Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El poder del ahora de Eckhart Tolle – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Miércoles, 4 de julio, 2012


© 1997 by Eckhart Tolle.

El Ser es la Vida Una, eterna y siempre presente, que está más allá de las miles de formas de vida que están sujetas al nacimiento y a la muerte.

Sin embargo, el Ser no sólo está más allá sino que también está profundamente dentro de cada forma de vida, constituyendo su esencia más invisible e indestructible.

Esto significa que puedes acceder al Ser ahora mismo, porque es tu yo profundo, tu verdadera naturaleza. Pero no trates de asirlo con la mente, no intentes entenderlo.

Sólo puedes conocerlo cuando la mente se aquieta, cuando estás plena e intensamente presente en el Ahora.

Recuperar la conciencia de Ser y permanecer en ese estado de “sensación-realización” es lo que es la Iluminación.

Eckhart Tolle nació en Alemania, donde residió hasta los trece años. Tras graduarse en la Universidad de Londres, fue investigador y supervisor en la Universidad de Cambridge. A los veintinueve años experimentó una profunda transformación espiritual que cambió el rumbo de su vida. Dedicó los años siguientes a comprender, integrar y profundizar esa transformación, que marcó el comienzo de un intenso viaje interior. Eckhart no está alineado con ninguna religión o tradición en particular. En sus enseñanzas transmite un mensaje simple aunque profundo, con la claridad y sencillez atemporal de los antiguos maestros espirituales; sí hay una forma de salir del sufrimiento y alcanzar la paz. En la actualidad, Eckhart viaja intensamente, llevando sus enseñanzas y su presencia por todo el mundo.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Este libro representa la esencia de mi trabajo con individuos y pequeños grupos de buscadores espirituales durante los últimos diez años en Europa y Norteamérica.
  • No leas sólo con la mente. observa cualquier “respuesta emocional” mientras lees, y la sensación de reconocimiento que surge en tu interior.
  • No puedo decirte ninguna verdad espiritual que no conozcas ya en lo profundo de ti. Lo único que puedo hacer es recordarte lo que has olvidado.
  • La mente siempre quiere categorizar y comparar, pero entenderás mejor este libro si no comparas su terminología con la de otras enseñanzas; si lo haces, probablemente te sentirás confuso.
  • No te apegues a las palabras.
  • Sólo hay y siempre ha habido una única enseñanza espiritual, aunque adopta formas muy diversas.
  • No hace falta que busques la verdad en ninguna otra parte. Deja que te enseñe a profundizar en lo que ya tienes.
  • Este libro puede considerarse una actualización de las enseñanzas espirituales intemporales, la esencia de todas las religiones. No se deriva de fuentes externas, sino de la verdadera Fuente interna, por lo que no contiene teorías ni especulaciones.
  • Quienes no han encontrado su verdadera riqueza, que es la radiante alegría del Ser y la profunda e inconmovible paz que la acompaña, son mendigos, aunque posean grandes riquzas materiales.
  • Ahora mismo puedes acceder al Ser porque es tu identidad más profunda, tu verdadera naturaleza.
  • Puedes sentir el Ser, pero nunca podrás entenderlo mentalmente.
  • La palabra Dios ha perdido totalmente su significado después de miles de años de uso erróneo. Se ha convertido en un concepto cerrado. En cuanto se pronuncia, se crea una imagen mental.
  • El mayor obstáculo para experimentar esta realidad es la identificación con la mente, que hace que el pensamiento se vuelva compulsivo.
  • Ser incapaz de dejar de pensar es una enfermedad terrible, pero no nos damos cuenta de ella porque casi todo el mundo la sufre y se considera algo normal.
  • El error más básico: equiparar el pensamiento con el Ser, y la identidad con el pensar.
  • La iluminación es el final del sufrimiento y del conflicto continuo, tanto interno como externo, pero además es el final de la horrible esclavitud que produce el pensamiento incesante.
  • Una creencia puede ser reconfortante, pero sólo cuando la experimentas llega a ser liberadora.
  • La mente es un instrumento soberbio si se usa correctamente. No se trata de que usas la mente equivocadamente: generalmente no la usas en absoluto, sino que ella te usa a ti. Ésa es la enfermedad. Crees que tú eres tu mente. Ése es el engaño. El instrumento se ha apoderado de ti.
  • ¿Puedes liberarte de tu mente cuando lo deseas? ¿Has encontrado el botón para “apagarla”?
  • La libertad empieza cuando te das cuenta de que no eres la entidad posesora, el pensador. Saber eso te permite observar la entidad. En el momento en que empiezas a observar al pensador, se activa un nivel de conciencia superior.
  • Todas las cosas verdaderamente importantes (la belleza, el amor, la creatividad, la alegría, la paz interna) surgen de más allá de la mente.
  • Estás identificado con tu mente inconscientemente, y ni siquiera sabes que eres su esclavo.
  • Es bastante habitual que su propia voz interna sea el peor enemigo de la persona. Muchos viven con un torturador en su cabeza que les ataca y les castiga, agotando su energía vital.
  • El parloteo de la mente causa una enorme cantidad de dolor e infelicidad, y también de enfermedades.
  • Hay buenas nuevas: puedes liberarte de tu mente, que es la única verdadera liberación. Y puedes dar el primer paso ahora mismo. Empieza por escuchar tan frecuentemente como puedas la voz que habla dentro de tu cabeza. Presta una atención especial a cualquier patrón de pensamiento repetitivo. Manténte allí como presencia que atestigua. Escucha imparcialmente, no juzgues, porque eso significaría que la misma voz ha vuelto a entrar por la puerta de atrás.
  • En lugar de “observar al pensador”, también puedes crear una apertura en la corriente mental por el simple hecho de dirigir el foco de tu atención al ahora. Basta con que te hagas intensamente consciente del momento presente. Retiras la conciencia de tu actividad mental y creas una brecha sin mente en la que estás muy alerta y consciente, pero no piensas. Ésta es la esencia de la meditación.
  • Puedes tomar cualquier actividad rutinaria, que habitualmente sólo es un medio para un fin, y darle toda tu atención para que se convierta en un fin en sí misma. Manténte totalmente presente.
  • Cada vez que creas una apertura en el flujo mental, la luz de tu conciencia se fortalece.
  • Tu mente es un instrumento, una herramienta. Está ahí para ser usada en una tarea específica, y cuando completas la tarea, la dejas descansar.
  • Entre el 80 y el 90 por ciento del pensamiento de la mayoría de la gente es inútil y repetitivo y, teniendo en cuenta su naturaleza disfuncional y a menudo negativa, buena parte de él también es dañino.
  • El parloteo mental produce un serio desgaste de tu energía vital.
  • El pensamiento compulsivo es, en realidad, una adicción. Sientes que ya no tienes la opción de dejarla. Parece más fuerte que tú.
  • El ego es tu actividad mental y sólo puede funcionar mediante el pensamiento constante.
  • Para el ego, el momento presente apenas existe. Sólo considera importantes el pasado y el futuro.
  • El pensamiento sólo es un aspecto menor de la conciencia. El pensamiento no puede existir sin conciencia, pero la conciencia no necesita del pensamiento.
  • Iluminación significa elevarse por encima del pensamiento, no volver a caer a un nivel por debajo del pensamiento, el nivel del animal o de la planta.
  • En el estado de iluminación sigues usando la mente cuando la necesitas, pero eres libre del diálogo interno involuntario, y vives en la quietud interior.
  • Sólo la no-mente permite pensar creativamente, porque da al pensamiento un poder real. El pensamiento por sí solo, desconectado del vasto campo de la conciencia, se convierte rápidamente en algo estéril, insano, destructivo.
  • La mente es esencialmente una máquina de supervivencia.
  • La mente da forma al impulso creativo o intuición.
  • La emoción surge en el punto donde cuerpo y mente se encuentran. El reflejo de la mente en el cuerpo.
  • Si realmente quieres conocer tu mente, el cuerpo siempre te dará un reflejo fiel; por tanto, observa la emoción o, más bien, siéntela en tu cuerpo. Si existe un conflicto aparente entre ambas, el pensamiento es el que miente y la emoción dice la verdad. No la verdad última de tu identidad real, sino la verdad relativa de tu estado mental en ese momento.
  • Básicamente, todas las emociones son modificaciones de una emoción primordial e indiferenciada que tiene su origen en la pérdida de conciencia de tu identidad real más allá del nombre y de la forma.
  • El placer siempre se deriva de algo externo a ti, mientras que la alegría surge de dentro.
  • Las mismas cosas que hoy te dan placer, mañana te producirán dolor; o el placer se irá y su ausencia también te producirá dolor.
  • Lo que denominamos amor puede ser placentero y excitante durante algún tiempo, pero es un apego adictivo, un estado de extrema necesidad que puede convertirse en su opuesto en un abrir y cerrar de ojos.
  • Transcurrida la fase inicial de euforia, muchas relaciones “amorosas” oscilan entre el “amor” y el odio, la atracción y la agresión.
  • El verdadero amor no te hace sufrir. El verdadero amor no se convierte repentinamente en odio, y la verdadera alegría tampoco se convierte en dolor.
  • El dolor que creas en el ahora siempre surge de una falta de aceptación, de una resistencia inconsciente a lo que es.
  • La mente trata constantemente de encubrir el momento presente con el pasado y el futuro a fin de conservar el control.
  • El dolor acumulado es un campo de energía negativa que ocupa tu cuerpo y tu mente.
  • Sé el guardián siempre atento de tu espacio interno.
  • Ser “inconsciente” implica una ausencia total del observador.
  • Identifica el cuerpo-dolor y acepta que está ahí. No pienses en él, no dejes que el sentimiento se convierta en pensamiento. No juzgues ni analices. No te fabriques una identidad con el dolor.
  • Manténte muy alerta. Observa el peculiar placer que te proporciona ser infeliz. Observa la tendencia compulsiva a hablar o pensar en tu desdicha. La resistencia cesará si la haces consciente.
  • Todos los miedos pueden resumirse en el miedo del ego a la muerte, a la aniquilación. Para el ego, la muerte siempre está a la vuelta de la esquina.
  • Tú, como ego, no puedes permitirte estar equivocado. Equivocarse es morir. Esto ha motivado muchas guerras y ha causado la ruptura de innumerables relaciones.
  • El poder sobre los demás es debilidad disfrazada de fuerza.
  • Las necesidades del ego son inacabables.
  • Acaba con la ilusión del tiempo. Tiempo y mente son inseparables. Estar identificado con la mente es estar atrapado en el tiempo. Esto produce una preocupación interminable por el pasado y el futuro, y una falta de disposición a honrar y reconocer el momento presente y permitir que sea.
  • El presente  es lo único que hay. Es todo lo que hay. El eterno presente es el espacio dentro del que se despliega la vida, el único factor que permanece constante. La vida es ahora. No ha habido nunca un momento en que tu vida no fuera ahora, ni lo habrá jamás.
  • la razón por la que a algunas personas les gusta practicar deportes de riesgo es que, aunque no sean conscientes de ello, esa actividad les obliga a estar en el ahora.
  • Mi mente no puede conocerte, sólo puede tener etiquetas, juicios, datos y opiniones sobre ti. Sólo el Ser conoce directamente.
  • Aprende a usar el tiempo en los aspectos prácticos de tu vida pero regresa inmediatamente a la conciencia del presente cuando esos asuntos prácticos estén resueltos.
  • Negarse a perdonar, siempre implica una pesada carga de tiempo psicológico.
  • Si tu mente lleva una pesada carga del pasado, experimentarás más de lo mismo. El pasado se perpetúa a sí mismo por la falta de presencia.
  • La calidad de tu conciencia determina el grado de presencia que tengas.
  • Toda negatividad está producida por una acumulación de tiempo psicológico y una negación del presente.
  • No hay problemas. Sólo hay situaciones, situaciones que han de ser afrontadas o que han de dejarse como están y aceptarse como parte de la “cualidad” de este momento hasta que cambien o puedan tratarse de algún modo.
  • La mente crea los problemas, que necesitan tiempo para sobrevivir.
  • Ante una verdadera emergencia, la mente se para; estás totalmente presente en el ahora y algo infinitamente más poderoso asume el control.
  • El desapego del fruto de la acción recibe el nombre karma yoga.
  • Estando liberado del tiempo psicológico, ya no persigues tus objetivos con sombría determinación, impulsado por el miedo, la ira, el descontento o la necesidad de convertirte en alguien. Tampoco te paraliza el miedo al fracaso, que para el ego implica una pérdida de identidad.
  • Jefe nativo americano: “Siempre están buscando algo. ¿Qué estan buscando? Los blancos siempre quieren algo. Siempre están inquietos y agitados. No sabemos qué quieren. Pensamos que están locos”.
  • Nadie te va a quitar tu derecho a sufrir.
  • Cuando te quejas, te conviertes en una víctima; cuanto te expresas, asumes tu poder. Por tanto, cambia la situación emprendiendo una acción o expresando lo que piensas siempre que sea posible o necesario; abandona la situación o acéptala. Lo demás es locura.
  • Si tu aquí y ahora te resulta intolerable y te hace desgraciado, tienes tres opciones: retirarte de la situación, cambiarla o aceptarla totalmente.
  • Si permaneces atrapado, no aprendes nada.
  • Haz morir el pasado cada momento. No lo necesitas. Refiérete a él sólo cuando sea absolutamente relevante para el presente.
  • Lo único absolutamente real de tu viaje es el paso que estás dando en este momento. Eso es todo lo que hay y puede haber.
  • La verdadera prosperidad es sentirte agradecido por el momento presente y por la plenitud de la vida ahora mismo.
  • Hasta Buda practicó la negación del cuerpo mediante el ayuno y algunos tipos de ascetismo extremo durante seis años, pero no obtuvo la iluminación hasta haber renunciado a dichas prácticas.
  • Nadie se ha iluminado nunca negando el cuerpo, luchando contra él o experimentando con la salida del cuerpo.
  • Eres el cuerpo. El cuerpo que puedes ver y tocar sólo es un fino velo ilusorio. Debajo de él está el cuerpo interno invisible, la puerta que nos da acceso al Ser, a la Vida No Manifestada. gracias al cuerpo interno eres eternamente uno con Dios.
  • Perdonar es renunciar al dolor, soltar la pena.
  • Cada noche, cuando entras en la fase de sueño sin sueños, haces un viaje a lo No Manifestado. Te fundes con la Fuente y extraes de ella la energía vital que te sustenta durante un tiempo cuando vuelvas a la manifestación, al mundo de las formas separadas. Esta energía es mucho más vital que el alimento. Pero en el sueño sin sueños no entras conscientemente en lo No Manifestado.
  • El propósito último del mundo no está en el mundo, sino en su trascendencia.
  • Las polaridades son interdependientes. No se puede tener una sin la otra. Lo positivo ya contiene en sí la semilla de lo negativo.
  • A nivel físico, es evidente que no estás completo ni lo estarás nunca: eres hombre o mujer, es decir, la mitad de una totalidad. Es un impulso casi irresistible de unión con la energái polar opuesta.
  • La unión sexual es lo máximo que puedes acercarte al estado de unidad a nivel físico. Por eso es la experiencia más satisfactoria que puede ofrecer el mundo físico.
  • No puedes amar a tu compañero o compañera un momento y atacarle al día siguiente. El verdadero amor no tiene opuesto.
  • Todas las adicciones surgen de una negativa inconsciente a encarar y traspasar el propio dolor.
  • Eludir las relaciones en un intento de evitar el dolor tampoco soluciona nada.
  • El mayor catalizador del cambio en las relaciones es la aceptación total de tu pareja tal como es, dejando completamente de juzgarla y de intentar cambiarla.
  • El amor no es selectivo. No hace a una persona especial. No es exclusivo. La intensidad con la que se siente el verdadero amor puede variar.
  • La exclusividad no tiene que ver con el amor de Dios, sino con el “amor” del ego.
  • La oportunidad oculta en cada crisis no se manifiesta hasta que todos los parámetros de la situación son reconocidos y aceptados plenamente.
  • No es fácil vivir con una persona iluminada, o, más bien, es tan fácil que el ego se siente amenazado. El ego necesita problemas, conflicto y “enemigos” que fortalezcan su sensación de separación, de la que depende su identidad.
  • En general, a las mujeres les resulta más fácil sentir su cuerpo y habitarlo, por lo que, de manera natural, ellas están más cerca de la iluminación que los hombres.
  • Cuando la mente tomó el mando y los humanos perdieron contacto con la realidad de su esencia divina, empezaron a pensar en Dios como una figura masculina.
  • La energía vibratoria de la mente parece ser fundamentalmente masculina.
  • El Dios tradicional es una figura autoritaria, controladora y patriarcal, un hombre que suele estar enfadado y al que se debe temer. Este Dios es una proyección de la mente humana.
  • Tener identidad de víctima es creer que el pasado tiene más fuerza que el presente, que es lo opuesto a la verdad.
  • La mayoría de las cosas presuntamente malas que suceden en la vida de la gente son achacables a la inconsciencia.
  • La mayoría de la gente está enamorada de su drama personal. Su historia personal es su identidad.
  • Monje budista: “Todo lo que he aprendido durante los veinte años que llevo de monje puedo resumirlo en una frase: todo lo que surgen, se desvanece. Esto lo sé con seguridad”.
  • Ninguna otra forma de vida en el planeta conoce la negatividad, sólo los seres humanos.
  • La rendición es una sabiduría simple pero profunda que implica ceder más que oponerse al flujo de la vida.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

6 comentarios to “El poder del ahora de Eckhart Tolle – Apuntes Breves”

  1. Maicro said

    Pues si te ha gustado Tolle, busca, si no lo conoces, Jiddu Krishnamurti. Gran parte de lo dicho por Tolle vienen de los comentarios de Krishnamurti. Tolle supo adornarlo y no llegar hasta donde Krishnamurti llegó. Por eso creo que actualmente es más seguido Tolle. Pero, para mí, Krishnamurti es mucho más profundo. Saludos.

  2. Raul Barral Tamayo said

    muchas gracias maicro :), me suena krishnamurti si, tengo pendiente leer mas cosas suyas, pena que mi biblio ande floja con el.

    raul

    • Maicro said

      De nada. No te preocupes, porque la Fundación de Jiddu a nivel internacional divulga casi todos sus comentarios de manera gratuita por Internet. Así persigue el espíritu de Jiddu durante su vida. Si no la conoces, su biografía, no te la pierdas. Es tan sorprendente como sus comentarios.

      Aquí tienes bibliografía para empezar: http://www.jiddu-krishnamurti.net/es/

      Saludos.

  3. Raul Barral Tamayo said

    que interesante :), tiene toda la logica, por cierto, tengo curiosidad por saber tu opinion sobre neale donald walsch :), gracias!

    raul

  4. […] El poder del ahora de Eckhart Tolle. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: