Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Manipulados de John Perkins – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 1 de noviembre, 2010


El fiasco de las hipotecas de alto riesgo, la quiebra de la industria bancaria, el creciente desempleo… Son síntomas del agotamiento del capitalismo en su forma más virulenta, basado en la privatización de los recursos, en un poder ilimitado por parte de las grandes corporaciones, en el fomento de una deuda tan extrema que nos convierte en esclavos de hecho.

John Perkins, que se llama a sí mismo “ex gángster económico” y que durante años trabajó para una consultoría internacional fomentando el endeudamiento de los países más pobres, conoce de primera mano las consecuencias de las políticas económicas depredadoras: deudas insostenibles, hambre, degradación ambiental, condiciones de trabajo infrahumanas… Con nombres propios y datos concretos, nos interna en los más oscuros recovecos de un sistema que practica la injusticia global. Pero también aporta una nueva visión proponiendo estrategias para que cada uno de nosotros contribuya a crear una economía más justa, cuyos beneficios ayuden a crear un mundo sostenible, igualitario y en paz.

Nos toca a nosotros decidir. ¿Queremos vivir en un mundo gobernado por unos cuantos millonarios que agotan los recursos del planeta para satisfacer sus apetitos insaciables? ¿Vamos a soportar más deudas, privatización y mercados al servicio de ladrones de guante blanco que actúan al margen de cualquier regulación? ¿Criaremos a nuestros hijos en un mundo donde menos del 5 por ciento de la población consume más del 25 por ciento de los recursos? ¿O vamos a exigir una economía social y medioambientalmente sostenible, basada el tipo de organizaciones que participa en los mercados verdes o que se compromete con el comercio justo? ¿Un mundo que promueva energías limpias y economías locales? La respuesta no la tiene Barak Obama. Ni ningún otro político. Nosotros tenemos la última palabra.

John Perkins es autor de Confesiones de un gángster económico y La historia secreta del imperio americano. En ellas narraba en primera persona la explotación y el expolio sistemático a que son sometidos los países más pobres en beneficio de las grandes multinacionales. Hoy es fundador y director de las organizaciones Dream change y Pachamama Alliance, en pro de la paz y la sostenibilidad.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Yo fui un gánster económico (GE) y formé parte de ese cuerpo de élite de modernos “pistoleros” que protegen los intereses de las grandes multinacionales y de ciertos sectores del Gobierno estadounidense.
  • Mi auténtico trabajo consistía en engañar al Tercer Mundo y saquearlo.
  • Los GE trabajan de muchas maneras, nuestra tarea más común era identificar países que tenían recursos codiciados por nuestras empresas. Luego, seducíamos, sobornábamos y extorsionábamos a sus dirigentes para que explotasen a su propia gente, aceptando préstamos que esos países nunca podrían devolver, privatizando sus activos nacionales y por último vendiendo a precios de saldo a nuestras empresas esos ansiados recursos.
  • Cuando los dirigentes se resisten, son derrocados o asesinados por chacales de la CIA.
  • Tuvimos tanto éxito en el Tercer Mundo que nuestros jefes nos mandaron aplicar las mismas estrategias en Estados Unidos y el resto del planeta.
  • El resultado es una forma insostenible de capitalismo que ha desatado la actual crisis económica. Pese a recuperaciones temporales, la crisis es la vanguardia de un tsunami global.
  • Islandia, junto con Estados Unidos y gran parte del mundo, había soportado un tipo específico de capitalismo, una desviación que mis profesores de la facultad de Económicas habían previsto y contra la cual habían clamado a finales de la década de 1960.
  • La filosofía que rige este tipo particular de capitalismo es una absoluta creencia en la privatización de recursos, la concesión de poderes sin trabas a los ejecutivos de las empresas, y el fomento de una deuda tan extrema que tiene como resultado las modernas formas de esclavitud, tanto para los países como para los individuos.
  • Ahora acabamos de entrar en una época no diferente de aquella en la que las ciudades-estado fueron sustituidas por naciones, excepto que hoy en día las naciones han sido usurpadas por empresas gigantescas.
  • El problema no es el capitalismo sino su abuso.
  • Fue Milton Friedman, más que ningún otro, quien convenció a Islandia, y prácticamente a todos los demás países, de que no aplicaran las políticas que nos sacaron de la Gran Depresión; ejerció su magia para fomentar esa forma depredadora de capitalismo que había acabado con Islandia.
  • Este libro trata sobre la situación en la que nos encontramos ahora, sobre cómo hemos llegado a este espantoso lugar y hacia dónde deberíamos dirigirnos.
  • Noviembre de 2004: “Estamos viviendo una mentira … Hemos creado una capa que oculta los cánceres fatales que están bajo la superficie”.
  • Nos hemos convencido a nosotros mismo de que podemos seguir consumiendo cantidades desproporcionadas de los recursos mundiales y cargarlo a las tarjetas de crédito sin ni siquiera pagar unos tipos de interés dignos de usureros, o las consecuencias.
  • El desafío que debemos acometer hoy es transformarnos nosotros mismos y transformar nuestra economía.
  • Cuando yo era un GE, analizaba las estadísticas de muchos países del Tercer Mundo. Y, sin embargo, nunca he visto una caída en picado tan rápida como la de mi propio país, Estados Unidos, durante el último par de años.
  • General Motors, considerada el faro de la salud económica, sufrió la peor de las ignominias: fue esencialmente nacionalizada por el Gobierno estadounidense.
  • Consejo de George Soros al presidente Barack Obama: “Tiene que reconstruir el sistema financiero ya que no se puede restaurar tal como era”.
  • El desplome económico que estamos sufriendo actualmente no ha ocurrido por casualidad, ni se va a arreglar pronto. Es el resultado de políticas y actitudes que comenzaron antes de que yo me convirtiera en un GE hace casi 40 años.
  • Aplicaron herramientas económicas ultraexactas para estafar a los países del Tercer Mundo dueños de minerales preciosos.
  • Por lo general, nuestras empresas identificaban un país que poseía algo que ellas codiciaban. Luego llegaban los GE para convencer a los dirigentes de ese país de que lo que necesitaban eran préstamos ingentes del Banco Mundial y sus organizaciones hermanas; sin embargo, el dinero, se informaba a los dirigentes, sería entregado a las grandes empresas estadounidenses para que construyeran proyectos de infraestructura. Al cabo de pocos años, los GE regresaban al país. “Parece que están a punto de retrasarse en el pago de esos enormes préstamos que aceptaron”. Lo que tienen que hacer es vender su petróleo, o cualquier otro recurso, barato a nuestras empresas; anular las leyes laborales y medioambientales que nos plantean problemas; aceptar no imponer nunca aranceles a las mercancías de Estados Unidos; aceptar las barreras arancelarias que queremos aplicar a nuestros productos; privatizar sus servicios públicos, escuelas y otras instituciones públicas y venderlas a nuestras empresas…
  • Al más alto nivel, no hay separación entre las personas que dirigen nuestras grandes empresas y quienes se encargan de gobernarnos.
  • Los GE siempre hemos sabido que los auténticos matones, los chacales, rondan en las sombras detrás de nosotros, dispuestos a derrocar o asesinar a cualquier dirigente que no acepte nuestras condiciones. En las pocas ocasiones en las que fallan las operaciones encubiertas, como en Irak y Afganistán, los militares pasan a la acción.
  • El modelo tuvo tanto éxito en el extranjero, que incluso lo importamos a Estados Unidos, fueron introducidas en Nueva York, California y Michigan. Entre las que tuvieron más éxito fueron la anulación de las leyes que obligaban a las empresas a cumplir estrictas normas medioambientales, sociales y de publicidad que en otros tiempos protegían los derechos de la población; la asunción de grandes cantidades de servicios públicos, corporativa y gubernamental; la privatización de servicios públicos y otras instituciones “públicas”; un aumento de la vigilancia policial bajo el disfraz de “seguridad de la patria”; y el uso de terrenos públicos en beneficio de intereses corporativos.
  • Las personas normales hemos visto como nuestros privilegios iban mermando constantemente, desde la atención sanitaria a las escuelas públicas y ahora nos encontramos sufriendo una recesión económica que nos habían dicho que nunca volvería a ocurrir.
  • Aunque fui un GE durante casi siete años, hasta 1978 no comprendí las profundas implicaciones del sistema que yo estaba perpetuando. Mi trabajo en aquella época conssitía en convencer al jefe del Gobierno de Panamá, Omar Torrijos, de que aceptara un enorme préstamos del Banco Mundial. La quiebra de su país aseguraría el control del canal por parte de  Estados Unidos. Murió cuando su avión privado se estrelló en junio de 1981, un accidente que gran parte de la prensa internacional etiquetó de asesinato de la CIA.
  • África gasta cuatro veces más en pagar la deuda que en atención sanitaria.
  • Tratamos de convencernos de que “puede que nuestro sistema no sea perfecto, pero es el mejor que existe”.
  • Mi trabajo como GE estaba basado en una fe mesiánica en la privatización y los beneficios.
  • Los “mercados libres” han sido utilizados por los industriales para justificar el acoso a los sindicatos y las deficientes condiciones de trabajo que existían en muchas fábricas.
  • Grandes fuerzas de resistencia se alinearon contra Keynes. Empresarios y políticos conservadores se quejaban de que los sindicatos se habían vuelto demasiado poderosos, y que la mano de obra cara y el exceso de reglamentación habían concedido ventajas injustas a otros países.
  • Los keynesianos sostenían que Friedman pasaba por alto muchas imperfecciones de los “mercados libres”. Y una de las más importantes era su argumento de que la gente no siempre se comporta éticamente.
  • Las victorias políticas de Reagan fue una época caracterizada, en retrospectiva, por la avaricia, la obsesión por el materialismo, el exceso de deuda, la formación de enormes conglomerados y, en última instancia, por el tipo de corrupción simbolizada por Enron, Bernard Madoff y la debacle de Wall Street.
  • Nos recuperamos de las tres primeras recesiones durante los últimos 30 años porque estábamos protegidos por muchas de las reglas que yo había aprendido cuando estudiaba. En los últimos 20 años, aquellas leyes habían sido constantemente mermadas, anuladas o negadas.
  • Mientras la competencia implacable es un signo de inmadura adolescencia, la cooperación es un signo de veterana madurez.
  • Washington aprendió que un hombre con unos cuantos millones de dólares podría realizar una tarea de la que antes se encargaban ejércitos y que habría costado miles de millones.
  • Me creí la patraña de que los préstamos masivos invertidos en proyectos de infraestructura altamente capitalizados, combinados con la privatización, iban a aliviar la pobreza.
  • El poder ejercido por la corporatocracia es global y, al mismo tiempo, altamente personal.
  • Los días de los matones que intimidaban a los sindicatos no han terminado. A menudo, este tipo de actividades se contratan a empresas de “seguridad”, que subcontratan a su vez a operadores locales, los que, a su vez, contratan a matones que no hablan inglés.
  • Profesor Ashton: “Un empresario está obligado a servir a sus clientes, así como a los accionistas. De hecho, es responsable ante la población en general de asegurar que su empresa trabaje por el interés público de acuerdo con las normas mas elevadas”. Las empresas han estado legalmente sujetas a normas como esta durante más de un siglo tras la fundación de este país.
  • Ralph Waldo Emerson: “Un hombre endeudado no es más que un esclavo”.
  • La deuda es un arma muy poderosa. Los empresarios saben desde hace tiempo que los trabajadores cargados de deudas se lo piensan dos veces antes de dejar el trabajo o protestar.
  • Solemos justificar las acciones poco escrupulosas de los modernos magnates desaprensivos porque aportan dinero a la filantropía y las artes.
  • J.P. Morgan estableció un rumbo que ha sido seguido por muchos de los multimillonarios de hoy (fusiones, adquisiciones y consolidaciones), operaciones que aportan riqueza a aquellos que las realizan, pero que causan estragos en los competidores y trabajadores, y en las economías locales.
  • Muy pocas personas ejercen una influencia indebida sobre el resto de nosotros.
  • En los lugares sin ley, los que mandan son los fuertes y los despiadados.
  • El petróleo es un ejemplo clásico de cómo aquellos que se asientan sobre los recursos reciben una compensación inadecuada, mientras que a quienes los consumen se les cobran precios que no cubren ni de lejos los costes reales.
  • Muchos costes no son tenidos nunca en cuenta a la hora de determinar el precio de los bienes y servicios que consumimos. Costes sociales y medioambientales de la destrucción de recursos, la contaminación, …; sin embargo, muchos de ellos afectan gravemente a terceras partes que son consideradas o bien ajenas al asunto, o bien sin la más mínima autoridad para ser tenidas en cuenta.
  • La plena contabilidad de costes (FCA: full cost accounting), contabilidad de costes reales (TCA: true cost accounting): Todos los costes visibles; Costes ocultos (como los incurridos en el Amazonas ecuatoriano); Costes indirectos y generales (incluyendo los de investigación y desarrollo, relaciones públicas, salarios y primas de la dirección); Costes pasados y futuros (personas que necesitarán atención sanitaria); Los costes del ciclo vital (valoración de los impactos sociales y medioambientales de un producto o servicio dados debido a su existencia o su vertido).
  • En una auténtica economía de “libre mercado”, los consumidores pagarían un recargo por productos que suponen una carga para la economía y la sociedad.
  • Como consumidores, nos hemos acostumbrado a decir a las empresas: “Dadnos las mejores zapatillas de tenis posibles al precio más barato; y al decirlo, miramos hacia otro lado para no ver los talleres donde explotan a los obreros que llevan unas vidas miserables, mueren jóvenes y dejan detrás niños que mueren de hambre”.
  • La actual crisis económica refleja nuestra poca disposición a “pagar el precio completo en su momento”.
  • Los departamentos de Estado y del Tesoro de Estados Unidos, en colaboración con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, dicen pretender ayudar a países del Tercer Mundo a salir de las recesiones; sin embargo, lo que logran en realidad es justo lo contrario.
  • Cuando uno considera como medida del éxito la cuenta de resultados a corto plazo, se está preparando para el desastre.
  • Chuck Noble: “Las cosas sólo van bien cuando los militares inventan algo que todo el mundo necesita realmente”.
  • No creo que el capitalismo vaya a desaparecer en un futuro próximo.
  • El capitalismo ha demostrado ser una formidable herramienta para canalizar la creatividad hacia usos productivos.
  • Cualquier definición de capitalismo no indica que el capitalismo deba saquear recursos y omitir “externalidades” de las prácticas contables. Tampoco sugiere que el beneficio tenga que ser el único objetivo. Que la falta de regulación sea un requisito. Que las personas y los países deban cargarse de deudas.
  • Las raíces del capitalismo moderno se remontan al mercantilismo de los siglos XVI a XVIII, cuando las empresas comerciales de Europa enviaban barcos por todo el mundo para ampliar imperios y comprar mercancías que pudieran vender con beneficio. La Revolución Industrial puso a prueba los cimientos del mercantilismo.
  • La China de hoy ofrece grandes ejemplos de cómo se puede modificar el capitalismo, así como importantes advertencias acerca de lo que no se debe hacer.
  • China es una tierra de muchas culturas diversas, algunas de las cuales han estado peleándose entre sí durante siglos.
  • La democracia no es lo que está fallando; nosotros estamos fallando a la democracia. Hemos permitido a las grandes empresas adueñarse del proceso democrático.
  • No tenemos más que un planeta. Y nuestro hogar es todo el planeta.
  • Los piratas eran pescadores cuyas formas de vida han sido destruidas.
  • Cada vez que leo sobre las medidas que tomamos para protegernos de los llamados terroristas, me sorprendo por la estrechez de miras de nuestra estrategia. Estoy seguro de que los miembros de Al Qaeda, los talibanes y otros grupos semejantes se rigen por el fanatismo, pero esos extremistas sólo pueden reclutar grupos de seguidores en poblaciones que se sienten oprimidas o se encuentran sumidas en la miseria.
  • Realizar el cambio en cinco ámbitos de acción: asumir nuestra responsabilidad como consumidores; crear una nueva economía; adoptar actitudes que fomenten una buena administración y diseñar un nuevo tipo de héroe; aplicar nuevas reglas a los negocio y al Gobierno; ser consecuentes con nuestras propias ideas.
  • Como consumidores, tenemos un poder tremendo. Somos nosotros quienes podemos utilizar nuestro poder de compra para fomentar el buen gobierno.
  • La mayoría de ejecutivos que conozco no son sociópatas pero están convencidos de que el objetivo de su trabajo es hacer beneficios, y punto.
  • El debilitamiento de leyes y organizaciones que antes protegían el interés público ha sido desastroso; algunos de los ejemplos más evidentes:
    • La desregulación de los sectores de la energía, el transporte, las comunicaciones, la banca, las finanzas y los seguros.
    • El haber dejado de poner topes a los tipos de interés usurarios.
    • La aceptación de normas de contabilidad falsas que no tienen en cuenta las externalidades.
    • La creación de acuerdos internacionales, como NAFTA, CAFTA y otras zonas de “libre mercado” en todo el mundo que han constituido licencias para saquear.
    • La imposición de Programas de Ajust Estructural (SAP) a otros países y la privatización resultante de sus recursos.
  • Roosevelt tuvo poca tolerancia con los dirigentes de empresas y del Gobierno que no trabajaban por el bien común.
  • Las presiones que sufre un presidente para que mantenga el status quo por parte de las fuerzas de las élites políticas y económicas son enormes, de modo que cuando desea avanzar en una dirección diferente, necesita ser capaz de apuntar hacia fuerzas del mundo progresista que sean igualmente impetuosas para que le empujen en la dirección que deseaba seguir.
  • Somos nosotros quienes tenemos que hacer que las cosas sucedan. Somos nosotros quienes tenemos que crear un planeta justo, pacífico y sostenible. No podemos sentarnos y esperar a que el presidente Obama o cualquier otro nos arregle las cosas. Nuestros dirigentes políticos cuentan con nosotros para que les exijamos que hagan lo correcto.
  • La pasión ha sido lo que ha cambiado las cosas a lo largo de la historia. La pasión es poderosa. Es contagiosa. Mueve el mundo. La pasión de una persona se difunde rápidamente.

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

raul

Anuncios

13 comentarios to “Manipulados de John Perkins – Apuntes Breves”

  1. Gosen said

    Pues por mucho que pataleemos el fin esta cerca el barco de hunde

  2. […] Manipulados de John Perkins. […]

  3. […] Manipulados de John Perkins. […]

  4. […] Manipulados de John Perkins. […]

  5. […] Manipulados de John Perkins. […]

  6. […] Manipulados de John Perkins. […]

  7. […] Manipulados de John Perkins. […]

  8. […] Manipulados de John Perkins. […]

  9. […] Manipulados de John Perkins. […]

  10. […] Manipulados de John Perkins. […]

  11. Ezequiel said

    Pregunta, manipulados y confesiones de un gangster americano son el mismo libro? Garcias

  12. […] Manipulados de John Perkins. […]

  13. […] Manipulados de John Perkins. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: