como tal.
  • Eichmann no quiso ser uno de aquellos que pretendieron que “siempre habían sido contrarios a aquel estado de cosas”, pero que, en realidad, cumplieron con t oda diligencia las órdenes recibidas.
  • Eichmann tenía la plena certeza de que él no era lo que se llama un innerer Schweinebund, es decir, un canalla en lo más profundo de su corazón.
  • Seis psiquiatras habían certificado que Eichmann era un hombre “normal”. “Más normal que yo, tras pasar por el trance examinarlo”, se dijo que había exclamado uno de ellos. Y otro consideró que los rasgos psicológicos de Eichmann, su actitud hacia su esposa, hijos, padre y madre, hermanos, hermanas y amigos, era “no solo normal, sino ejemplar”.
  • Tras las palabras de los expertos en mente y alma, estaba el hecho indiscutible de que Eichmann no constituía un caso de enajenación en el sentido jurídico, ni tampoco de insanía moral.
  • Eichmann tampoco constituía un caso de anormal odio hacia los judíos, ni un fanático antisemita, ni tampoco un fanático de cualquier otra doctrina.
  • Los jueces prefirieron concluir, basándose en ocasionales falsedades del acusado, que se encontraban ante un embustero, y con ello no abordaron la mayor dificultad moral, e incluso jurídica, del caso.
  • Se casó en marzo de 1935, debido, probablemente, a que en las SS, lo mismo que en la Vacuum Oil Company, los solteros no tenían sus empleos demasiado seguros, y no podían ascender.
  • Mentir siempre fue uno de los principales vicios de Eichmann.
  • Kaltenbrunner explicó a Eichmann que tendría que renunciar a sus proyectos de ingreso en tan alegre sociedad, debido a que los nazis no podían ser masones; palabra que Eichmann desconocía en aquel entonces.
  • Lo cierto es que Eichmann no ingresó en el partido debido a íntimas convicciones, y que nunca llegó a compartir las convicciones de otros miembros.
  • Según sus propias palabras, durante los catorce meses de adiestramiento destacó en un solo aspecto, que era su brillante comportamiento en la instrucción de castigo, que ejecutaba concienzudamente.
  • Durante la guerra, diversos servicios compitieron desaforadamente por alcanzar el honor de formar museos y bibliotecas antijudías. Gracias a esta curiosa manía se han podido salvar muchos tesoros de la cultura judía europea.
  • Una de las primeras medidas adoptadas por el régimen nazi en 1933 fue excluir a los judíos de los cuerpos de funcionarios del Estado. Las actividades privadas fueron respetadas hasta 1938, e incluso en las profesiones médica y jurídica hubo cierta tolerancia. En estos años, la emigración de los judíos se produjo con calma y buen orden, y en cuanto se refiere a las restricciones de sacar dinero del país, debemos reconocer que, si bien dificultaban la emigración, no la hacían imposible.
  • Para que los judíos alemanes dejaran de creer en estas maravillas, fue preciso que se organizaran y ejecutasen los programas de noviembre de 1938, la llamada Kristallnacht, o noche de los cristales rotos, en la que se hicieron añicos siete mil quinientos escaparates de tiendas judías, se incendiaron todas las sinagogas y veinte mil judíos fueron conducidos a campos de concentración.
  • Desde el 30 de enero de 1933, los judíos habían sido ciudadanos de segunda categoría.
  • El yiddish es, básicamente, un viejo dialecto alemán escrito en caracteres hebreos, que pueden comprender cualquier persona de habla alemana que se haya tomado la molestia de aprender una cuantas palabras hebreas.
  • En el curso del interrogatorio policial, dijo que habría enviado a la muerte a su propio padre, caso de que se lo hubieran ordenado, no pretendía solamente resaltar hasta qué punto estaba obligado a obedecer las órdenes que se le daban, y hasta qué punto las cumplía a gusto, sino que también quiso indicar el gran “idealista” que él era.
  • El programa del partido jamás fue tomado en serio por los altos dirigentes nazis, quienes alardeaban de pertenecer a un movimiento, no a un partido, de lo que resultaba que no podían quedar limitados por programa alguno, ya que los movimientos carecen de programa.
  • “Esto es como una fábrica automática, como un molino conectado con una panadería. En un extremo se pone un judío que todavía posee algo, una fábrica, una tienda, o una cuenta en el banco, y va pasando por todo el edificio de mostrador en mostrador, de oficina en oficina, y sale por el otro extremo sin nada de dinero, sin ninguna clase de derechos, solo con un pasaporte que dice: Usted debe abandonar el país antes de quince días. De lo contrario irá a un campo de concentración”. Los judíos no podían quedarse “sin un céntimo”, por la simple razón de que así ningún país los hubiera admitido en aquella época.
  • Era una pura fanfarronada que pretendiera haber “inventado” el sistema del gueto o haber “concebido la idea” de enviar a todos los judíos europeos a Madagascar.
  • La jactancia es un vicio corriente. Un defecto más determinado, y también más decisivo, del carácter de Eichmann era su incapacidad casi total para considerar cualquier cosa desde el punto de vista de su interlocutor.
  • Lo horrible puede ser no solo  grotesco, sino completamente cómico.
  • Eichmann era verdaderamente incapaz de expresar una sola frase que no fuera una frase hecha.
  • Cuanto más se le escuchaba, más evidente era que su incapacidad para hablar iba estrechamente unida a su incapacidad para pensar, particularmente, para pensar desde el punto de vista de otra persona. No era posible establecer comunicación con él, no porque mintiera, sino porque estaba rodeado por la más segura de las protecciones contra las palabras y la presencia de otros, y por ende contra la realidad como tal.
  • Dostoievski en una ocasión cuenta que en Siberia, entre docenas de asesinos, violadores y ladrones, nunca conoció a un solo hombre que admitiera haber obrado mal.
  • Esa sociedad alemana de ochenta millones de personas había sido resguardada de la realidad y de las pruebas de los hechos exactamente por los mismos medios, el mismo autoengaño, mentiras y estupidez que impregnaban ahora la mentalidad de Eichmann.
  • Durante la guerra, la mentira más eficaz para todo el pueblo alemán fue el eslogan de “la batalla del destino del pueblo alemán”, inventado por Hitlet o por Goebbels, que facilitó el autoengaño en tres aspectos: primero, sugirió que la guerra no era una guerra; segundo, que la había originado el destino y no Alemania, y, tercero, que era una cuestión de vida o muerte para los alemanes, es decir, que debían aniquilar a sus enemigos o ser aniquilados.
  • La asombrosa facilidad con que Eichmann, tanto en Argentina como en Israel, admitía sus crímenes se debía no tanto a su capacidad criminal para engañarse a sí mismo como al aura de mendacidad sistemática que constituyó la atmósfera general, y generalmente aceptada, del Tercer Reich.
  • A pesar de los esfuerzos del fiscal, cualquier podía darse cuenta de que aquel hombre no era un “monstruo”, pero en realidad se hizo difícil no sospechar que fuera un payaso.
  • En lo que se refería a Eichmann, todo dependía de las variaciones de estados de ánimo. En tanto fuera capaz de pronunciar una frase consoladora, ya archivada en su memoria, ya de repentina invención, estaba satisfecho, y ni siquiera se daba cuenta de la existencia de “inconsecuencias” y “contradicciones”. Este horrible don de consolarse con clichés no lo abandonó ni en la hora de su muerte.
  • Los hechos adicionales que intentó probar la acusación fueron, es verdad, aceptados parcialmente en el juicio, pero nunca hubieran parecido “fuera de toda razonable duda”, si la defensa los hubiera negado aportando los pertinentes medios de prueba.
  • Las distorsiones de la realidad de Eichmann eran horribles por los horrores de que trataban, pero básicamente no eran tan distintas de muchas actitudes corrientes en la Alemania de después de Hitler.
  • entrada original: https://raulbarraltamayo.wordpress.com/2021/09/07/eichmann-en-jerusalen-de-hannah-arendt/
  • La memoria de Eichmann solo funcionaba con respecto a cosas que hubieran tenido relación directa con su carrera.
  • El fiscal y los jueces estaban de acuerdo en que Eichmann experimentó un auténtico y permanente cambio de personalidad cuando fue ascendido a un cargo con poderes ejecutivos.
  • No fue hasta el estallido de la guerra, el 1 de septiembre de 1939, cuando el régimen nazi se hizo abiertamente totalitario y abiertamente criminal.
  • Cuando se declaró la “caducidad” del proyecto Madagascar, todos estaban psicológicamente, o mejor, lógicamente, preparados para el siguiente paso: ya que no existía ningún territorio donde pudiera efectuarse la “evacuación”, la única “solución” era el exterminio.
  • Las palabras que debían emplearse en vez de “matar”, eran “Solución Final”, “evacuación” y “tratamiento especial”.
  • En su última declaración ante el tribunal de Jerusalén, Eichmann reconoció que hubiera podido apartarse del cumplimiento de su función, tal como otros habían hecho. Pero siempre consideró que tal actitud era “inadmisible”, e incluso en los días del juicio no la juzgaba “digna de admiración”; tal comportamiento hubiera significado algo más que el traslado a otro empleo bien pagado.
  • Durante los años de guerra no hubo, prácticamente, una “resistencia socialista organizada”, tal como muy justamente ha señalado el historiador alemán Gerhard Ritter.
  • La abrumadora mayoría del pueblo alemán creía en Hitler, incluso después del ataque a Rusia y del establecimiento de los tan temidos dos frentes, incluso después de que Estados Unidos entrara en la guerra, incluso después de Stalingrado, de la defección de Italia y de los desembarcos aliados en Francia. Contra esa ciclópea mayoría se alzaban unos cuantos individuos aislados que eran plenamente conscientes de la catástrofe nacional y moral a que su país se dirigía. Finalmente estaba el grupo de aquellos que, después, serían llamados “los conspiradores”, pero estos jamás habían conseguido llegar a un acuerdo en punto alguno.
  • En el círculo de conspiradores también había un buen número de individuos gravemente implicados en los crímenes cometidos por el régimen.
  • El miembro de la jerarquía nazi más dotado para la resolución de problemas de conciencia era Himmler. Himmler ideaba eslóganes, como el famoso lema de las SS, tomado de un discurso de Hitler dirigido a estas tropas especiales en 1931, “Mi honor es mi lealtad” (frases pegadizas a las que Eichmann llamaba “palabras aladas”, y los jueces de Jerusalén denominaban “banalidades”).
  • Lo que se grababa en las mentes de aquellos hombres que se habían convertido en asesinos era la simple idea de estar dedicados a una tarea histórica, grandiosa, única (“una gran misión que se realiza una sola vez en dos mil años”), que,  en consecuencia, constituía una pesada carga. Esto último tiene gran importancia, ya que los asesinos no eran sádicos, ni tampoco homicidas por naturaleza, y los jefes hacían un esfuerzo sistemático para eliminar de las organizaciones a aquellos que experimentaban un placer físico al cumplir con su misión.
  • El truco utilizado por Himmler era muy simple y probablemente muy eficaz. Consistía en invertir la dirección de estos instintos, o sea, en dirigirlos hacia el propio sujeto activo. Por esto, los asesinos, en vez de decir: “¡Qué horrible es lo que hago a los demás!”, se decían: “¡Qué horrible espectáculo tengo que contemplar en el cumplimiento de mi deber, cuán dura es mi misión!”.
  • Uno de los grandes méritos de la obra The Final Solution, de Gerald Reitlinger, es haber demostrado, con pruebas documentales que no dejan lugar a dudas, que el programa de exterminio en las cámaras de gas de la zona oriental nació a consecuencia del programa de eutanasia de Hitler.
  • Ya en 1935, Hitler le había dicho al director general de medicina del Reich, Gerhard Wagner, que “si estallaba la guerra, volvería a poner sobre el tapete la cuestión de la eutanasia, y la impondría, ya que en tiempo de guerra es más fácil hacerlo que en tiempo de paz”.
  • En cuanto se refería a los funcionarios públicos de alto rango, que prestaban sus servicios directamente subordinados a los ministros, que son quienes forman la espina dorsal de toda buena administración pública, difícilmente podían ser sustituidos por otros, e Hitler los había tolerado, como Adenauer tuvo que tolerarlos, salvo aquellos que estaban excesivamente comprometidos. De ahí que los subsecretarios, los asesores jurídicos y otros especialistas al servicio de los ministerios rara vez fueran miembros del partido.
  • Eichmann pudo ver con sus propios ojos oír con sus propios oídos que no solo Hitler, no solo Heydrich o la “esfinge” de Müller, no solo las SS y el partido, sino la élite de la vieja y amada burocracia se desvivía, y sus miembros luchaban entre sí, por el honor de destacar en aquel “sangriento” asunto.
  • Cuando un tren atestado de judíos llegaba a un centro de exterminio, se seleccionaba entre ellos a los más fuertes para dedicarlos al trabajo, a menudo al servicio de la maquinaria de exterminio, y los restantes eran inmediatamente asesinados.
  • El Ministerio de Hacienda y el Reichsbank hicieron los preparativos precisos para recibir el enorme botín formado por todo género de objetos de valor, incluso relojes y dientes de oro. El Reichsbank efectuaba una selección y mandaba los metales preciosos a la fábrica de la moneda de Prusia.
  • Eichmann o sus subordinados informaban a los consejos de decanos judíos del número de judíos que necesitaban para cargar cada convoy, y dichos consejos formaban las listas de deportados. En tanto en cuanto Eichmann podía comprobar, nadie protestaba, nadie se negaba a cooperar.
  • Al principio, cuando aún cabía tener conciencia, rara vez ocurrieron defecciones en las filas de la élite gubernamental o de los altos oficiales de las SS. Las defecciones comenzaron a producirse únicamente cuando se hizo patente que Alemania perdería la guerra. Estas deserciones nunca fueron lo suficientemente graves para afectar al funcionamiento de la maquinaria de exterminio.
  • Cuando, en el otoño de 1944, Himmler dio orden de detener la labor de exterminio y desmantelar las instalaciones a él dedicadas, lo hizo animado por la absurda aunque sincera convicción de que los poderes aliados sabrían apreciar tan delicado gesto.
  • Sin la ayuda de los judíos en las tareas administrativas y policiales se hubiera producido un caos total o, para evitarlo, hubiese sido preciso emplear fuerzas alemanas, lo cual hubiera mermado gravemente los recursos humanos de la nación.
  • R. Pendorf: “No cabe duda de que, sin la cooperación de las víctimas, hubiera sido poco menos que imposible que unos pocos miles de hombres, la mayoría de los cuales trabajaban en oficinas, liquidaran a muchos cientos de miles de individuos … En su itinerario hacia la muerte, los judíos polacos vieron a muy pocos alemanes”.
  • Los individuos integrantes de los consejos judíos eran por lo general los más destacados dirigentes judíos del país de que se tratara y a estos los nazis confirieron extraordinarios poderes, por lo menos hasta el momento en que también fueron deportados a Theresienstadt o a Bergen-Belsen, si es que procedían de países de la Europa occidental y central, o a Auschwitz si procedían de países de la Europa oriental.
  • ¿Por qué colaboró aquella gente en la destrucción de su propio pueblo; a fin de cuentas, en labrar su propia ruina?
  • Allí donde había judíos había asimismo dirigentes judíos, y estos dirigentes, casi sin excepción, colaboraron con los nazis, de un modo u otro, por una u otra razón.
  • Según los cálculos de Freudiger, la mitad de ellos hubieran podido salvarse si no hubieran seguido las instrucciones que les dieron los consejos judíos. Se trata desde luego de una estimación aproximada, pero este porcentaje concuerda con las cifras bastante dignas de crédito.
  • No tuvo Eichmann ninguna necesidad de “cerrar sus oídos a la voz de la conciencia”, tal como se dijo en el juicio, no, no tuvo tal necesidad debido, no a que no tuviera conciencia, sino a que la conciencia hablaba con voz respetable, con la voz de la respetable sociedad que le rodeaba.
  • La única posible manera de vivir en el Tercer Reich y de no comportarse como un nazi consistía en no dar muestras de vida.
  • Tal como dijo una y otra vez a la policía y al tribunal, él cumplía con su deber; no solo obedecía órdenes, sino que también obedecía la ley. Eichmann presentía vagamente que la distinción entre órdenes y ley podía ser muy importante, pero ni la defensa ni los juzgadores le interrogaron al respecto.
  • Durante el interrogatorio policial, cuando Eichmann declaró repentinamente, y con gran énfasis, que siempre había vivido en consonancia con los preceptos morales de Kant, en especial, con la definición kantiana del deber. Esta afirmación resultaba simplemente indignante, y también incomprensible, ya que la filosofía moral de Kant está tan estrechamente unida a la facultad humana de juzgar que elimina en absoluto la obediencia ciega.
  • Gran parte de la horrible y trabajosa perfección en la ejecución de la Solución Final se debe a la extraña noción, muy difundida en Alemania, de que cumplir las leyes no significa únicamente obedecerlas, sino actuar como si uno fuera el autor de las leyes que obedece. De ahí la convicción de que es preciso ir más allá del mero cumplimiento del deber.
  • Hungría entró en la guerra a favor de Hitler, en 1941, con la sola finalidad de anexionarse territorios de sus vecinos., Eslovaquia, Rumania y Yugoslavia.
  • No cabe siquiera discutir que Eichmann hizo cuanto estuvo en su mano para que la Solución Final fuera verdaderamente final o definitiva. Tan solo cabe preguntarse si ello fue así en virtud de su fanatismo, de su odio sin límites hacia los judíos, o si mintió ante la policía y juró en falso ante el tribunal de Jerusalén, cuando afirmó que siempre se había limitado a cumplir órdenes.
  • El doctor Wechtenbruch consideró que la confianza que Eichmann sentía era el resultado de la necesidad que tenía de estar sometido a una autoridad u otra.
  • Eichmann intentó, en diversas ocasiones, explicar que en el Tercer Reich “las palabras del Führer tenían fuerza de ley”, lo cual significaba, entre otras cosas, que si la orden emanaba directamente de Hitler no era preciso que constara por escrito. Eichmann procuró explicar que esta era la razón por la que nunca pidió que le dieran una orden escrita del Führer (jamás se ha podido hallar un solo documento de tal índole, referente a la Solución Final), pero que, en cambio, sí pidió, que le enseñaran las órdenes de Himmler.
  • El mal, en el Tercer Reich, había perdido aquella característica por la que generalmente se les distingue, es decir, la característica de constituir una tentación. Muchos alemanes y muchos nazis, probablemente la inmensa mayoría, tuvieron la tentación de no matar, de no robar, de no permitir que sus semejantes fueran enviados al exterminio, de no convertirse en cómplices de estos crímenes al beneficiarse con ellos. Pero, bien lo sabe el Señor, los nazis habían aprendido a resistir la tentación.
  • Los nazis estaban verdaderamente convencidos de que el antisemitismo podía ser el común denominador que uniera a Europa.
  • La variedad de antisemita “radical” alemán únicamente fue apreciada en todo su valor por aquellos pueblos del Este (Ucrania, Estonia, Letonia, Lituania y, hasta cierto punto, Rumanía) a quienes los nazis decidieron clasificar como hordas bárbaras “infrahumanas”. En cambio, las naciones escandinavas, que según los nazis eran hermanas de sangre de Alemania, se mostraron muy renuentes a odias debidamente a los judíos.
  • Eichmann se quejó repetidamente, ante el tribunal de Jerusalén, de que no había habido ni un solo país que estuviera dispuesto a aceptar sin más a los judíos, y esto, solo esto, fue la causa de la gran catástrofe.
  • Para tener la seguridad que los judíos enviados a Theresienstadt no comenzaran a sospechar la verdad, se dieron instrucciones a la Asociación Judía de Berlín de que hiciera firmar a cada deportado un acuerdo de “adquisición de residencia” en Theresienstadt.
  • En verdad, no había ni una sola organización o institución pública en Alemania, por lo menos durante los años de la guerra, que no colaborase en actos y negociaciones de índole criminal.
  • El día 30 de junio de 1943, el Reich, es decir, Alemania, Austria y el Protectorado, fue declarado judenrein.
  • Incluso los miembros de la Gestapo y de las SS combinaban la dureza despiadada con la blandura.
  • Holanda fue el único país de Europa en que los estudiantes hicieron huelga cuando los profesores judíos fueron desposeídos de sus puestos, y en que se produjo una cadena de huelgas como reacción a la primera deportación de judíos a Alemania.
  • Tres cuartas partes de los judíos que vivían en Holanda fueron asesinados, y entre ellos unos dos tercios de los judíos nacidos en Holanda.
  • En Dinamarca no había partidos fascistas o nazis, dignos de ser tenidos en cuenta, y, en consecuencia, no había colaboracionistas. Sin embargo, en Noruega, los alemanes encontraron entusiastas colaboradores.
  • Bien podemos decir que en Dinamarca todo funcionó desastrosamente para los nazis.
  • En Jerusalén, Eichmann acusó a “quienes ostentaban el poder” de haber abusado de su “obediencia”.
  • Los nazis sabían muy bien que tenían mayor afinidad con la versión del comunismo aplicada por Stalin que con el fascismos italiano. Por su parte, Mussolini no tenía excesiva confianza en Alemania ni demasiada admiración por Hitler.
  • Ni un solo búlgaro había sido deportado o había padecido muerte no natural cuando, en agosto de 1944, ante la inminente llegada del Ejército Rojo, se recovaron las leyes antisemitas.
  • En Rumani todo fue mal, también, aunque en sentido distinto a lo ocurrido en Dinamarca, ya que incluso los miembros de las SS quedaron sobrecogidos, y en ocasiones aterrorizados, ante los horrores de los gigantescos pogromos llevados a cabo de modo espontáneo y a la antigua. Los nazis intervinieron a menudo a fin de salvar a los judíos de las más espantosas carnicerías y para conseguir que las matanzas se efectuaran al modo que los nazis consideraban civilizado.
  • La soberanía húngara fue respetada por el gobierno nazi hasta marzo de 1944, con el resultado de convertirse el país, para los judíos, en una isla de tranquilidad, en medio de un “océano de destrucción”.
  • El nuncio de la Santa Sede creyó oportuno explicar que la protesta del Vaticano no nacía “de un falso sentido de la compasión”, frase que debiera inscribirse en una lápida para perpetuar las consecuencias que tuvieron en la mentalidad de los más altos dignatarios de la Iglesia los continuos tratos y los deseos de transigir con los hombres que predicaban el evangelio de la “dureza despiadada”.
  • Los nazis eran por principio, desde luego, tan antisemitas como anticristianos.
  • El más grave pecado de los judíos no radicaba en el hecho de que constituyeran una raza “extranjera”, sino en que fuesen ricos.
  • En Israel, como en casi todos los países del mundo, todos los acusados son inocentes mientras no se demuestre lo contrario. Pero en el caso de Eichmann, lo anterior era una evidente ficción jurídica. Si no se le hubiera considerado culpable, culpable sin lugar a dudas razonables, los israelitas jamás se hubieran atrevido, ni hubieran querido, raptarle.
  • La ilegal detención de Eichmann tan solo podía quedar justificada, y lo quedó a los ojos del mundo, por el hecho de que el resultado del juicio podía preverse con toda seguridad.
  • Testimonio dado en Nuremberg por Erwin Lahousen, miembro del Servicio de Contraespionaje alemán, dijo: “Ya en septiembre de 1939, Hitler había decidido asesinar a los judíos polacos”.
  • Hitler puso de relieve que rechazaba toda idea de conquistar naciones extranjeras, que lo que él quería era “espacio vacío” en el Este, para que allí se asentaran los alemanes.
  • Las medidas adoptadas contra los judíos del Este no fueron únicamente el resultado del antisemitismo, sino que formaban parte de una política demográfica global, en el curso de cuya ejecución, caso de que los alemanes hubieran ganado la guerra, los polacos hubieran sufrido el mismo destino que los judíos, es decir, el genocidio.
  • Uno de los refinamientos propios de los gobiernos totalitarios de nuestro siglo consiste en no permitir que quienes a él se oponen mueran, por sus convicciones, la grande y dramática muerte del mártir. Los estados totalitarios se limitan a hacer desaparecer a sus enemigos en el silencio del anonimato.
  • Siempre quedará un hombre vivo para contar la historia. En consecuencia, nada podrá ser jamás “prácticamente inútil”, por lo menos a la larga.
  • Únicamente la apatridia de facto de Eichmann, la apatridia y solo la apatridia, permitió que el tribunal de Jerusalén llegara a juzgarle.
  • Antes de exterminar a los judíos fue preciso hacerles perder su nacionalidad.
  • Eichmann: “No soy el monstruo en que pretendéis transformarme … soy la víctima de un engaño”.
  • La celeridad con que se ejecutó la pena de muerte fue extraordinaria.
  • Fue como si en aquellos últimos minutos resumiera la lección que su larga carrera de maldad nos ha enseñado, la lección de la terrible banalidad del mal, ante la que las palabras y el pensamiento se siente impotentes.
  • Argentina tenía un impresionante historial, en cuanto a no conceder la extradición de criminales nazis; incluso si hubiera habido un tratado de extradición entre Argentina e Israel, difícilmente se hubiera concedido esta.
  • Jamás ha habido castigo dotado del suficiente poder de ejemplaridad para impedir la comisión de delitos.
  • Sea cual fuere el castigo, tan pronto un delito ha hecho su primera aparición en la historia, su repetición se convierte en una posibilidad mucho más probable que su primera aparición.
  • Si en la actualidad el genocidio es una posibilidad de futura realización, ningún pueblo del mundo puede tener una razonable certeza de supervivencia, sin contar con la ayuda y la protección del derecho internacional.
  • Los fracasos del tribunal de Jerusalén se debieron, en parte, al deseo de seguir con excesiva fidelidad el precedente de Nuremberg. En resumen, el fracaso del tribunal de Jerusalén consistió en no abordar tres problemas fundamentales harto conocidos y suficientemente estudiados, a partir de la formación del tribunal de Nuremberg: el problema de la parcialidad propia de un tribunal formado por los vencedores, el de una justa definición de “delito contra la humanidad”, y el de establecer claramente el perfil del nuevo tipo de delincuente que comete este tipo de delito.
  • El tribunal no admitió la presencia de testigos de la defensa.
  • Lo más grave, en el caso de Eichmann, era precisamente que hubo muchos hombres como él, y que estos hombres no fueron pervertidos ni sádicos, sino que fueron, y siguen siendo, terrible y terroríficamente normales.
  • Este nuevo tipo de delincuente comete sus delitos en circunstancias que casi le impiden saber o intuir que realiza actos de maldad.
  • ¿Alguno de los acusados habría sentido remordimientos de conciencia, en caso de ganar la guerra?
  • Cuando todos, o casi todos, son culpables, nadie lo es.
  • Si el pueblo judío podía y debía haberse defendido, yo había soslayado este asunto por considerar que investigarlo era inútil y cruel, ya que demostraba una formidable ignorancia de las circunstancias imperantes a la sazón.
  • Este libro no se ocupa de la historia del mayor desastre sufrido por el pueblo judío, ni tampoco es una crónica del totalitarismo, ni la historia del pueblo alemán en tiempos del Tercer Reich, ni por último tampoco, ni mucho menos, un tratado sobre la naturaleza del mal.
  • Cuando habla de la banalidad del mal lo hago solamente a un nivel estrictamente objetivo, y me limito a señalar un fenómeno que, en el curso del juicio, resultó evidente. Eichmann no era un Yago ni era un MacBeth, y nada pudo estar más lejos de sus intenciones que “resultar un villano”, al decir de Ricado III. Eichmann carecía de motivos, salvo aquellos demostrados por su extraordinaria diligencia en orden a su personal progreso. Eichman hubiera sido absolutamente incapaz se asesinar a su superior para heredar su cargo. Para expresarlo en palabras llanas, podemos decir que Eichmann, sencillamente, no supo jamás lo que se hacía.
  • Únicamente la pura y simple irreflexión fue lo que le predispuso a convertirse en el mayor criminal de su tiempo. Y si bien esto merece ser clasificado como “banalidad”, e incluso puede parecer cómico, y ni siquiera con la mejor voluntad cabe atribuir a Eichmann diabólica profundidad, también es cierto que tampoco podemos decir que se algo normal o común.
  • Una de las lecciones que nos dio el proceso de Jerusalén fue que tal alejamiento de la realidad y tal irreflexión pueden causar más daño que todos los malos instintos inherentes, quizá, a la naturaleza humana.
  • Para las ciencias políticas y sociales tiene gran importancia el hecho de que sea esencial en todo gobierno totalitario, y quizá propio de la naturaleza de toda burocracia, transformar a los hombres en funcionarios y simples ruedecillas de la maquinaria administrativa, y, en consecuencia, deshumanizarles.
  • Era indudable que Eichmann había actuado siempre en el cumplimiento de órdenes superiores, y si hubiera sido juzgado aplicándole las normas del derecho israelita común, hubiese sido muy difícil condenarle a la pena capital.
  • Lo anterior es solamente un ejemplo entre los muchos que existen encaminados a demostrar la insuficiencia de los vigentes ordenamientos jurídicos y de los actuales conceptos de la jurisprudencia, en orden a hacer justicia en lo referente a las matanzas administrativas organizadas por la vburocracia estatal.
  • Hablando en términos generales, toda generación, debido a haber nacido en un ámbito de continuidad histórica, asume la carga de los pecados de sus padres, y se beneficia de las glorias de sus antepasados.
  • El objeto del presente informe ha sido determinar hasta qué punto el tribunal de Jerusalén consiguió satisfacer las exigencias de la Justicia.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: